Las salidas de los migrantes venezolanos tras desalojo en puente de Murillo, en Barranquilla

Sesenta y dos migrantes fueron acogidas en hogar de paso en Malambo. Autoridades locales aseguran que las “soluciones son temporales, más no definitivas” a esta problemática.

Por Lina Robles

Todo comenzó con un solo cambuche que fue habitado, el año pasado, provisionalmente por migrantes venezolanos, en la oreja del puente de Murillo con circunvalar. Sin embargo, con el pasar de los meses, un cambuche dio paso a otro albergue improvisado con cartones y luego a otro, hasta que esta semana terminaron desalojando a más de trescientas personas que vivían allí.

“Nosotros les dimos algunos muebles viejos, se les ayudaba con el agua, con ropa vieja y con lo que podíamos darles. Daba mucho pesar porque había muchos niños. No todos eran venezolanos también había muchos colombianos camuflados, que se aprovecharon de las ayudas que mucha gente les llevó en diciembre”, dijo Rosiris Quintero vecina del barrio Las Moras.

Este martes funcionarios de la Secretaría de Control Urbano y Espacio Público junto a entidades como Pastoral Social, Migración Colombia, Secretaría de Salud y Bienestar Familiar intervinieron el área para desalojar a esta población que habitaba de forma irregular la zona.

“El operativo se llevó a cabo en perfecto orden y no tuvimos que emplear al Esmad. Algunos tuvieron la oportunidad de devolverse a la frontera. Otros los ubicamos a través de ayudas particulares y otro grupo se alojó en Pastoral Social a través de unos hogares de paso. Tratamos de solucionar un tema seguridad y sobretodo de salubridad”, explicó Henry Cáceres, secretario de Control Urbano y Espacio Público del Distrito.

El funcionario informó que el Distrito ha invertido más de 9 mil millones de pesos en el sector salud y otra cifra similar en educación para la atención de la población migrante venezolana que arribó a la ciudad. Migración Colombia estimó en un censo nacional del Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia, que al Atlántico han llegado 42.771 venezolanos a fecha de diciembre de 2018. “Todo esto ha sido una solución temporal, porque una decisión definitiva no está en nuestras manos”, expuso Cáceres.

Según Migración Colombia, Bogotá y los departamentos de Norte de Santander, Guajira, Atlántico y Antioquia, serían los que un mayor número de venezolanos registran dentro de su territorio.

“Se les brindó una oferta de servicios para que en un futuro, en cuestión de días o meses, puedan definir su situación. No vamos a permitir que sean venezolanos o colombianos los que se apropien e invadan este tipo de espacios públicos”, afirmó el secretario de Control Urbano.

Ese mismo día salió un primer bus con los ciudadanos venezolanos que fueron desalojados con destino a Paraguachón, La Guajira, zona límite entre Colombia y Venezuela para aquellos que deseaban volver a su país para respaldar el gobierno de transición de Juan Guaidó. El vehículo tenía capacidad para 40 personas, pero solo 16 aceptaron el beneficio. Muchos aún están a la espera de que el vecino país se estabilice.

En Hogar de Paso

El Secretariado de Pastoral Social- Cáritas de la Arquidiócesis de Barranquilla, acogió desde esta semana hasta el martes 19 de febrero de 2019 a 16 familias venezolanas un total de 62 personas, que fueron desalojadas. Las familias fueron trasladadas hasta la sede ‘Casa de Paso’ en Malambo.

“Nos organizamos en una mesa entidades oficiales y no oficiales. Desde cada una de nuestras dependencias les entregamos una oferta de servicios”, explicó Rafael Portacio, líder de Proyectos del Secretariado de Pastoral Social de Barranquilla, en diálogo con este medio.

Durante dos semanas, la Iglesia católica a través de Pastoral Social, les ofrecerá un techo seguro donde puedan dormir “cómodamente” las familias y puedan recibir las tres comidas diarias, mientras se les ayuda a resolver su situación de estancia en Colombia o de regreso a su país de origen.

“Nos enfocamos en aquellas familias estaban en extrema condición de vulnerabilidad en este espacio, entre recogimos a 62 personas en un gran mayoría mujeres y niños. También hay adultos mayores, madres gestantes y lactantes. La población de menores es alta, casi un 60 por ciento de los migrantes que alojamos son niños”, lamentó

Durante estas dos semanas los venezolanos contarán con atención psicosocial, médica y asesoría jurídica por parte del equipo interdisciplinario de la Pastoral Social y entidades aliadas que se unen al llamado de la emergencia humanitaria mundial para atender la crisis de Venezuela.

La frase: “Acogimos a las familias estaban en extrema condición de vulnerabilidad en este espacio, entre recogimos a 62 personas en un gran mayoría mujeres y niños”, Rafael Portacio, líder de Proyectos del Secretariado de Pastoral Social de Barranquilla.

La cifra: Al Atlántico han llegado 42.771 venezolanos a fecha de diciembre de 2018.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo