El crudo relato de Claudia Rodríguez meses antes de ser asesinada por Julio Reyes

Por Publimetro Colombia

Claudia Rodríguez buscó ayuda por casi un año y pidió protección porque Julio Reyes, su asesino, la tenía amenazada. Él era un lobo vestido de oveja, pues la conquistó en una de las brigadas en las que la optómetra participó con Caprecom en la cárcel La Modelo sin saber que así empezaría su calvario.

Después de soportar meses de maltrato psicológico y físico, humillaciones y otros desmanes, Claudia decidió denunciar y así quedó constancia en la Fiscalía 75 de Medellín, tal y como compartió la Unidad Investigativa de El Tiempo:

“Desde el inicio de nuestra convivencia hubo amenazas constantes contra mi vida, la de mi familia y la de él con cuchillos (…) encierros en la residencia y en el carro durante periodos de hasta un día sin comer ni poder ir al baño (…) llegó al punto de encerrarme para que no pudiera ir a los controles de mi embarazo porque hasta el doctor terminó siendo objeto de celos.

(…) Durante el primer año de lactancia me quedé en casa y la dependencia económica originó humillaciones y maltratos (…) Tenía el control de mis telecomunicaciones. Bloqueé en mi celular sus llamadas. Pero, he recibido 7 notificaciones desde su número (…)”

La corta vida en Bogotá

Claudia intentó escapar de su agresor, pero él la encontró. Todos los días la esperaba escondido en un carro afuera de su apartamento en el norte de Bogotá. Ella se dio cuenta y fue a buscar ayuda, una vez más, en la Secretaría de la Mujer en donde le ofrecieron irse a una casa refugio, pero por miedo con sus familiares ella no aceptó.

Después de eso intentó denunciar una vez más a su agresor sin éxito, el final ya es conocido por todos: Claudia fue asesinada un lunes de Semana Santa en su lugar de trabajo, ante la vista de todos, dejando dos hijos y familiares que por siempre la extrañarán.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo