El último adiós al pequeño Juan Sebastián Fuentes

Terminó la angustia para la familia del pequeño Juan Sebastián. Finalmente pudieron enterrarlo luego que les fuera entregado el cuerpo este miércoles

Por PUBLIMETRO

Fueron 58 días de incertidumbre para sus familiares y para el país entero que realizó el seguimiento de su caso desde el momento de su desaparición el pasado 22 de diciembre de 2015 en el barrio Quintas de Santa Ana en Soacha.

Este jueves el cuerpo de Juan Sebastián fue trasladado al centro religiosos de la Policía Nacional, donde fue velado y recibió un sentido homenaje por parte de al menos 100 miembros de esa institución, entre ellos altos manos, quienes hicieron una calle de honor para despedirlo.

“La Policía va hacer un acto con todos los honores para despedir a este angelito, todo el equipo que participó en esta investigación estamos hoy acá, vamos a llenar de flores, de globos y de mensajes a la familia de Juan Sebastián, esto es una respuesta de unidad y de amor”, dijo el comandante de la Policía de Cundinamarca, coronel Miguel Correa.

Una trampa mortal

El Cuerpo de Bomberos de Bogotá encontró el pasado sábado 13 de febrero un cuerpo en una alcantarilla cercana al lugar donde, dos días antes, se encontró la camiseta que el niño de solo dos años tenía puesta al momento de su desaparición.

El tío del menor, Rafael Rojas, asegura que no habían detectado ese ducto, aunque llevan 15 años viviendo en esa zona.

Por su parte, el coronel Gustavo Berdugo, comandante de la Policía de Soacha, quien estuvo a cargo del operativo explicó cómo se hizo el rastreo.

“En un principio no contábamos con planos. Hicimos pruebas con anilinas y pelotas pero estas salieron al río. Tras seguir varias pistas del público y de una búsqueda incluso en otros países creímos que lo más lógico es que el niño estuviera en las alcantarillas”, aseveró.

Todo se confirmó cuando la policía reveló un video en el que se ve cómo el menor está persiguiendo a un perrito y cae a una alcantarilla, donde días después fue encontrado su cuerpo.

Los habitantes del lugar denunciaron que a pesar que el hueco donde cayó el menor fue tapado, hay varias trampas mortales de este estilo y que, por esa razón, temen que se presente otra tragedia.

La familia evaluaba la posibilidad de demandar a las entidades responsables del alcantarillado en la zona, pero la madre aseguró el pasado fin de semana que “lo quiero es enterrar mi hijo, pasar mi duelo, y el resto ya vendrá”, dijo.

Asimismo, se conoció la historia de otro menor que perdió la vida por un tubo abandonado. Los hechos tuvieron lugar en el mismo lote donde está ubicado el hueco al que habría caído Juan Sebastián.

La madre del joven habló para   Noticias Caracol y aseguró que mientras su hijo jugaba con sus compañeros en ese lote, debido a la falta de parques en la zona, cuando uno de los tubos abandonados “rodó y le espichó la cabeza al niño”.

Por su parte, la familia de Juan Sebastián hizo este miércoles un llamado urgente para que los padres denuncien el peligro de las alcantarillas sin tapa en el territorio nacional, que pueden terminar en tragedia.

PUB/CB

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo