Polémica por concepto del Distrito sobre muerte de Rosa Elvira Cely

El alcalde Peñalosa pidió este domingo revisar el concepto jurídico

Por PUBLIMETRO
Peñalosa pidió revisar la posición del Distrito

El alcalde, Enrique Peñalosa, señaló este domingo que no comparte el concepto jurídico expedido por la Secretaría de Gobierno, en torno a la muerte de Rosa Elvira Cely, y pidió que se revisara y rectificara.

 

“No compartimos el concepto de la Oficina Jurídica de la Secretaría de Gobierno. Solidaridad con Rosa Elvira Cely y sus familiares”, expresó en su cuenta de Twitter.

 

Peñalosa ya dio instrucciones para que se revise la demanda de los familiares de Rosa Elvira Cely, al igual que la respuesta dada por los abogados de la Secretaría de Gobierno.

 

“He pedido revisar la posición del Distrito en el caso de Rosa Elvira Cely, tanto yo como todo mi equipo, estamos totalmente en desacuerdo con el concepto que fue emitido”, aseguró el mandatario local.

Reacciones
Piden renuncia del secretario de Gobierno

Las reacciones no se hicieron esperar. Usuarios de las redes sociales mostraron su indignación por el concepto jurídico emitido y, varios de ellos, pidieron la renuncia del secretario de Gobierno, Miguel Uribe.

Asimismo sucedió con políticos colombianos, como es el caso de la representante a la Cámara y copresidenta de la Comisión de paz del Congreso, se pronunció a través de su cuenta de Twitter: “Las mujeres de Bogotá piden la renuncia de Miguel Uribe”.

Por su parte, Aída Avella, presidenta de la Unión Patriotica dijo:”Supongo que Miguel Uribe debe estar redactando su carta de renuncia ante la infamia. O va a pasar de agache como todo lo de Peñalosa”, afirmó. 

La concejal de Bogotá, Gloria Stella Díaz, también escribió en su cuenta que: “Si nos quedamos calladas ahora, cualquier agresión contra nosotras las mujeres será culpa nuestra. Rosa Elvira Cely”. 

La Secretaría de Gobierno de Bogotá respondió a la demanda que hizo la familia de Rosa Elvira Cely contra la Policía, la Fiscalía y las secretarías de Gobierno y de Salud de la capital por su presunta negligencia en la atención a la mujer en el momento en el que fue víctima de un ataque por parte de Javier Velasco.

El concepto, enviado al Juzgado 37 Administrativo de Oralidad y dado a conocer por El Espectador, advierte que no hay responsabilidad por parte del Distrito, por lo que culpa a Cely de lo ocurrido ese 24 de mayo de 2012.

De acuerdo con la entidad, la mujer debía conocer el riesgo de aceptar que Velasco la llevara a su casa, puesto que el hombre “tenía comportamientos raros y lo tildaban de maloso.

Luz Stella Boada, fue la abogada que escribió el concepto que dice que si Cely “no hubiera salido con los dos compañeros de estudio después de terminar sus clases en horas de la noche, hoy no estuviéramos lamentando su muerte”.

La muerte de Rosa Elvira

Comenzó a ocupar los titulares de noticieros y periódicos en 2012. La mujer, de 35 años, había sido cruelmente asesinada después de haber sido abusada sexualmente y torturada hasta la agonía.

El 24 de mayo de 2012, tras terminar clases, Javier Velasco, el responsable de su muerte, se ofreció a llevarla a su casa, pero en el recorrido se desvió y llegó al Parque Nacional, donde, según la investigación, la golpeó en la cabeza dejándola casi inconsciente para finalmente violarla y torturarla.

El caso impactó a los bogotanos y a los médicos que la atendieron. Pero hubo justicia cuando la Fiscal que lideró la investigación condeno a Velasco a 48 años de prisión.

Distrito pidió disculpas

El secretario de Gobierno, Miguel Uribe, se reunió este domingo con los funcionarios que emitieron el polémico concepto.

“En nombre del Distrito pedimos disculpas por el tipo de argumento que ha usado la secretaría de gobierno en este caso (Rosa Elvira Cely). Pedimos disculpas a las mujeres y nuestra intención no es revíctimizarlas. Hemos dado la instrucción para que se rectifique y se retire este argumento. Que el señor juez no lo tenga en cuenta en la defensa de la administración”, aseguró Uribe.

Asimismo, negó tener conocimiento de los argumentos y el concepto jurídico emitido. “Ni este ni ningún caso de violencia contra la mujer debería ser utilizado para hacer política”, aseveró.

¿Qué va a pasar ahora?

El secretario de Gobierno dijo que está trabajando junto a la Secretaría de la Mujer para remendar el error y que la directora de la oficina jurídica de esa dependencia y quien emitió el concepto, Nayive Carrasco, presentó su renuncia. Se espera que haya una reestructuración.

De igual forma, aseguró que se dieron las instrucciones concretas para que no se tenga en cuenta el argumento. “Vamos a rectificar y a retirar el argumento”, explicó Uribe.  

“Quiero precisar que después de que sucedieron estos hechos, la administración anterior tuvo la posibilidad de conciliar y garantizar los derechos de las victimas y no lo hizo. Vamos a dar una directriz para que las entidades a través de sus argumentos jurídicos no sigan revíctimizando a las mujeres”, agregó.

La ley Rosa Elvira Cely

El pasado 3 de junio de 2015, la Cámara de Representantes aprobó en último debate la mencionada iniciativa y ahora hay una ley en su nombre que castiga los crímenes como los que se cometieron contra ella.

En primer lugar hay que tener en cuenta que tipificar el feminicidio “como un delito autónomo, para fortalecer el marco jurídico que garantiza el derecho de las mujeres a una vida libre de violencias” y se califica “la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, ya sea en ámbito público o privado, conformada por un conjunto de conductas que conllevan a la muerte violenta de las mujeres”.

En ese sentido, la ley contempla que el Código Penal tenga un artículo en el que se indica que “incurrirá en el delito de feminicidio quien causare la muerte violenta a una mujer, por su condición de ser mujer” en cinco circunstancias específicas.

La primera es haber tenido una relación familiar, intima o de convivencia con la víctima, de amistad, de compañerismo o de trabajo y ser perpetrador de “un ciclo de violencia física, sexual, sicológica y/o patrimonial que antecedió el crimen”.

La segunda es ejercer sobre el cuerpo y la vida de la mujer actos de cosificación, instrumentalización sexual y acciones de propiedad y dominio sobre sus decisiones vitales y su sexualidad.

También, cometer el delito en aprovechamiento de las relaciones de poder sobre la mujer, es decir, poder personal, económico, sexual, militar, político y/o sociocultural sobre ella.

Además, cometer el delito para generar terror o humillación a quien se considere enemigo y por último, hacerlo con posterioridad a una “agresión sexual, a la realización de rituales, actos de mutilación genital o cualquier otro tipo de agresión o sufrimiento físico o sicológico.

MÁS NOTICIAS DE BOGOTÁ AQUÍ

PUB/CB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo