Viviendas que se construirán al sur de Bogotá no están en riesgo

El director del Idiger comentó que el río Bogotá tiene condiciones favorables y baja probabilidad de desbordamiento

Por publimetro/LP

¡”La vivienda vuelve a Bogotá”! fue la frase que se escuchó en los últimos meses cuando se supo que el Ministerio de Vivienda, con apoyo de la administración actual, construiría casas en la capital del país que beneficiarían a buena parte de la población vulnerable.

A esto se sumó la entrega oficial de más de 600 viviendas esta semana y el anunció de la construcción de otras 6000 más que harán parte del plan parcial   de Campo Verde, al sur de la ciudad. Sin embargo, las voces de protesta no se hicieron esperar, entre ellas las del exalcalde Gustavo Petro, quienes aseguraron que en ese sector hay riesgo de inundación por lo tanto no se debería construir.

Campo Verde está ubicado en la cuenca media en donde se encuentran el río Bogotá y el Tunjuelo, terreno que no había sido tocado hasta ahora porque en el año 2013 el Fopae, actual Idiger, emitió un concepto que en ese sector había una condición de amenaza alta para desbordamientos e inundaciones.

Se sabe que desde la administración Peñalosa se ha sido muy insistente con el tema de la construcción de viviendas en el la ciudad. El secretario de Planeación, Andrés Ortíz, le aseguró a este medio que en Bogotá no había más espacio y que solo se construirían unas casas en Bosa, Usme y una parte del norte. Esas viviendas que el funcionario señaló son las que se encuentran en medio de la polémica.

Al respecto, PUBLIMETRO consultó al director del Idiger, Richard Vargas, quien aseguró que revisando las memorias sobre este tema se encontró que “en el año 2010, el entonces Fopae, hoy día Idiger el concepto era de amenaza media ratificando el POT, por lo consiguiente hay visto bueno para el desarrollo del plan parcial porque el POT dice que en amenaza media de inundación o desbordamiento de esos cauces se pueden desarrollar algunos proyectos cumpliendo ciertas condiciones como que haya alcantarillado”.

Sin embargo, en el 2013 el concepto cambió y fue con el que no se permitió que se levantara un solo ladrillo en la zona. En otras palabras, lo que defendió Petro hasta el final de su mandato. “Quiero dejar claro que de repente en el año 2013, sin que nadie lo hubiera solicitado, el Fopae emite un concepto diciendo que en ese sector, en donde se va a hacer Campo verde, hay una condición de amenaza alta. Fue una acción de oficio por parte del Fopae, incluso revisando memorias fue hecho por una misma persona que hizo el concepto, firmó y afectó todo, pero nadie lo solicitó y con ese concepto logró frenar el desarrollo de Campo Verde, no de la totalidad, sino un poco más de la mitad”, comentó Vargas.

Pues bien, el tema que incluso llegó a manos de la justicia en esa época, cambió en una semana y ahora se levantarán allí viviendas de interés social y prioritario. Cuando el concepto cambió, en el año 2013, solo tuvo efecto en 48 de las 84 hectáreas contempladas en el plan parcial. “Lo que hemos hecho en 2016,   entre febrero y marzo, y a solicitud de los interesados, fue revisar las condiciones de amenazas del sector, más no el concepto, también revisamos la condición hidráulica del río Bogotá y Tunjuelo, y ahí fue que volvimos al mismo estado de amenaza media como se contempla en el POT.

Ahora bien, si fue un pecado de la administración pasada o un afán de la actual, lo cierto es que en el sur de Bogotá se construirán estas vivienda en alianza con la Nación.

¿Terreno seguro?

El director del Idiger, Richard Vargas, comentó a PUBLIMETRO que los bogotanos y quienes vivan en ese sector pueden estar tranquilos del terreno. “Este río Bogotá tiene condiciones favorables y se reduce la posibilidad de desbordamiento. Los conceptos de amenaza siempre dicen que tienen una vigencia hasta cuando se presenten cambios notables en las condiciones que fueron objeto de estudio y así funcionan en ambos sentidos; si la amenaza se reduce, el concepto anterior deja de tener validez y viceversa”, agregó.

Asimismo, agregó que la posibilidad de desbordamiento es baja. “Hace poco vimos a París inundado y eso pasa cada ‘n’ años. Con los temas climatológicos nunca hay certeza absoluta y por eso existe la gestión de riesgo. Campo Verde, además, tuvo condiciones adicionales porque no construyeron sótanos y por supuesto hay que hacer mantenimiento y vigilancia permanente”, añadió.

PUB/LP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo