“Es preocupante el alto índice de depresión y suicidios por discriminación”: Claudia Martelo

La autora costeña radicada en Barranquilla contará su testimonio de vida y estudios en una ponencia sobre la salud mental para familias con integrantes LGBTI en el Congreso de Psiquiatría a realizarse en la capital del Atlántico.

Por Lina Robles

Desde hace varios años la periodista, pedagoga y escritora Claudia Martelo ha estado estudiando e indagando sobre la salud mental en las familias cuando uno de sus integrantes anuncia su verdadera orientación sexual. Sus investigaciones la han llevado a abordar el tema de la salud mental en estos casos creando una conferencia que dictará a final de octubre en Barranquilla.

“Mi ponencia nació de mi interés personal cuando es preocupante el alto índice de depresión y suicidios por discriminación y la negación de la sociedad para afrontar el tema. Aunque ahora este aspecto está siendo menos tabú y comenzó a ser tocado en diversos congresos de psiquiatría. Esto ha ocurrido en Medellín y en el Congreso ‘Transformando vidas’ de la comunidad trans y en la organización ‘Familiares y amigos unidos por la diversidad sexual en Colombia’ FAUDS que lideraron estos encuentros trayendo exponentes de estos temas en Latinoamérica”, dijo Martelo a PUBLIMETRO.

La autora comenzó a recopilar las enseñanzas que como persona y madre le han dado la vida, en su exitoso libro ‘Madres del triángulo rosa’, en el cual reflexiona tras la confesión que le hizo su hijo mayor al expresar su diversidad. La escritora aseguró que todavía falta mucho para normalizar estas realidades en el aula de clase.

“El tema del bullying y la falta de educación sexual en los colegios en edades tempranas es donde está la raíz de todo para mejorar la salud mental. Lo digo por los casos que he leído y ese es el tema tabú en los colegios. Todos tenemos que hablar el mismo idioma y educar con amor. Debe venir de los colegios la educación porque la sociedad es familia, escuela, estado. Entonces se confunden los valores con las creencias”, afirmó.

El 17 de mayo de 1990 la OMS, hace ya casi 30 años, decidió retirar la homosexualidad del listado de enfermedades mentales. También desclasificó la transexualidad como una dolencia. “Aunque es cierto que se ha avanzado en el tema, todavía falta mucho por hacer”, sostuvo.

Martelo desea hacer visible que la discriminación niega el acceso a las personas LGBTI a oportunidades, recursos y servicios públicos a los individuos debido a su orientación.

“La literatura muestra que dentro de la población joven LGBTI constituye un importante subgrupo en riesgo a suicidarse, ya que son expuestos a situaciones de discriminación, rechazo, violencia y humillación”,  resaltó.

El panorama en el Atlántico

Para la psicóloga y orientadora escolar Ruth Pareja, quien ha estudiado el tema de la salud mental tanto en Barranquilla como en el Atlántico, señaló que las entidades públicas están “perdiendo el año” con la prevención sobre el cuidado de la salud mental.

“No existe una preparación previa en casos de salud mental en el departamento. El médico general solo se dedica cinco minutos hacer una revisión física mas no del ser. Aquí se considera un lujo ir al psiquiatra o al psicólogo por eso las intervenciones no se hacen a tiempo. Jamás se toman el trabajo de formular a su pacientes sí ha tenido pensamiento fatídicos, tiene cambios emocionales o está agresivo esto nunca pasa”.

La psicóloga, quien ha trabajado con entes públicos, señaló que las urgencias mentales no tienen curso en los sistemas de salud locales, solo tienen cobertura si en la EPS o el Sisbén del individuo están contempladas  y en la mayoría de los casos no son atendidas.

“A veces vemos las pataletas de nuestros hijos y pensamos que es normal no se pueden minimizar estos comportamientos. El tema del suicidio es muy complejo. Los jóvenes se enfrentan a una sociedad de aceptación o rechazo al cumplir con las responsabilidades académicas. La separación de los padres, los cambios de vivienda, pérdida de un familiar o amigos son un duelo que si no se realiza de manera adecuada caen un estado de aislamiento y depresión. El tema del suicidio es responsabilidad de todos se debe trabajar de manera intersectorial, todos podemos salvar una vida”, subrayó Pareja.

Las cifras

Este año en el departamento del Atlántico se han presentado 39 suicidios. Siendo los hombres los que han tomado está fatal decisión con 37 casos y 2 mujeres han acabado con su vida en 2019.

Las estadísticas de los casos de suicidio en Barranquilla, muestran una disminución en los casos de suicidios entre enero y julio de 2019 con 21 casos. En comparación al 2018, cuando se presentaron 42.

¿Cómo pedir ayuda?

Martelo también conocida por su blog ‘Mamá millenial’ recomienda buscar ayuda profesional para tratar estos casos de  depresión por acoso o discriminación en los que ha visto detonantes en el comportamiento de los hijos en casa.

“En mi experiencia personal lo que hicimos fue acudir al psicólogo, pero tenemos que escoger a un psicólogo que sea abierto al tema, porque sucede que hay expertos que están todavía con una teorías desactualizadas o combinan su profesión con temas de creencias y eso no ayuda”.

La autora opina que las nuevas tecnologías están acercando cada día más a los pacientes hacia los expertos para que pueden ser consultados en línea.

“Si no puedes salir de la ciudad ya existen muchos psicólogos que atienden por Skype. En Bogotá hay muchos. En Medellín hay fundaciones como FAUDS y la Fundación Sergio Urrego en Bogotá. Los puedes contactar y hay encuentros personalizados”.

Además afirmó que como padres es razonable tomar distancia, leer, documentarse y hasta capacitarse, si es necesario, para brindar el apoyo familiar, que es primordial, para quienes manifiestan comportamientos depresivos.

“No nos podemos quedar en la parte emocional ni en la parte corazón, porque soy la mamá sino que tenemos que ser racionales. La parte emocional te la da la educación, pero tienes que educarte en el tema”.

Martelo está en la búsqueda de generar más espacios de estudio para la salud mental como parte de la formación educativa en colegios y universidades. Estas experiencias las ha compartido en otras ocasiones en grupos como Uninorte Diverso en Barranquilla.

“Estoy estudiando la posibilidad de crear una cátedra LGBTI y de estudios para centros educativos porque en muchas partes del mundo existen. Al visibilizar este tema y normalizarlo creo que se va aceptando y se va reduciendo la desinformación y la discriminación”, concluyó Martelo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo