¿Si se va el taxímetro, el ‘muñeco’ también se irá?

Movilidad anunció que iniciarán el desmonte de estos aparatos que han acompañado por años a los ‘amarillos’. Pero qué va a pasar con el servicio, aún hay dudas

Por Pamela López

La revolución tecnológica llegará por fin a Bogotá con el desmonte de los taxímetros, o por lo menos así fue como lo anunció el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, la semana pasada.

Para muchos esta medida es necesaria porque se acabará con el negocio que tienen miles de ‘amarillos’ en la ciudad. “Me parece una buena medida para los usuarios porque son los que se quejan por los que hacen ‘muñeco’ y está bien que eso se acabe. Aunque pienso que el aumento del precio debería ser sectorizado porque no todos se lo merecen. Hay que esperar”, comentó a este medio Plinio Mendoza, taxista.

Lo mismo opina Fernando Díaz, otro ‘amarillo’, quien comentó que “por fin se le pondrá ‘tatequieto’ a los del ‘muñeco’. Hay que esperar a ver qué pasa y cómo va a ser eso con las nuevas tarifas y los premium que llegan el otro mes. Todavía la cosa no es muy clara, pero que se acaben los taxímetros es bueno”.

Si bien muchos piensan que con esta medida se le acabará la fiesta a los taxistas que usan ‘muñeco’, para otros, incluidos integrantes del gremio, no es muy claro el panorama. ¿Por qué? Muy fácil, si bien Bocarejo aseguró que el desmonte iniciará el primero de agosto y los taxímetros tendrán que ser reemplazados por una aplicación que le diga al usuario cuánto le costará la carrera, no se sabe cuál es la herramienta que se usará y cómo se controlará.

Por eso, en medio de toda la revolución anunciada, lo único claro, y según la información proporcionada por el Distrito, es que “las empresas tienen la libertad de desarrollar una aplicación o ya sea acogerse a las existentes, siempre y cuando estas estén homologadas por el Ministerio de Transporte”.

Ahora bien, este revolcón viene acompañado de un alza en las tarifas y aquí entraría  a jugar el factor kilómetro-congestión, es decir: “Si en el camino la app detecta que hubo disminución de velocidad, habrá aumento automático de la tarifa”, explicó el secretario.

Según Hugo ospina, líder de una parte del gremio, este aumento podría ser hasta del 12%. Aunque la tarifa está por definirse, así como la de los taxis premium que entrarían a rodar el próximo mes, el Ministerio de Transporte tiene en sus manos resolver esta duda para que los usuarios no tengan confusiones a la hora de usar el servicio.

“La aplicación debe tener el valor de la carrera y estamos de acuerdo que al usuario hay que darle el precio con certeza. Sin embargo, lo que no dijo el secretario es que si la app detecta que el taxi va por debajo de los 35 kilómetros por hora, pues la tarifa pude sufrir una modificación del 12% y eso es muy grave, porque las demás aplicaciones ilegales le dan el valor de manera inmediata al ciudadano sin cambios en medio de la ruta. Esto le abrirá más el camino a esas aplicaciones ilegales”, añadió Ospina.

¿Y el servicio?

Lo que hará la aplicación mencionada por Bocarejo es calcular el precio de la carrera tal y como lo hacen algunas plataformas. Sin embargo, hay varias preguntas en el aire.

Unas tiene que ver con el tema de los usuarios que no usan smartphones y quienes lo toman en la calle, eso sin contar el turista. Si bien se anunció que los taxistas tienen hasta diciembre para integrarse a ese desmonte, pues tendrán que reemplazar sus taxímetros por tabletas para que los usuarios vean el valor de la carrera a la hora de subirse al vehículo, no se sabe quién proporcionará esta herramienta. Además este es un gasto que correría por cuenta de los taxistas.

Otro lío que aparece es cómo y quién controlará que el taxista, o la empresa que lo maneje, no pueda modificar el precio de la carrera en cualquier momento, algo así como un ‘muñeco’ tecnologíco.

Ahora bien, un tema que sí preocupa a los ciudadanos es el servicio. Para Camilo Morales, el problema no es el taxímetro: “Primero, no entiendo cómo será lo de la aplicación, cómo va a ser el tema de los precios, no sé. Segundo, creo que el problema no es de taxímetros, sino de servicio. Así a los taxis les pongan aplicaciones para que no cobren más, si el servicio no mejora, la gente seguirá con las aplicaciones populares y alternas a los taxis”.

Hay que sumarle a esto que no se sabe quién manejará la aplicación para esta ‘nueva era’. De hecho, varios ciudadanos consultados por PUBLIMETRO creen que las app para pedir taxis desaparecerán y solo será una la que maneje todo.

Por su parte, Hugo Ospina, señaló que si bien han sostenido reuniones con Movilidad desde mayo, nunca se habló del desmonte de taxímetros, contemplados en el Código de Tránsito, y para él todo se debe al favorecimiento de un empresario.

“Resulta que la única plataforma que está habilitada para esa operación es la de una sola empresa. El secretario Bocarejo le va a dar negocio a una aplicación y a mí eso me tiene preocupado”.

Otros líderes, como Freddy Contreras, están de acuerdo con lo anterior: “No estamos de acuerdo con el taxímetro eléctronico, se nos hace un arma de doble filo. Se nos hace sospechoso, porque siempre le hemos hecho a Movilidad varias propuestas y a todo nos dicen que no, pero de la noche a la mañana nos proponen un taxímetro que no ha sido probado y que será obligatorio. Bienvenida la tecnología, pero primero hagan pruebas para mirar si funciona o no, pero ese cambio de la noche a la mañana es porque  tienen un negocio”.

La ciudadanía, que no se opone en su totalidad a la desaparición del taxímetro, así como algunos taxistas, esperan un abecé claro y contundente para saber cómo funcionará esta medida que pretende revolucionar la forma de movilizarse en los ‘amarillos’.

Ahora bien, el servicio es clave, para los bogotanos no hay taxímetro tecnológico que valga si el trato es el mismo. Se espera que el secretario de Movilidad se pronuncie sobre el tema entre hoy y mañana, porque a las dudas no se les pueden hacer ‘muñeco’.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo