BBC Mundo

La “guerra sucia” entre Tijuana y San Diego por las aguas que contaminan sus costas

Las autoridades de Baja California, en México, y las del sur de California, en Estados Unidos, no logran encontrar una solución al problema de las aguas albañales que aparecen en sus costas de vez en cuando y que son una seria amenaza para la salud a ambos lados de la frontera.

Estados Unidos y México tienen un problema transfronterizo que no entiende de muros.

Las aguas residuales que, de tanto en tanto, llegan a las costas del sur de California procedentes de Tijuana causan quebraderos de cabeza a ambos lados de la frontera.

La situación se agravó en febrero de este año con un vertido masivo de millones de litros de aguas negras en Tijuana que llegaron hasta las playas de San Diego.

Desde entonces, los escapes se producen con regularidad y las autoridades de Imperial Beach, la playa californiana más cercana a la frontera, les reprochan a sus homólogos mexicanos que no solucionan el problema.

Surfistas enfermos

El 12 de diciembre, una filtración en una estación de bombeo controlada por la Comisión Internacional de Límites y Aguas mexicana (CILA) hizo que se vertieran 880.000 litros de aguas de deshecho en el condado de San Diego.

Apenas unas semanas antes, en Imperial Beach saltó la alerta al detectarse otro vertido.

 Imperial Beach, San Diego, California
Las autoridades locales de Imperial Beach, en San Diego, expresaron preocupación por el impacto de los vertidos en los surfistas que suelen acudir a su playa.

Tags

Lo Último

Lo que debe saber


Te recomendamos