Los taxis tipo “zapato” siguen prendiendo las alarmas por inseguridad

Los taxis popularmente llamados “zapaticos” son muy comunes debido a su bajo costo y practicidad. Hace algunos años los carros amarillos sin baúl empezaron a comercializarse por sus bajos precios

Por PUBLIMETRO/CB

Este tipo de vehículos ya han sido catalogados como inseguros. Se conoce, de acuerdo con estudios, que al montarse allí, usted y su familia están viajando en una máquina barata y defectuosa, que resulta bastante vulnerable ante cualquier accidente.

Así lo indican simulaciones de colisión realizados por investigadores de la Escuela de Ingenieros y la Fundación LatinCab que pusieron a prueba la capacidad de los taxis pequeños para soportar impactos, se demostró que la ausencia de un baúl parachoques ocasionan que el chasis no amortigüe el impacto.

Además del precio, se comercializaron porque en 2009 se dijo que uno de esos modelos rendía hasta 24 horas.

Pronto, Bogotá y otras ciudades se empezaron a llenar de este tipo de taxis, tomando en cuenta que el Ministerio de Transporte no había hecho ninguna advertencia al respecto.

Hoy en día en Bogotá se presentan una mayor cantidad de accidentes de tránsito que involucran vehículos de transporte público individual.

Cifras de la Secretaría de Movilidad señalan que entre febrero y abril de este año el número de siniestros viales en los que se involucró un taxi, pasó de 543 eventos a 690.

Los resultados

Algunos de los comentarios aseguran que:

La protección ofrecida a la cabeza del conductor y acompañante fue pobre y por esta razón se aplicó la reducción de puntos a cero.

La protección al pecho del conductor fue pobre a causa del contacto con el volante.

Las rodillas del conductor y acompañante podrían impactar estructuras peligrosas en el tablero.

La estructura del compartimiento de pasajeros del vehículo fue clasificada como inestable y no sería capaz de soportar cargas mayores.

Algunas cifras

La mayor parte de los 3183 accidentes ocurridos en el año 2015, sucedieron en un taxi pequeño.

Cabe resaltar que, para quien se sube a uno de estos taxis, la probabilidad de salir lesionado aumenta. En el primer semestre del año pasado, el 42% de los accidentados en un taxi fueron los pasajeros, lo cual representa una cifra de 1240 personas.

En el 2014, la Secretaria de Movilidad de Bogotá realizó un estudio en el cual se evidenciaba que la mayor accidentalidad registrada después de los vehículos particulares, pertenecía a los siniestros a bordo del transporte público.

Sin duda los taxis corresponden al mundo olvidado de la movilidad en Bogotá, comenzando por su sobreoferta, así como su servicio y falta de regulación que prevenga la alta accidentalidad en estos vehículos.

Encuentre más información de Bogotá y Colombia aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo