El hombre pájaro colombiano

Saltos de fe. El hombre más rápido del mundo no es Usain Bolt, es un colombiano llamado Jhonathan Flórez y esto fue lo que le dijo a PUBLIMETRO

Por Lukas Tenjo

¿En dónde nace el amor por el Wingsuit Flying?
Cualquier cosa que volara me causaba atención, mariposas, aves aviones, cometas, y cuando tenía 13 años vi que estaban dando la oportunidad de hacer un salto tándem en paracaidismo y cuando me bajé les dije a mis amigos que quería ser paracaidista. Esto abrió una caja de Pandora en mi vida y cuando tenía 20 años conocí un paracaidista e hice el curso. Pasó de ser una curiosidad a un hobby. Hoy en día es mi vida.

¿Qué siente al volar?
Es uno de los sentimientos más puros, más libres y más alucinantes que se puedan sentir. Pienso en lo afortunado que soy de poder hacer día a día lo que amo. Tengo una vida de momentos mágicos, paisajes y gente increíble, sentimientos que de otra manera no podría experimentar. Para entenderlo toca vivirlo. Lo vinculo a un sentimiento de paz, de libertad y tranquilidad en el que la mente y el cuerpo están en sincronía con el instante. Es una experiencia religiosa, un momento de meditación profunda.

¿Aún siente miedo?
El miedo nunca se pierde, es algo que tenemos que tener porque una vez se pierde el miedo se pierde el respeto por lo que se hace y ahí es que se cometen los errores. Cada salto hay miedo pero se aprende a dominar.

¿Cuál es el salto más difícil que ha realizado?
El de los Guinness Records, porque la preparación fue desde seis meses antes en la cual fui al gimnasio cinco veces a la semana, cambié la dieta, entrené con un entrenador personal para aislar los músculos que se utilizan durante los saltos, aprendí los cambios físicos de estar con y sin oxígeno. Además toda la logística, el esfuerzo físico es mucho cuando toca recorrer 17,5 millas con los brazos abiertos con vientos de 120 millas por hora durante 9,06 minutos.
Usted es el mejor, es ‘el
hombre más rápido del mundo’
La gente me dice que soy el mejor, pero para mí la medida de ser el mejor es aquel que más disfrute lo que hace por más tiempo.

¿Cómo funcionan los trajes?
Tengo alrededor de 20 trajes con alas y la tecnología cambia respecto al tamaño de las alas, el corte, los materiales, la inflación, el perfil, el balance entre las alas de las diferentes extremidades. Cada traje es diferente dependiendo de la anatomía de la persona. La relación peso-ala hace que la clave sea analizar el vuelo y la información del GPS.

¿Cómo es su ritual antes de saltar?
La preparación mental. Recordar que amo lo que hago, trato de relajarme y mover mi cuerpo de lado a lado para que no esté tensionado, respirar, sentir el viento y cuando salto del helicóptero me convierto en viento.

¿Alguna vez ha fallado el equipo?
He tenido complicaciones, emergencias en donde el paracaídas no me ha abierto bien, pero para eso es el entrenamiento. Cerca de cinco o seis veces me ha tocado liberar el paracaídas principal y abrir el de emergencia. Muchos de los medios cuando reportan una emergencia dicen que el paracaídas no abrió, pero en realidad fue la persona la que no abrió, cometió un error o hubo un error del equipo.

¿Cómo fue la experiencia del accidente de Victor Kovats?
Él era amigo mío y cuando suceden accidentes como el que tuvo es como un chequeo a la realidad, ya que todos sabemos lo que hacemos y conocemos las consecuencias de lo que puede pasar si cometemos un error. En el caso de él fue una falencia de pilotaje 100%, tuvo muchas oportunidades de poder solucionar la cadena de problemas que desató, no tomó la acción indicada. Aún no entendemos el porqué.

¿Qué opinan sus amigos y su familia?
Ellos saben que estoy haciendo lo que me gusta hacer. Soy consciente de las consecuencias del deporte y he visto lo que puede pasar, pero no estoy dispuesto a dejar de hacer lo que amo porque me da miedo o porque puede pasar algo. Este deporte me ha llevado a conocer las mejores personas de mi vida, los mejores paisajes, mi casa e incluso a mi esposa. Ella comparte esto y me conoció saltando. Yo la llamo y le digo: ‘Me fue muy bien en el salto’ y ella me cuenta que ese día estuvo mirando tapetes (risas). Mi familia entiende qué tan importante y qué tan feliz me hace este deporte.

¿Cómo será el salto de hoy?
Hoy vamos a saltar desde 2000 pies a volar los trajes y pasaré a diez metros de la iglesia de Monserrate, mientras, los colombianos estarán mirando. Seguiré volando durante 15 segundos, abriré el paracaídas y me montaré en un carro para volver a realizar el salto.

¿Hasta cuándo lo veremos en el aire?
Lo haré hasta que tenga fuerza y me haga feliz.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo