“Estamos mal, pero estamos revirtiendo la tendencia que teníamos”: Daniel Mejía, secretario de Seguridad

Uno de los mayores logros de la actual administración distrital ha sido la de la aprobación de la Secretaria de Seguridad. Para conocer cómo le ha ido a Bogotá en este tema durante estos primeros meses y para dónde vamos, PUBLIMETRO habló con su secretario, Daniel Mejía.

Por Pamela López

¿Cuál ha sido el mayor reto que ha encontrado durante el proceso de la creación de la Secretaria de Seguridad?

Hay algunos temas complicados en estos primeros cien días, sobre todo en el tema de delitos que ocurren en la ciudad: homicidios, lesiones, microtráfico, entre otros, de por sí difíciles.

Sin embargo, uno de los mayores retos que hemos encontrado es la protesta y el saboteo que ha buscado paralizar la ciudad. Es decir, una cosa es la protesta de los sindicatos, de las centrales obreras, que es legítima y promovemos, pero otra cosa son los saboteos que vivimos durante enero y febrero.

Los actos vandálicos a esta ciudad no son solo un atentado contra la administración, sino con todos los bogotanos; pero todo esto ha sido difícil de enfrentar porque no tenemos las herramientas ni en el Código Penal, ni el Código de Policía.

Le puede interesar el Balance de los primeros cien días del alcalde Enrique Peñalosa

¿Piensan trabajar en el Código de Policía de Bogotá?

Sí, lo estamos haciendo. Formamos una mesa de trabajo para reformar el Código de Policía de Bogotá. Primero van a ser unas reformas de corto plazo, que son las que necesitamos urgente, porque hay que recordar que el Código no es un tema de delitos penales, sino de contravenciones y convivencia que nos da herramientas de sanciones administrativas, multas, sanciones pedagógicas, etc, para prevenir el tema de los grafitis no artísticos, que son los rayones en TransMilenio, sitios privados en donde la gente tiene derecho a decir “no quiero”.

Necesitamos hacer reformas rápidas para combatir comportamientos que nos ayuden a enfrentar esas situaciones que le hacen daño a la ciudad y por esos es que queremos hacer una reforma.

¿Para cuándo esas reformas?

Se las vamos a plantear al Concejo   más o menos en el segundo semestre del año. Por lo menos serán cuatro o cinco.

Tal vez quiera saber que dijo el secretario de Gobierno, Miguel Uribe, en entrevista con Publimetro

Entonces el Esmad seguirá siendo la respuesta…

Siempre negociamos con los gestores de convivencia, que es un programa de la administración pasada que es muy bueno y decidimos mantenerlo y reforzarlo, pero este es un paso intermedio de negociación con personas, por ejemplo, que se toman un carril. Pero si ya no se puede, el Esmad entra a intervenir.

Según el balance de los primeros cien días de la administración se vieron resultados en cuanto al tema de las bandas criminales dedicadas al microtráfico, pero, ¿Cómo van a controlarlas y cuál es el objetivo final teniendo en cuenta que están operando en los colegios?

El microtráfico es un delito que es difícil de cuantificar y decir que redujimos en tantos casos el tema, pues no es así. Lo que sí existe es una desarticulación de bandas dedicadas al microtráfico y por eso en estos cien días   nos enfocamos en las que operan en las instituciones escolares.

Se lo digo con toda sinceridad,   no me preocupa el consumo de drogas en adultos si lo hace en su casa y no afecte a los demás. Pero sí se vuelve problemático cuando hay personas que quieren usar a los niños para que su negocio crezca, ahí si entramos a trabajar nosotros y ese es el que queremos atacar porque es un consumo dado a comportamientos delictivos, que es lo que le compete a la Secretaría de Seguridad.

Le puede interesar Entrevista gerente de TransMilenio, Alexandra Rojas

¿Cuál es el plan para cambiar la percepción de inseguridad que sienten los bogotanos?

La única forma de mejorarla es con hechos reales. No puedo salir como Secretario de Seguridad a decirle a la gente que se sienta más segura si no muestro resultados. La gente va a cambiar su percepción de inseguridad cuando dejen de sentirse victimizados en las calles, por eso el fin es reducir la tasa de delitos.

Claro que lo que sí le podemos decir al ciudadano es que confíe más, que denuncie y que vamos a facilitar más mecanismos para este fin; pero sin trabajar fuerte no le podemos cambiar la percepción a la gente. Todavía nos falta mucho por recorrer, estos son hasta ahora los primeros cien días, tenemos las herramientas que nos dejó la administración anterior porque no ha cambiado el plan de desarrollo y la financiación que nos dejaron.

Aunque solo son cien días, ya tenemos resultados concretos que se pueden mostrar y hay cifras objetivas que nos permiten decir que estamos cambiando el camino por el que iba la ciudad. Aún faltan muchas cosas por hacer, estamos mal, pero estamos revirtiendo la tendencia que teníamos.

Quizá quiera leer Barreras ‘anticolados’ en TransMilenio

En ese sentido de denuncias, ¿Qué va a pasar con la Línea 123? y ¿Cómo hacerla eficiente?

La línea 123 se pasa al Centro de Comando y Control, ya se están trasladando los funcionarios. Vamos a hacerla eficiente mejorando los tiempos de respuesta,   mejorando la atención, capacitando a estos operarios que responden el teléfono para que atiendan mejor las denuncias de delitos y mejorando la interconexión.

Hay unos tiempos de respuesta entre los que se recibe la llamada y lo comunican a la entidad pertinente, tiempo de recepción y tiempo en que se tardan en llegar. Esos tiempos son los que tenemos que mejorar, pero lo primero es mejorar la capacitación de estas personas que atienden las llamadas para prestar un servicio más eficiente, y fuera de eso debemos tener una mejor conexión con las agencias que son Bomberos, el Crue, ICBF, Secretaria de Salud, etc.

Pero, ¿cómo hacer que el ciudadano denuncie?

Recuperando la confianza, facilitando los mecanismos de denuncia y para esto tenemos que hacer una contratación pública y un aplicativo de denuncia. La idea es que si a alguien le roban el bolso, puede meterse a una página e ingresar algunos datos y hacer su denuncia. Por supuesto, esto no servirá para todos los delitos, pero para algunos de alto impacto sí sirve la denuncia en línea.

Esto no es nuevo, no me lo estoy inventando, es un aplicativo que ya existe en Medellín, simplemente es traerlo a Bogotá. Toca contratar el servicio o desarrollar el propio.

Lo otro es trabajar en sitios físicos de denuncia que sean más ágiles y atiendan al ciudadano, entonces es falta de confianza. Por eso queremos recuperarla y bajar ese índice histórico que presentó una encuesta de la Cámara de Comercio de Bogotá que dice que la denuncia está en su mínimo histórico con un 18%, eso quiere decir que de cada cinco personas que fueron víctimas de un delito, tan solo una denuncia.

Tal vez quiera leer la Entrevista Germán Jaramillo, jefe de la Policía de Tránsito de Bogotá 

¿Es necesario regular aún más la Policía Cívica?

Creo que la Policía Cívica cumple su función y no sustituye a la Policía uniformada y armada.   Ellos no tienen facultades de Policía, solo ayudan a que las cosas fluyan mejor en la ciudad y desde ese punto de vista creo que podemos apoyarla y reforzarla tal y como está. La idea es seguir orientándola como ya existe.

La seguridad en el transporte público es el dolor de cabeza de los bogotanos, ¿Qué van a hacer?

Hay que trabajar varios frentes: primero tener más presencia policial en los vagones y articulados, hay que trabajar de la mano con la tecnología y poner más y mejores cámaras de vigilancia para judicializar a las personas que vulneran el sistema, que atacan a las mujeres y a los vendedores ambulantes que son ilegales en TransMilenio.

Yo creo que igual TransMilenio tiene que trabajar en la cultura ciudadana.

¿Cuál es su mayor preocupación actualmente?

Hay muchas, una de ellas es el Bronx, el sabotaje y el vandalismo contra la ciudad. Pero en las últimas semanas las barras de fútbol es algo que ha incrementado mi preocupación. Hemos hablado con ellos y se han comprometido, pero han incumplido; la Dimayor los sancionó, pero son personas que se comprometen al buen comportamiento y no lo hacen.

Es ahí donde vamos con mano dura y con individualizaciones, porque no creo, ni voy a caer en la trampa de sanciones colectivas, ni puedo dejar que sancionen a 44.000 hinchas porque 150 vándalos están sacando la gente del estadio. Judicializamos a cuatro o cinco y el resto se quedan quietos. Estas son personas con las que ya no hay campo de negociación, lo siento mucho porque tratamos por las buenas y por medio de varias reuniones, pero no quieren.

Ya me pasaron los videos de las cámaras de vigilancia y vamos a empezar a judicializar con nombres propios. Lo mismo va a ocurrir con todos aquellos que quieran sabotear. Hay que individualizar comportamientos porque no podemos decir que todos los que protestan son vándalos, así fue con Julián Mulato y por eso se pudo penalizar.

¿Cuál es la meta para este 2016?

En materia de seguridad hay que sostener el ritmo de reducción que llevamos y, ojalá, aumentarlo en cuanto a homicidios, hurto de personas, microtráfico, proteger los entornos escolares… Es decir, el plan de choque es eso, un plan de contingencia; pero ahora hay que pensar en la prevención, que es la línea blanda, pero también hay que trabajar en la línea dura para dar mejores resultados.

Le puede interesar ¿Cómo se ha logrado que Bogotá reduzca las cifras de delitos?

Varios planes, pero recursos, ¿De dónde?

Mi defensa es esta: cualquier encuesta de opinión que usted mire en cualquier ciudad, la mayor preocupación que tienen los ciudadanos es la inseguridad, no hay una sola que no diga que no lo es.

No podemos salirle a la ciudad que vamos a gastar menos en seguridad, pero necesitamos más recursos para trabajar con las entidades. Y, finalmente, invertir en seguridad es rentable.

PUB/PL

LEA MÁS DE BOGOTÁ ACÁ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo