Ratones se comieron el cadáver de un hombre en el Hospital San Ignacio

Por PUB/LP

La sorpresa que se llevó la familia Olarte al reclamar el cuerpo de su padre, quien falleció en el Hospital San Ignacio a causa de una cáncer, fue grande cuando vieron que éste había sido mordido por un roedor.

Cuando destaparon el cadáver se dieron cuenta que el hombre no tenía pómulos, ni nariz, así lo relató uno de los hijos del fallecido a La W.   “Cuando lo destaparon y lo vimos así, la persona de la funeraria dijo que eso no era normal”, agregó.

Por supuesto la familia denunció el caso y aseguraron a la emisora que en un principio el hospital había dilatado el tema, pero que horas después un médico se les acercó y les dijo que lamentaba lo sucedido, y que lo más probable era que se tratara de un caso de roedores.

Asimismo, el director del Hospital San Ignacio aseguró a la emisora que es injustificable lo que sucedió en el hospital   y que se van a realizar los correctivos necesarios tanto para la familia del paciente como en el hospital. Todo se debió, al parecer, porque el cuerpo no se refrigeró bien y los ratones hicieron de las suyas durante la noche que el cadáver quedó en la institución con previa autorización de sus familiares.

PUB/LP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo