El colegio de Bogotá que le apostó a la diversidad sexual

Un colegio del sur de Bogotá se convirtió en un territorio de respeto y tolerancia, donde no hay barreras de ningún tipo para quienes tienen otra orientación sexual

Por PUBLIMETRO/CB

El caso de Sergio Urrego, el estudiante del colegio Gimnasio Castillo Campestre que decidió lanzarse al vacío desde una terraza del Centro Comercial Gran Estación, luego de sufrir constantes acosos por ser homosexual, alertó a las autoridades, a las instituciones educativas y a la comunidad en general.

Para los jóvenes del colegio distrital Nicolás Esguerra, de la localidad de Kennedy, donde desde hace cuatro años, y por iniciativa de un profesor, ya no hay cabida para el ningún tipo de matoneo, especialmente el llamado ‘bullying homofóbico’.

El profesor Juan de la Cruz Jiménez, es un consagrado investigador del hostigamiento que se propuse derrumbar los prejuicios y sembrar semillas para una sana convivencia en la institución.

Muchos le hacen la misma pregunta que le hizo un joven estudiante: “¿Profesor, por qué, si usted no es gay, se puso a hablar de los derechos de los gays?”. Su respuesta es simple: “uno no tiene que ser discriminado para ser solidario y respetar a quienes están siendo atacados. A ustedes los molestaban por la identidad sexual, pero podría ser por las ideas políticas, por la raza, por muchas cosas. La solidaridad es el máximo nivel del reconocimiento social”.

Y es que para de la Cruz la solidaridad y el respeto son los valores más grandes, por lo que ha dedicado su tiempo a que, por medio de clases de ética, ciencias sociales y talleres, se cumpla el objetivo del un “territorio libre de discriminación”.

Y la cátedra ya ha calado en sus estudiantes. Juan, por ejemplo, un estudiante de décimo grado, asegura que “aunque seamos diferentes por el gusto sexual, por la música que escuchamos y por tantas cosas más, todos somos seres humanos iguales en derechos”.

Tanto para el profesor como para los alumnos es claro el mensaje: poner su grano de arena, desde su institución, para que, como sucedió en el Nicolás Esguerra, Bogotá sea más incluyente y respetuosa con las personas LGBTI.

MÁS BOGOTÁ AQUÍ

PUB/CB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo