Alcaldía propone vender Energía de Bogotá para pagar vías

El alcalde Enrique Peñalosa aseguró que es un "gana-gana" para los bogotanos, pero analistas y concejales rechazaron vender activos estratégicos

Por Juan Manuel Reyes - Publimetro
Las vías a construir
  • Avenida Longitudinal de Occidente
  • Ampliación de la Calle 13 entre carrera 70 y Río Bogotá
  • Calle 63 entre Engativá y Río Bogotá
  • Carrera Séptima de calle 190 al norte
  • Ampliación a 5 carriles de la Autopista Norte
  • Avenida Bosa
  • Avenida Boyacá de calle 170 al Norte
  • Vías del Plan Zonal del Norte como las calles 200 y 222.

El anuncio de la Alcaldía de Bogotá de pedir al Concejo la autorización para vender el 20% de las acciones de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) para financiar la construcción de varias vías en la ciudad ha sido un proceso altamente complejo y, sobre todo, cargado de polémicas.

Mientras el gobierno de Enrique Peñalosa defendió la propuesta para construir vías de importancia crucial para la ciudad como la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) y la ampliación de la Autopista Norte, otros políticos han rechazado la venta de un porcentaje de la compañía para finacniar obras que beneficiarán a pocos.

Según el alcalde Peñalosa, el proceso de “democratización” de acciones de la EEB  se convertirá en un mecanismo para desarrollar de formas más efectivas las salidas de Bogotá y sus conexiones con el resto de la Sabana que se extenderían por unos 200 kilómetros (ver recuadro).

“Esta es una propuesta gana-gana para todos: gana la empresa, ganan los bogotanos, gana la ciudad”, destacó el burgomaestre, quien añadió que esto permitirá a la Alcaldía “seguir trabajando en la solución de muchas de las necesidades que tenemos hoy en la ciudad”.

Aunque la Alcaldía no destacó el valor exacto que se espera obtener con este proceso de emisión de acciones, analistas determinaron que se podrían conseguir hasta 3,5 billones de pesos con la operación, considerando un precio actual de 1830 pesos de la acción en la Bolsa de Valores de Colombia.

Según la directora de la EEB, Astrid Álvarez, la venta protege a la empresa, que cuenta con inversiones en varios países de Suramérica, de “decisiones políticas que no sean de pronto muy buenas”, y fortalece a la compañía haciendo su administración más independiente de los designios del gobierno distrital de turno.

Cabe destacar que a esta venta también se suman los recursos que se esperan obtener con una posible venta de la ETB, así como los de la valorización que pagarían la construcción de TransMilenio (TM) en la carrera Séptima, y las vigencias futuras ya aprobadas por el Concejo.

¿Vender la gallina de los huevos de oro?

A pesar de esto, concejales como Manuel Sarmiento rechazaron la propuesta y llamaron la atención sobre la necesidad de Peñalosa de “feriar” el patrimonio de Bogotá para apalancar negocios como TM.

“Peñalosa anda desbocado feriando el patrimonio público de la ciudad, ahora va por la venta de la Empresa de Energía”, dijo Sarmiento a Radio Santa Fe, y destacó que la empresa ha tenido utilidades de cerca de 2 billones de pesos en los últimos 2 años, una cifra que se retribuye en el momento principalmente a la ciudad.

Según Sarmiento, el propósito de esta venta es seguir apalancando el desarrollo de TM en las troncales Boyacá y Séptima. “Como lo expuso la misma Secretaría de Hacienda en la presentación del Plan de Desarrollo, el 60% de los recursos provenientes de la venta de activos irán para TM”, recalcó.

Otra crítica fue planteada por el analista y politólogo Eduardo Sánchez, quien aseguró a PUBLIMETRO que, aunque la construcción de vías deba tener una prioridad en la alcaldía, la EEB debe ser considerada más como un socio estratégico que permita desarrollar propuestas como la electrificación de TM o el Metro.

“Habría que ver la viabilidad de alternativas como títulos de deuda de la ciudad, que permitan financiar estas obras de una manera mucho más rápida y que no sacrifiquen la propiedad pública en sectores estratégicos y rentables como la energía y las comunicaciones”, afirmó Sánchez.

Así mismo, el experto afirmó que la construcción de infraestructura que facilite la conexión de Bogotá con la Sabana debe compaginarse con las necesidades internas de la ciudad, por las que obras como el Metro, el trolley de Soacha o RegioTram podrían contar con prioridad sobre la construcción de autopistas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo