BBC Mundo

Cómo la guerra con Georgia marcó el regreso de una Rusia más agresiva a nivel mundial hace 10 años

Tras más de 20 años de declive tras el desplome de la Unión Soviética, en agosto de 2008 Rusia mostró de nuevo su poderío no solo militar si no su influencia en la región del centro de Asia.

"A Rusia le bastaron solo cinco días, tras 20 años de tormentas políticas y económicas, para aparecer de nuevo en el escenario mundial".

La frase es del investigador Eugene Chausovsky, analista de Eurasia del centro de inteligencia Stratfor, y define el momento en que Rusia y la ex república soviética de Georgia se enfrentaron por la región de Osetia del Sur en 2008.

  1. 7 factores decisivos que convirtieron a Vladimir Putin en el hombre más poderoso de Rusia

Han pasado diez años, que se conmemoran esta semana, del conflicto bélico que dejó unas 1.700 personas muertas y miles de desplazados, de acuerdo con las cifras oficiales. Y basta una fugaz mirada al mundo para darse cuenta de cómo ha cambiado el papel de Moscú en el concierto político global.

"Ese fue el momento que eligió, no al azar, para dejar atrás años de humillación moral tras la caída de la Unión Soviética y para mostrar que las cosas habían cambiado", le dijo a BBC News Mundo el analista John Lough, del instituto de investigación británico Chatham House.

"Fue el inicio de una política exterior que se consolidó con la anexión de Crimea en 2014", agregó.

Pero, ¿por qué eligió Rusia ese momento para reaparecer en el escenario global y cómo ha continuado con su estrategia a través de los años?

  1. Los misiles con capacidades nucleares que Rusia está desplegando en Kaliningrado, el enclave que tiene en plena Unión Europea

La guerra por Osetia del Sur

El conflicto de Osetia del Sur (que incluía al territorio vecino de Abjasia), que se extendió desde el 7 hasta el 12 de agosto de 2008, solo fue una conclusión de una serie de eventos que se habían iniciado 18 años antes, con otro conflicto similar tras la disolución de la Unión Soviética.

Y se disparó precisamente en 2008 después de que esta región decidiera pedirle a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que la reconociera, después de varios intentos, como una nación independiente.

Tal como lo había hecho poco antes con Kosovo.

Esto no le gustó a Georgia, que siempre había considerado a Osetia del Sur como suya (además de que ese conflicto la alejaba de su intención de pertenecer a la OTAN), por lo que decidió -justificándose en el hecho de algunos ataques de soldados separatistas de Osetia del Sur- atacar las tropas que se encontraban en la región el 7 de agosto de 2008.

La respuesta rusa, que puso su ejército a favor de las milicias separatistas de Osetia del Sur, sorprendió a muchos.

"Creo que Georgia pensó que, como Rusia no había reconocido a Kosovo, ir por Osetia del Sur no iba a tener consecuencias graves", explicó Lough.

Tags

Lo Último


Te recomendamos