Los andenes son de todos, menos de los peatones

Es evidente, los capitalinos se están quedando sin dónde caminar por la invasión del espacio público

Por Pamela López

Los andenes existen, no se preocupe. Aún están ahí, al fin y al cabo por algunos todavía se pueden caminar, pero hay varios destrozados. Seguramente le ha pasado que va caminando por un andén y, de repente, el paso se ve bloqueado por carros mal parqueados, por bahías ilegales que se inventan algunos locales comerciales o simplemente porque pasa alguna bicicleta (sin que ellos tengan la culpa).

Ese es el pan de cada día para cientos de bogotanos que aún caminan. Por ejemplo, en Toberín, al norte de la ciudad, los andenes no son para los peatones. Lucila Muñoz, residente del barrio, que tiene que bajar todos los días a TransMilenio, prefiere tomar un bicitaxi que la lleve hasta la estación porque no le gusta caminar por la mitad de la calle. El problema es que ni Lucila, ni los demás vecinos pueden usar el andén porque está invadido.

Mauricio Rodríguez, experto en planeación urbana, quien adelanta una maestría sobre el tema en la Universidad de Los Andes y pertenece al colectivo Movilidad Inteligente en Twitter, con el hashtag #Andenesparapeatones y @Maorodriguezgon, habló con PUBLIMETRO y comentó que “hay que reconocer que en el espacio público se pasa por lo menos 60% del tiempo. Pero específicamente, en lo que es la apropiación de ese espacio, la invasión del vehículo automotor hacía los andenes ha convertido a Bogotá en una ciudad más insegura, más apática a los demás y más distante. Hemos perdido calidad de vida. Es que el rey y dueño absoluto del espacio público en Bogotá es el carro”.

Esta administración se ha destacado por ser defensora acérrima del espacio público, que lo digan los vendedores ambulantes que andan en lucha constante. Si bien los trabajos de recuperación se han adelantado, el tema de los andenes es preocupante.

“Hemos venido trabajando en procesos de sensibilización con los ciudadanos sobre los ejes viales con mayor flujo peatonal, por medio del convenio que suscribimos con Idipron, que es un tema muy social, para tener andenes limpios y ordenados que es lo que permite que haya seguridad”, aseguró Nadime Yaver Licht, directora del Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público (Dadep).

De hecho, la funcionaria aseguró que tras los pactos con las calle 72, la calle 19, la calle 100 y Chapinero, entre otras, hay un tema de corresponsabilidad que ha mostrado resultados. En estas zonas se ha recuperado el espacio público, algunos vendedores ambulantes han aceptado la ayuda del Distrito y se trabaja con los mal parqueados.

“Hacemos operativos constantemente con el apoyo de la Secretaría de Movilidad, con la Policía y hacemos una sostenibilidad constante. Pero esto también se logra con ayuda de los ciudadanos, por eso es importante que los capitalinos se vinculen y sean corresponsales del orden de la ciudad”, agregó Yaver. 

La entrada en vigencia del nuevo Código de Policía trajo duras sanciones económicas para aquellos que pretendan invadir el espacio público, pero aún está en etapa pedagógica. Sin embargo, las acciones tomadas hasta el momento parecen no dar los resultados esperados, según lo comentado por algunos ciudadanos a este medio.

Mientras tanto, los bogotanos tendrán que aguantarse que los andenes ya no sean de ellos, sino de las ciclorrutas y los carros. ¿Cuál es entonces la prioridad?


“Hacemos operativos constantemente con el apoyo de la Secretaría de Movilidad y hacemos unas sostenibilidad constantes”

Nadime Yaver Licht,  directora del Dadep


Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo