Continúa la polémica por graffitis del Centro Histórico

El Distrito asegura que "esta recuperando el espacio público".

Por Publimetro Colombia

El tema del graffiti siempre ha generado opiniones contradictorias entre los ciudadanos e instituciones.

Muchos aseguran que es una expresión artística; mientras que otros lo ven como un acto vandálico. Aunque su definición depende desde dónde se mire.

Sin embargo, desde hace varios años, los bogotanos y turistas nos acostumbramos a ver a ver las paredes del Centro Histórico llenas de color, ya que en este sector se volvió algo característico.

Pero esto parece ser ahora un tema del pasado; debido a que la alcaldía de Enrique Peñalosa, en cabeza del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC), pretenden borrar el arte urbano considerado “vandálico”.

Esta decisión se basa en el Decreto 529 de 2015, que establece que los bienes declarados de interés cultural requieren un tratamiento y protección especial. En cumplimiento a ello, se han borrado algunas pinturas de La Candelaria.

Adicionalmente, la iniciativa incluye la reparación de humedades, grietas, y fisuras. Esto no solo aplica para las viviendas antiguas, sino para todo el sector.

Es importante mencionar que, estas acciones se hicieron públicas el pasado 10 de junio, cuando cerca de 2500 empleados, de las diferentes entidades del Distrito, junto con voluntarios de siete empresas privadas, entre las que se encuentran: Citibank, Coca Cola y Terpel, apoyaron la primera jornada de restauración del Centro Histórico, dado su interés de “recuperar el espacio público”.

No obstante, el Distrito asegura que este tipo de trabajos se están realizando desde el año pasado.

Frente a esto, Jahir Dimaté, guía y gestor cultural de Bogotá Graffiti Tour, en dialogo con PUBLIMETRO expresó que “muchos de los propietarios, que tienen negocios, le pagaron a los artistas para que realizaran estos murales para que los extranjeros pasarán por ahí. Esto fue con su consentimiento… Pero ellos son dueños de puertas para adentro, ya que las fachadas ya hacen parte del patrimonio histórico, así que ellos ya no pueden tener estos murales así lo quieran. Si se niegan a borrarlos los multan”.

 

La polémica

 Estas acciones han generado descontento entre los artistas urbanos y comerciantes del Centro de la capital, dado que tienen una gran preocupación de que el turismo en la zona pueda verse afectado.

“El turismo no va a ser igual, porque hoy día el arte de Bogotá es reconocido a través del mundo; entonces, por ejemplo, si un extranjero viene a ver los graffitis ya no va pasar por el Chorro de Quevedo… No quiere decir que el turista ya no vaya a llegar, porque el Centro tiene mucho que ofrecer, pero posiblemente no será igual”, expresó Dimaté.

Pero ¿cuál es el criterio del Distrito para considerar un graffiti vandálico o artístico? Y así mismo borrarlo. Para resolver esta duda, Mauricio Uribe, Director del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC), le expresó a este medio que “esto se define de una manera bastante evidente. Hay unas pinturas que se llaman murales, que son las que están en la zona del Chorro de Quevedo; mientras que el graffiti vandálico son rayones, los tags que le han puesto a los monumentos. Nosotros lo que estamos enluciendo los muros dañados por graffiti vandálico”.

Uribe recalca que estás acciones se realizan “por el compromiso del alcalde, Enrique Peñalosa, de recuperar el Centro Histórico y el espacio público… Por ello hemos hecho cerca de 400 fachadas del Centro Histórico”.

Ahora bien, lo que pasará de ahora en adelante es incierto, ya que el tema es complejo y polémico.

Por lo pronto, el Distrito continuará con sus acciones, con el compromiso de definir “en qué lugares se pueden hacer murales y en cuales no”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo