Bogotanos tendrán que "ponerse la camiseta" para rescatar la cultura ciudadana

La próxima semana se lanza una campaña ‘piloto’ que quiere mejorar la movilidad en la ciudad.

Por Pamela López

var VideoTV=”b4uZz6c8Zf/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/noticias/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/0″;

“La campaña apunta a atacar un problema de coordinación social basado en autorregulación y centrándose en dos efectos: descongestionar puntos neurálgicos de la ciudad, a través de esa pedagogía y de esos espacios, y darle ritmo”, Andres Casas, director de proyectos de Corpovisionarios.

En la mente de los bogotanos aún hay algunos recuerdos de las campañas de cultura ciudadana que se implementaron en la época de Antanas Mockus. Los ciudadanos, con todo y los percances que puede tener una gran capital, aprendieron a cruzar las cebras correctamente, a bajar los índices de criminalidad teniendo en cuenta que la “vida es sagrada” y decirle sí a una “Bogotá coqueta”.

“Con todo y que se bajaba los pantalones dejó huella, porque ha sido el único que de verdad le ha metido la ficha a ese tema en Bogotá”, compartió Luz Mary Ramírez, una de las tantas capitalinas que anhelan una ciudad tolerante de nuevo. Siendo así, la celebración de algunos ciudadanos por el llamado que le hizo el alcalde Enrique Peñalosa al mismo Mockus para trabajar nuevamente en esta filosofía de ciudad no se hizo esperar, además de poner el tema nuevamente en la agenda.

Es claro que cultura ciudadana es un concepto muy amplio. Sin embargo, fue el mismo que se abandonó durante casi diez años. En otras palabras, se dejó perder. La administración actual quiere recuperarla y uno de los primeros resultados de este trabajo en conjunto con Corpovisionarios y ‘Bogotá te doy mi palabra’, es el lanzamiento de un campaña ‘piloto’ que quiere ayudar a mejorar aspectos claves de la capital.

“Dale ritmo a Bogotá”, como la han nombrado, se enfocará en uno de los nudos que más aprieta a la ciudad: la movilidad. PUBLIMETRO habló con Andrés Casas, director de proyectos de Corpovisionarios, la organización que trabaja de la mano con el distrito para adelantar estas iniciativas, quien comentó que “la campaña apunta a atacar un problema de coordinación social basado en autorregulación y centrándose en dos efectos: descongestionar puntos neurálgicos de la ciudad, a través de esa pedagogía y de esos espacios, y darle ritmo. Porque, como un baile, la idea es darle flujo a ese movimiento”, añadió.  

La idea es realizar un ejercicio de pedagogía “y más que castigo o reclamo social vamos a apostarle a que la gente ponga de su parte y comprenda que nuestro papel es darle ritmo a Bogotá”, aseguró Casas.

Pues bien, para que se vean los resultados de esta campaña, en la que se ha trabajado de la mano con la Secretaría de Movilidad, tendremos que esperar  unos meses, pues el objetivo apunta a que los capitalinos vuelvan a tener ese sentido de pertenencia con su ciudad.  

De esta forma, este es el proyecto más concreto en la última década que se ha presentado y el reto que hay por delante no solo consiste en un tema pedagógico, sino de cambiarle la forma de pensar, nuevamente, a los bogotanos.  

Sin embargo, uno de los temas que más preocupa, tras una consulta a algunos de nuestros lectores, es TransMilenio. “La intolerancia, la gente no se sabe comportar, se ‘matan’ por una silla, empujan al subirse, no les importa el que está al lado. Es en TransMilenio en donde deberían adelantar estas campañas”, comentó Jairo Dueñas, usuario del sistema, al preguntarle sobre la necesidad de campañas de este tipo.

Aunque se trabajarán inicialmente en tres ejes según lo explicado por Casas, los cuales son movilidad, énfasis en la prevención de lecciones por riñas y accidentes, y la masculinidad, relaciones y roles de género, TransMilenio se asomó en algunas conversaciones, pero no hay nada concreto. “Este es uno de los temas que está pendiente. Hay que entender que esta es una primera fase y se están tomando medidas de choque en lo que mencionamos. Por ahora no tenemos de manera inmediata el tema de TransMilenio, sí se ha tocado, pero hasta que acabemos esta alianza y veamos sus resultados, podríamos hablar de otras medidas”, enfatizó Casas.

Para Paul Bromberg, exalcalde de Bogotá y quien trabajó junto a Mockus en el tema de cultura ciudadana, el tema de TransMilenio va más   allá de campañas pedagógicas. “La cultura ciudadana como acción para que la gente cumpla las reglas, si se implementa bien, puede ser exitoso en algunos casos, pero en otros no como por ejemplo en las saturaciones de TransMilenio, eso es otro tema”, comentó.

Asimismo, aseguró que si se implementan bien las campañas de cultura ciudadana tendrán éxito. “La gente sabe cuáles son las reglas, la clave del asunto es que empiecen a percibir que se están cumpliendo. Las personas no cumplen las reglas porque tienen la idea de que nadie lo hace y por eso no las acatan”, agregó.

Bromberg comenta que para que una campaña funcione depende de que quien convoque tenga buen ambiente entre los ciudadanos. “El alcalde tiene un problema en convocar y busca socios, eso está bien, una campaña que se implemente puede tener éxito y desde que escojan bien los comportamientos seguro será así”.

Casas añade que “la meta de Antanas y del equipo de Corpovisionarios es ese anhelo revivir el tema de cultura ciudadana en la ciudad y eso es lo que queremos lograr”. Ahora bien, tendremos que esperar los resultados de estas campañas ‘piloto’ que ya iniciaron con una expectativa por medio de redes sociales y que se espera, en realidad, recupere ese sentido de pertenencia y tolerancia no solo por Bogotá, sino por todos los que vivimos en ella.

Lo cierto es que han pasado siete meses y ya se está haciendo tarde para empezar a trabajar en el tema. Los bogotanos también tendrán que ‘ponerse la camiseta’ para  recuperar la cultura ciudadana en la capital del país.

PUB/LP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo