El deseo de las empresas de parqueaderos es que no haya límites en las tarifas

Las empresas de parqueaderos consideran que es pertinente un aumento de las tarifas para que se desincentive el uso del carro. Además, los precios no se han subido desde hace 7 años.

Por Ximena Arias

La Secretaría de Movilidad anunció en diciembre del 2016 que iba a aumentar la tarifa de los parqueaderos porque desde hace cuatro años no se hace una modificación en la tarifa. Hasta el momento es un proyecto que está en revisión por parte de las diferentes secretarías que están involucradas en el tema.

Este año, la Personería de Bogotá presentó los resultados de un estudio en el que demuestra que hay parqueaderos que cobran un mayor monto en la tarifa del que es permitido. Hay establecimientos que deben cobrar $48 o $67 pesos, pero cobran $95.

Los parqueaderos solo pueden cobrar $95 pesos por minuto para aquellos que se realizan en pisos superiores o son subterráneos. En los del piso de concreto, asfalto o gravilla compactada es de $67 y los que están ubicados en centros comerciales, educativos y de salud, el precio es de $48.

De acuerdo a la Personería, la metodología del estudio consistió en que entraron con un carro a un parqueadero y se quedaban por un tiempo allí. Luego, se iban y registraban el cobro que les hacía el establecimiento. También, estudiaban qué tipo de parqueadero era, si era un piso superior o subterráneo, y la clase de piso que tenía para saber qué tipo de pago debían hacer los usuarios.

La entidad distrital no habló con ninguna empresa de parqueaderos porque su labor era de vigilancia e hicieron la tarea de las Alcaldías Locales, que deben ir a estos establecimientos y verificar si se están cumpliendo las normas y si se están cobrando los precios autorizados.

La tarifa de los parqueaderos no ha aumentado desde hace 7 años

El vocero de la Asociación Colombiana de Parqueaderos (Acopar) y director jurídico de Parking, Fernando Dueñas afirmó que "la Personería presenta un estudio fallido por no contemplar todos los factores que impactan el servicio. Esto distorsiona la opinión ciudadana y confunde a las autoridades y empresarios".

Dueñas señala que “la Administración Distrital no ha sido capaz de construir una política pública de parqueaderos que sea entendible por las autoridades, los usuarios. Por esto, los parqueaderos tenemos un estigma. Según muchas personas, allí se roban las cosas, cobramos lo más costoso, no respondemos por nada y las autoridades competentes no responden”.

Fernando explica los diferentes cambios que ha tenido la tarifa de parqueaderos. “En la primera Administración de Antanas Mockus, se estableció el decreto 423 de 1995, que establecía la libertad de tarifas. El Distrito solo se encargaba de regular la especulación. Posteriormente, el humorista Hugo Patiño cuando fue concejal, fue el creador de la iniciativa para que el parqueadero no se cobrara por horas, sino por cuarto de hora, es decir, cada 15 minutos”.

Después, “en la Administración de Luis Eduardo Garzón, se estableció que el cuarto de hora se cobraría a $1300 pesos. En el año 2008, se instauró la medida de las tarifas por minuto y si se divide 1300 sobre 15, surgen los 87 pesos. Esta tarifa se empezó a cobrar desde el 2009. También, quedó establecido que los parqueaderos que hayan registrado tarifas antes del 30 de junio de 2009, tienen derecho a cobrar la máxima que establezca el Distrito, independientemente del factor de demanda zonal y de la infraestructura”, asegura Dueñas.

Para 2009, los parqueaderos de las empresas organizadas radicaron tarifas. El vocero de Parking explica que “a partir de esta fecha, si yo tengo un parqueadero no tengo que cobrar $67 pesos sino que puedo pedir los $95. El informe de la Personería miente cuando dice que los parqueaderos de cielo abierto solo pueden tener la tarifa de $67 por el decreto 268 del 30 de junio de 2009, que posteriormente se revocó en su artículo primero, por el decreto 550 del 2010”.

Según Dueñas, “el decreto 550 tuvo en cuenta los $87 pesos y tomó los atrasos de la tarifa y la aumentó a $95, es decir, el precio actual, que se empezó a aplicar desde el 2011. Esta ley mantuvo las consideraciones establecidas en el 2009, ya que es un derecho adquirido. Además, hay una circular 01 de enero 14 de 2011 en donde se señala que independiente de la infraestructura y el factor de demanda, si las tarifas fueron registradas antes de 30 de junio de 2009, tienen el derecho de cobrar el valor máximo”.

Para el vocero de las empresas, “la Administración Distrital quiere establecer una política de estacionamiento para articular dos formas de parqueaderos que hay en el mundo. La primera es fuera de vía manejado por los particulares y el otro es dentro de la vía. Este último es responsabilidad de la Alcaldía porque es espacio público, que se entregue en concesión a una empresa es otra cosa”.

“Nosotros rechazamos la intervención tarifaria, pero aceptamos que el Distrito y las autoridades intervengan para regular las diferentes condiciones de los parqueaderos. La razón es que no hay ninguna diferencia entre una empresa de parqueo que presta un servicio en una zona privada con un salón de belleza u otro negocio. En Colombia, el Artículo 333 de la Constitución consagra la libertad de empresa, siempre y cuando las causas sean lícitas”.

“El informe de la Personería hizo un ejercicio matemático desafortunado porque nadie parquea de 6:00 AM a 6:00 PM todos los días. Las empresas le brindan al usuario un abanico de opciones que reducen los costos como tarifa por horas, por medio día, por días, semanas, mensualidades. Además, la entidad hace un barrido de los parqueaderos sin mirar cuáles son formales e informales”, afirma Fernando.

Para el caso de los parqueaderos formales, Dueñas explica que “nosotros pagamos impuestos, arrendamiento, nómina, seguridad social, pólizas. Los informales son personas que abrieron el establecimiento”.

Para Dueñas, es bueno que se aumente la tarifa de los parqueaderos porque “se desincentiva el uso del carro. El problema de que se cobren menores costos en hospitales o escuelas estimula a que las personas utilicen los vehículos para estas zonas. Las medidas como el Pico y Placa son obsoletas porque las personas compran otro carro y solucionan el problema”.

“Además, la tarifa de parqueaderos está quieta desde el 2011, es decir, hace 7 años. A nosotros como empresa nos ha tocado continuar cobrando lo mismo, pero sí tenemos que aumentar los salarios mínimos, desde el año pasado el IVA”, señala Fernando.

Dueñas insiste en que “no se debe poner límite a las tarifas de los parqueaderos porque entre más ganemos, podemos generar más empleo, abrir más establecimientos y estimular la economía”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo