BBC Mundo

La curiosa historia del puente levadizo más estrecho del mundo

Con una apertura de solo 56 centímetros de ancho, el puente Somerset de las Bermudas es a penas lo suficientemente grande para que quepa el mástil de un velero. Y cruzarlo en auto toma en promedio dos segundos: si estornudas, te lo puedes perder.

Toma una media de dos segundos cruzar el puente Somerset de las Bermudas en coche: si estornudas, te lo puedes perder.

Con una apertura de solo 56 centímetros de ancho, el puente levadizo más pequeño del mundo es a penas lo suficientemente grande para que quepa el mástil de un velero.

Pero la estructura -que conecta el extremo sur de la isla de Somerset con la parroquia de Sandys, en la orilla suroccidental de la principal isla del archipiélago- llegó a ahorrarles a los residentes de Bermuda hasta tres horas de viaje.

"Para las pequeñas balandras de las Bermudas, la ruta más corta hasta mar abierto desde las parroquias era el puente Somerset, en lugar de tomar el largo canal que recorre la costa norte y este", explica Edward Harris, exdirector del Museo Nacional de las Bermudas.

Y es que si bien hoy en día, 10 puentes conectan ocho islas con la parte continental de las Bermudas, pero hace cuatro siglos la única forma de ir de una isla a otra era en barco.

Tags

Lo Último


Te recomendamos