Lo más importante que hemos hecho es ordenar la casa: Miguel Uribe

El Secretario de Gobierno, Miguel Uribe, habló sobre los temas que inquietan a los bogotanos

Por CAMILA BERNAL ESCORCIA

Uribe habló con PUBLIMETRO sobre varios temas como el balance de lo que dejó la administración de Gustavo Petro, las prioridades para el primer año de Gobierno y temas polémicos como la recuperación del espacio público, las protestas supuestamente organizadas por políticos y la venta de la ETB.

¿Cómo es el balance de lo que usted recibió de la administración anterior?

Desafortunadamente, la administración anterior tomó ciertas decisiones que administrativamente han dificultado el empalme y el comienzo de la nueva administración.

En primer lugar encontramos un desborde en la contratación de prestación de servicios, de contratistas. La administración anterior en los últimos meses prorrogó más de 600 contratos por más de 7000 millones de pesos, para que tengas una referencia, en el 2011 había, en la Secretaría de Gobierno solamente, alrededor de 900 contratistas y en el 2015 recibimos más de 1700 contratistas, casi duplicaron el valor de esos contratos y, desafortunadamente, esos recursos que debían ser destinados a inversión, a mejor gestión, se invirtieron en contratación de más personal.

Encontramos internamente decisiones que estaban postergadas, ausencia de toma de decisiones, digamos inmediatas, comparendos ambientales, por ejemplo, retrasados, derechos de petición no contestados y tal vez una de las situaciones más difíciles que encontramos, fue la liquidación del convenio de malla vial que gerencia la Secretaría de Gobierno.

Son varios los hallazgos han evidenciado las mismas entidades del Distrito, hemos pedido el acompañamiento de la Personería y de la Procuraduría en esta liquidación de este contrato y ese tipo de decisiones pues lo que hacen es que nos obligan a dedicarnos a poner la casa en orden. Tal vez lo más importante que hemos hecho en estos tres meses, y que seguiremos haciendo, es ordenar la casa.

Ya que menciona el tema de los contratos, ¿cómo han ustedes regulado eso?, ¿qué han hecho?

Bueno, esos contratos fueron prorrogados a marzo y a junio. Son varios los contratos que se han terminado y pues esta Secretaría va a hacer una reducción sustancial de los contratos, especialmente porque la indicación del alcalde ha sido optimizar los recursos, maximizarlos, hacer eficiente el gasto.

Todo lo que podamos mejorar en gasto es una oportunidad para invertir mejor para los ciudadanos, entonces, en ese orden de ideas, vamos a tener muchos menos contratistas, los recursos que tenemos para el 2016, estamos viendo cuál es la mejor manera de invertirlos y, obviamente, empezar a cambiar esa tendencia para los próximos años y es hacer más gastos en inversión y no en funcionamiento.

¿Cuáles son entonces las prioridades que tiene usted para este primer año de Gobierno?

El primer trabajo es realmente generar fortalecimiento del gobierno local. Los alcaldes locales han estado totalmente desarticulados de la administración central, han funcionado básicamente como ruedas sueltas en las últimas alcaldías y es por eso que este primer año tenemos que hacer un empalme con los alcaldes locales, tenemos que hacer una reforma a la contratación, tenemos que hacer eficiente y transparente la inversión de las localidades, hay que determinar cuáles van a ser las funciones de los alcaldes.

Las alcaldías locales tienen unos recursos muy importantes pero, desafortunadamente, a veces se invierten tan dispersamente que no tienen un gran impacto, entonces esa es un área de trabajo.

En segundo lugar, es la recuperación y transformación de la ciudad, toda la nueva política de espacio público que va de la mano de oportunidades laborales, emprendimiento con los vendedores informales, acompañamiento médico a los habitantes de calle y, obviamente, con una serie de acciones que recuperarán la ciudad: limpiando postes, infraestructura, patrimonio cultural; recuperando parques, jardines, etc.

Adicionalmente, todos los escenarios de participación ciudadana, a través de este sector es donde conseguimos construir, por ejemplo, el Plan de desarrollo, el Plan de Ordenamiento Territorial con el apoyo del Idpac, será el encargado de articular todas las metodologías para garantizar la participación ciudadana efectiva y, pues obviamente, la gobernabilidad.

Bogotá ha venido de unas administraciones que se han dedicado a polarizar la ciudad y el reto más importante de esta administración es generar concertación alrededor de temas fundamentales. Queremos sumar a los ciudadanos, queremos generar corresponsabilidad, autorregulación, queremos que el sector privado, los gremios, se sumen a la recuperación de esta ciudad y es ahí donde hemos hechos durante estos meses invitaciones puntuales a los bogotanos, al sector privado para que apoyen las iniciativas de la administración. La única manera de sacar adelante esta ciudad es con el apoyo de los bogotanos.

Ahora que menciona el tema del espacio público, ha generado mucha controversia el tema de los vendedores ambulantes. Hay muchos que dicen que no los están reubicando, que es mentira, que no les han preguntado nada, que lo  que ustedes están diciendo no es cierto, entonces, ¿cómo manejan ustedes ese tema para evitar más protestas y más descontento en esa población?

En primer lugar hemos hecho todo, hemos cumplido la sentencia 772 del 2003, todas las normas, es decir, todas las acciones han estado enmarcadas a las normas que se establecen en los procesos de intervenciones en espacio público. Sin embargo, hay que tener varias cosas en cuenta: primero, que es un tema sensible socialmente, que ciertos sectores políticamente han querido apropiarse del tema, de la causa, que casualmente los mismos políticos que hoy agitan ese malestar y que, adicionalmente, piden soluciones, fueron los mismos que generaron el descontento y no ofrecieron ninguna solución en el pasado.

Independientemente de eso, el debate de espacio público no se puede reducir a un enfoque de “o espacio público o derecho al trabajo de los vendedores”. Tenemos que tener un enfoque donde ganemos todos, donde garanticemos el derecho al trabajo pero no necesariamente en el espacio público que, además, no es lo ideal, sino con formalidad, con acceso a salud, a seguridad social, estabilidad económica, procesos de emprendimiento, procesos de reubicación.

Que al mismo tiempo garanticemos un espacio público seguro, libre, en el que, yo insistiría, tengamos un impacto directo en la mejoría en la seguridad, donde las personas transiten con confianza, pero adicionalmente, tenemos que garantizar los derechos de los ciudadanos, de los formales, del sector productivo, del sector comercial, y eso lo podemos hacer a través de sumar esfuerzos.

Por otro lado, el espacio público tiene, como lo decía, dos connotaciones y son las dos preocupaciones principales de los ciudadanos. La primera es la seguridad. El espacio publico tiene un impacto directo en la seguridad, por poner un ejemplo, en la Calle 7, cuando intervinimos incautamos droga, armas de fuego, armas blancas, hubo dos capturas por porte ilegal de armas, entonces, lo que uno ve es que hay un vinculo directo entre un espacio público libre y la seguridad ciudadana.

Y por otro lado, la movilidad. Desafortunadamente estamos ya acostumbrados a caminar en la calle o a corrernos, es decir, porque hemos sido muy generosos con el espacio público. Como sociedad, protegemos con mucha contundencia el espacio publico vehicular, no permitiría nadie que nadie se tome un carril de una calzada de una vía, pero hemos sido muy generosos y muy descuidados con el espacio publico peatonal.

¿Qué se hace en el caso de esos vendedores que dicen que no aceptan ninguna de las alternativas que ustedes les están brindando?

Hemos hecho un esfuerzo enorme para reubicarlos, para ofrecerles empleo, hemos logrado a través de la empresa privada, generar empleabilidad para que tengan acceso a empleos formales. Apoyamos el emprendimiento, trabajamos de la mano con el Sena para generar procesos de formación y capacitación, es decir, estamos abriendo cada vez más las alternativas para los vendedores, sin embargo, pues también así como la administración tiene la obligación de ofrecer alternativas, los vendedores también tienen el deber de aceptarlo.

Quiero hacer énfasis en que esta administración no ha dicho queda prohibido que en todo Bogotá se use el espacio público porque eso no es lo que hemos dicho. Hemos hecho unas intervenciones puntuales en unos ejes viales de alta población flotante, de alto trafico peatonal, por seguridad y por movilidad. Pero no hemos prohibido la venta ambulante en todo Bogotá, porque queremos promover un uso responsable y democrático al espacio publico, incluyendo a los vendedores pero reguladamente. Lo que no puede pasar en Bogotá es que unas personas digan estos dos metros cuadrados, en esta esquina, son mías y de aquí no me quitan.Entonces nosotros digamos, por una parte estamos obligados a hacer unas alternativas y unos procedimientos que estamos abriendo. Es mas estamos abriendo las alternativas. Por otro parte, los vendedores, consideramos, que tienen el deber también de aceptar otras soluciones que estamos dando pero adicionalmente, queremos construir una política publica de espacio publico, vuelvo y repito, que promueva el uso responsable y democrático, incluyendo a los vendedores. Y podemos esperar muy pronto tener una ciudad, donde tengamos feria de libreros, donde tengamos a los vendedores en algunos parques, en algunas plazas, pero que haya un grado de regulación, que le genere mayor formalidad a los vendedores y que combata las mafias que hoy se apropiaron del espacio público.

El tema de los vendedores ambulantes no es el único, ¿cómo va el tema de las multas a las empresas por publicidad exterior ilegal?

Son cientos de procesos que hemos iniciado, a través de la secretaría de ambiente, estamos haciendo una campaña muy fuerte de sanción para la publicidad ilegal. Ahora que lo planteas, el espacio público no solamente son los vendedores informales (…) y hago un paréntesis. Hay acciones de restitución de espacio publico donde jueces nos ordena a la administración que recuperemos el espacio público y queda claro que hay unos derechos colectivos que también hay que proteger. Pero no se trata solo de vendedores, se trata también de habitantes de calle, que tenemos que ofrecerles atención medica, hospedaje, alimentación, cuidado, donde tenemos además, como bien lo planteas, que limpiar la ciudad.

Una ciudad que está sumergida en el desorden, en la basura, en la suciedad, donde los puentes están invadidos de afiches, donde no hay un poste, un semáforo, un monumento que no esté rayado pues genera, no solamente condiciones de inseguridad, sino que no genera una calidad de vida amigable para el ciudadano. Es por eso que hemos emprendido también una serie de limpiezas promoviendo siempre e invitando a los ciudadanos para que nos acompañen, para que limpiemos postes, para que recuperemos afiches, puentes, monumentos.

En ese trabajo hay un tema con el que hay que combatir y que no podemos admitir y es la publicidad ilegal que ensucia Bogotá, que son los afiches, que son los pasacalle, que son los pendones. Y en ese orden de ideas, pues hemos iniciado un proceso de brigadas para desmontarlos, para limpiar pero de la misma manera para sancionar entonces este es un proceso que se tornará un tiempo, donde obviamente hay un debido proceso, con el que con el tiempo no concienticemos y las empresas se concienticen de que no deben hacerlo.

También estamos dispuestos a plantear alternativas, entendemos que hay una necesidad de hacer publicidad, de buscar sitios, entonces esperamos tener una alternativa y una solución, donde haya esquemas de publicidad responsables ambientalmente, responsables con la ciudad, y que permitan que las empresas pauten.

¿Y esas alternativas ya están planteadas o están en esas?

Estamos estudiándolas, son muchos los ejemplos internacionales que hay pero estamos en un proceso de estudio de cuáles son las alternativas que podemos ofrecer para eso.

Otro tema que preocupa mucho a la gente es el tema de las protestas. Acá es pan de cada día las protestas en TransMilenio, etc, entonces, el Distrito le ha atribuido esto a personas organizadas, ¿qué le hace creer eso? Y ¿qué medidas están tomando para este tipo de actos en la ciudad?

Por el grado de organización de las manifestaciones, no son manifestaciones espontaneas y en varias, no en todas, hemos identificado unos apoyos políticos además porque los acompañan, porque se paran y hacen discursos, etc. Que demuestran que tiene unos intereses y persiguen unos fines políticos más que reivindicar unos derechos. Y precisamente son esos mismos políticos que hoy agitan el descontento que ellos mismos provocaron. No consideramos que eso sea productivo, estamos listos para trabajar de la mano para generar soluciones, es decir, ya los problemas o su mayoría están diagnosticados y lo que necesitamos es solucionarlos.

Esta administración respeta las protestas legitimas pacificas, es decir, la movilización social está protegida constitucionalmente. Y ese tipo de protestas las respetamos y estamos dispuestas a acompañarlas y no las criminalizamos pero lo que no podemos tolerar en Bogotá son las protestas vandálicas, los actos violentos que atentan contra los usuarios de TransMilenio, que atentan contra los taxistas, que atentan contra los Uber, que atentan contra los usuarios, que atentan contra los bogotanos, contra el bien público y el bien privado. Eso es inaceptable.

El tema de la inseguridad también es bastante preocupante, ¿cómo manejar ese tema, además de la recuperación del espacio público?

En primer lugar esta administración acaba, en un tiempo record, de aprobar la secretaria de Seguridad, que es la mejor oportunidad para elevar la seguridad a una política pública de primer nivel, atendiendo y respondiendo a la principal preocupación de los bogotanos.

Vamos a tener un secretario de Seguridad, del más alto nivel, con las mayores calificaciones y cualificaciones para atender el problema, necesitamos tener un trabajo muy coordinado con la policía.

Nosotros entendemos a la Policía como un aliado estratégico para combatir la delincuencia. Con la secretaria de seguridad vamos a tener mayores recursos, mayor capacidad para asumir esa política.

Hemos decidido liquidar el Fondo de Vigilancia y Seguridad que adicionalmente ha estado inmerso históricamente en problemas de corrupción y irregularidades. Esta liquidación nos va a permitir tener un fondo cuenta nueva que depende directamente del próximo secretario de Seguridad, con el que vamos a poder garantizar eficiencia y transparencia en la contratación.

Lo que todos se preguntan es ¿de dónde salen los recursos para esa Secretaría de Seguridad?

Los recursos de funcionamiento son básicamente un ahorro en gobierno. Hoy existe la subsecretaria de Seguridad en la Secretaría de Gobierno, que se desprende y genera la secretaría de Seguridad. Hemos hecho un esfuerzo para que producto de ello se genere un ahorro que va al funcionamiento. Y adicionalmente, vienen un recursos de funcionamiento del Fondo de Vigilancia. Para la inversión, vienen unos presupuestos asignados ya.  

Hay que recordar que el Fondo de Vigilancia es receptor de unos fondos con destinación especifica para seguridad, que son producto de un 5% de todos los contratos de obra pública en Bogotá. Entonces esa seguirá siendo una fuente de financiación para los gastos en inversión de la secretaria de seguridad y estamos comprometidos a buscar otras fuentes para elevar la plata o los recursos de seguridad.

El alcalde ya lo ha manifestado y ha propuesto un impuesto voluntario para seguridad y estamos dispuestos a buscar nuevos recursos para tener más elementos para combatir la delincuencia.

Se habla de la creación de la empresa Metro, la secretaria de Seguridad, la Jurídica, entre otros, entonces, ¿cómo no caer en derroche de recursos ante la creación de tantas entidades?

Como lo he dicho, estamos generando es ahorros, no estamos generando nuevos gastos de funcionamiento.

Hemos hecho un esfuerzo para garantizar la buena inversión de los recursos pero especialmente tenemos que crear las entidades necesarias para modernizar y hacer eficiente la prestación de servicios de la administración.

En el caso de seguridad, estamos creando una secretaría para la principal problemática de los bogotanos y además, uno de los mayores retos en el posconflicto y es garantizar la seguridad ciudadana.

En la secretaria jurídica estamos generando un ente muy pequeño pero muy importante porque va a garantizar la coordinación en todos los litigios jurídicos que le va a ahorrar a Bogotá recursos multimillonarios.

Finalmente, hablemos de un tema que tiene divididos a los bogotanos, ¿qué va a pasar con la ETB?

Desafortunadamente la ETB cada vez ha venido perdiendo clientes, el manejo de la última administración de la ETB perjudicó los balances de la empresa. Una empresa que durante los últimos cuatro años invirtió más de 2 millones de pesos en fibra óptica y que no hizo ningún esfuerzo para cautivar nuevos clientes, pues malgastó esos recursos.

Frente a eso yo diría que lo bogotanos en este momento estamos en un punto histórico en los que tenemos que elegir qué hacemos con los recursos disponibles. Son múltiples las necesidades que tenemos pero son limitados los recursos con los que contamos y en ese orden de ideas tenemos que entender que para dar soluciones prontas a corto y a mediano plazo tenemos que tener unos recursos necesarios. La pregunta es si con unos recursos disponibles hacemos colegios, hacemos hospitales,   hacemos vías, mejoramos el transporte público o tenemos una empresa de teléfonos y no necesariamente una empresa de teléfonos que le da utilidad al Distrito.

La ETB tuvo pérdidas operacionales por más de 200 mil millones de pesos en el 2015, en ese sentido, la ETB no solamente no está dándole utilidades en este momento a Bogotá, sino que le está generando pérdidas y ese será una evaluación que tendrá que hacer el Concejo de Bogotá y tomar la decisión que le convenga a la ciudad.

Encuentre más información de Bogotá aquí

PUB/CB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo