Los cusmuyes y la recuperación de la memoria ancestral muisca en Bogotá

Quienes apoyan todo el tema que desarrolla la comunidad son los Aterciopelados, quien con Canto al Agua y el liderazgo de Héctor Buitrago participan anualmente en la recuperación de esos espacios vitales.

Por publimetro
“El cusmuye que tengo tiene una sola puerta para la entrada y salida, que asemeja la parte vaginal de una mujer, por lo que se denomina como la casa madre”: abuela Blanca Nieves, líder de la comunidad muisca.

Sin pretensiones, sino con el fin de preservar su territorio y la herencia de sus ancestros, se ve a la comunidad muisca que aún habita Bogotá, exactamente en la localidad de Suba, trabajando arduamente por la recuperación de sus tradiciones.  

Una de ellas es la abuela muisca “Hicha Kaka Blanca” o como la llamaremos acá, abuela Blanca Nieves. Ella dirige una de las tres casas de pensamiento que hay en esta zona de la capital; estos lugares también son conocidos como cusmuyes, un sitio sagrado en donde se da la medicina, se reflexiona sobre la vida, donde se ora  y se tratan de solucionar los problemas que la comunidad presente.

“El otro cusmuye que está en Suba no tiene abuelo ancestral, entonces poco se visita. El otro está en Bosa, que es un poco más grande que el mío, pero con el mismo fin: reunir a la comunidad muisca en torno a sus creencias y tradiciones. El que queda acá cerca de la quebrada La Salitrosa (Suba) tiene una sola puerta para la entrada y salida, que asemeja la parte vaginal de una mujer, por lo que este cusmuye se denomina como la casa madre”, comentó la abuela Blanca Nieves a PUBLIMETRO.

Lo de los cusmuyes va más allá de ser un simple lugar de reunión; pues así como los huitotos tienen sus malocas y los afros sus quilombos, estas casas trabajan por la recuperación   de la memoria y hacer una restauración del pensamiento. Por esta razón, también existen los guardianes del territorio, que asemejan a la guardia indígena que hay en otras zonas del país, un trabajo voluntario y de corazón como diría la abuela Blanca Nieves.

“Con la población venimos trabajando el tema de recuperación ancestral y de las casas de pensamiento o cusmuyes, y nosotros hemos llevado procesos de apropiación del territorio que tiene que ver con procesos de recuperación ambiental, pero también de la memoria ancestral histórica de la comunidad muisca”, comentó a PUBLIMETRO, Camilo Andrés Julio, quien hace parte de la guardía.

Este proceso nació desde hace más de dos décadas. “Lo que hemos hecho es ir recuperando la memoria ancestral del territorio de La Conejera, que comprende el cerro de La Conejera, la quebrada  La Salitrosa que son sagrados para la comunidad muisca, pero que hacen parte de un corredor biológico que se encuentra en el borde norte de Bogotá y que a su vez hace parte de lo que está declarado como Reserva Forestal Thomas Van der Hammen”, añadió Julio.

El reto de vivir rodeados por la urbe

Aunque muchos piensan que la comunidad muisca se asentó en esta zona de la ciudad, lo cierto es que ellos llevan muchos años allí. Sus tierras fueron heredadas con los años de familiar a familiar y poco a poco se vieron rodeados de concreto. “Donde tengo mi cusmuye es un lugar que fue heredado por mi abuelo, a él se lo heredó mi bisabuelo y a él mi tatarabuelo. Ahí han nacido todos ellos, pero nos rodeó el asfalto y el concreto; sin embargo, con los cusmuyes podemos restaurar ese espacio que nos fue heredado”, comentó la abuela.

Por la preservación de los cusmuyes

No habría equilibro en ese territorio sin el apoyo de la alcaldía local o de otras entidades que trabajan por su preservación. Sin embargo, la comunidad muisca en Suba hace tiempo pidió ayuda para la compra de un predio en donde se crearía uno de los cusmuyes. “No sabemos que pasó porque un día nos dijeron que teníamos la plata, pero después se frenó el proceso. Ahora pagamos arriendo al lado de la notaría de Suba para tener el cusmuye”, enfatizó la abuela Blanca Nieves.

Por lo pronto, cualquier ciudadano, no tiene que pertenecer a la comunidad muisca, puede visitar estas casas del pensamiento y dejarse ‘inundar’ de su sabiduría.

PUB/PL

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo