“Hace falta rigor en la ley para judicializar los casos de violencia de género”: Zandra Vásquez, secretaria de la Mujer del Atlántico

La funcionaria lidera una cumbre con la rama judicial esta semana para hacer un llamado a la protección de los derechos de las mujeres contra el feminicidio y el maltrato en el departamento.

Por Lina Robles

Los casos de dos mujeres brutalmente agredidas por sus parejas han sido claves para que la secretaría de la Mujer y Equidad de Género del Atlántico haga un llamado a las autoridades con el fin de buscar otras alternativas que amparen a la mujer violentada. En 2015 Yuranis fue atacada con ácido por su expareja en el barrio Rebolo y el año pasado a Yulimar su excompañero le arrancó los dientes con una pinza en el corregimiento de La Peña. Estas terribles historias han sido atendidas por la secretaria de Mujer y equidad de género del Atlántico, Zandra Vásquez, quien busca soluciones para que la judicialización y condena de los agresores a las mujeres sea más afectiva por parte de las autoridades. Durante dos días, Barranquilla será escenario para la realización de la II Cumbre de Género 2017 que inició este jueves con el apoyo de la Comisión de Género de la Rama Judicial y la magistrada barranquillera Margarita Cabello. PUBLIMETRO habló con Vásquez quien explicó los vacíos jurídicos y las dificultades que existen en la ley a la hora de sancionar los casos violencia de género en el Atlántico.

¿Cuáles son los vacíos jurídicos a los que se enfrentan las mujeres a la hora de judicializar a sus agresores en casos de violencia de género?

El problema y la falta de rigor en la ley es grave porque solo cuando las autoridades detienen al hombre pegándole a la mujer en la acción o lo que se llama “en flagrancia” en ese momento lo pueden judicializar, capturar o condenar pero si no lo detienen “en flagrancia” así sea que llegue la mujer sangrando a la comisaría, al hospital o en el peor de los casos muerta el agresor puede quedar libre. Si el comisario o la policía no encuentra al hombre pegándole a la mujer entonces lo dejan tranquilo en su casa, durmiendo en la cama y la mujer es la tiene que salir con sus hijos, muchas veces pequeños, a ver en qué hogar de paso o en qué lugar puede quedarse en las condiciones más infames. Esto lo tenemos denunciar frente a la rama judicial, frente al sistema de justicia para que revisen el tema de la judicialización. Queremos con esta cumbre de la mano de rama judicial dar a conocer los vacíos que existen legalmente. Tenemos la Ley 1259 que describe todas las formas de violencia pero necesitamos también que la aplicación de la ley sea con más rigor.

¿Qué es lo que más la ha inquietado como secretaria de la Oficina de la Mujer desde hace dos años?

La justicia siempre ha sido un desafío. Pienso que la ley hay que referirla desde otro punto de vista en la aplicación de los casos de violencia contra la mujer para los cuales hace falta más rigor. Lo vemos a diario cuando vamos a los municipios y las mujeres nos cuentan la ruta que tomaron y no hay soluciones. Cuando vamos y hacemos pedagogía, porque no se imaginan cuanta pedagogía hay que hacer para que este estado del machismo cambie en el Atlántico. Estamos enseñándole a las mujeres y los hombres qué hay que hacer, cómo activar la ruta, cómo las pueden atender, que conozcan sus derechos y cómo estas entidades garantes las deben atender para cumplir con estos derechos.

¿Cuáles han sido los casos que más la han marcado en su gestión en la secretaría de la Mujer y Equidad de Género?

Han sido muchos y muy dolorosos. Tenemos el caso de Yuranis que le fue deformado su rostro con ácido de batería. Con ella hemos hecho un acompañamiento grande por parte de la Secretaría mediante una tutela que nos ganamos a su favor. Se le hizo una segunda operación pero por las condiciones en que vivía su recuperación iba a ser difícil, porque su pieza era en piso de tierra, donde vivía con sus cuatro hijos. El agresor en este caso está en la cárcel. La cambiamos de domicilio y duró casi un año para que le hicieran la segunda operación por eso pusimos una tutela y se ganó. Este caso fue importante porque conseguimos con la Fundación Natalia Ponce de León que le regalan un cuello ortopédico ya que por su lesión su rostro, se le pegaba al hombro y ahora ya está con mejor el soporte en el cuello. Con nuestros proyectos de autonomía económica aprendió a realizar manicure y pedicure que ejerce desde su casa y la apoyamos con un kit y un bolso con todos los elementos que requiere para este oficio. También tenemos otro caso de Yulimar del corregimiento de La Peña y el crimen brutal que cometió su expareja al sacarle sus dientes con unas pinzas y partirle los huesos de la cara. Estuvimos en la clínica con ella, la acompañamos y conseguimos que le hicieran la rehabilitación de sus dientes y hoy en día ella ya puede volver a sonreír. Son dos casos muy dolorosos pero que al final las mismas mujeres lograron salir adelante.

¿Cómo es el acompañamiento de la secretaría de la Mujer y Equidad de Género en esos casos?

Acompañamos cuando hay niños pequeños que cuatro, cinco años que a sus madres les han quitado la vida y estamos allí con todo el apoyo. Identificamos que pasará con la vida de los niños si quedan amparados con abuelas o tías y sino el ICBF tiene que tomar a los niños y ese seguimiento también lo hacemos. Nos trasladamos con una abogada, con una secretaria y con una trabajadora social que es un equipo interdisciplinario e inmediatamente activamos un proceso para verificar si la Fiscalía está cumpliendo, así como la Defensoría del Pueblo y Medicina Legal. Vamos a las clínicas y acompañamos a las mujeres porque ese es un dolor muy grande y muchas están muertas en vida, con los golpes y con las heridas físicas y psicológicas que han sufrido.

¿En cuando a pedagogía que están haciendo?

Tenemos una campaña que se llama el ‘violentrómetro’ que estamos haciendo en conjunto con la Policía y este mecanismo muestra las diferentes formas de agresión que existen. Desde que comienzas una relación, que al principio es el enamoramiento, pero vemos comportamientos como que tu pareja te empuja, te pellizca y te dice que eso es por “cariño” y es por “amor”, pero el día de mañana esas son alertas que hay que tener en cuenta porque en el futuro se vuelven urgencias y es cuando comienzan los golpes y todas las agresiones que conocemos.

¿Cómo buscan empoderar a las mujeres de escasos recursos?

Estamos impulsando los proyectos de autonomía económica para que las mujeres tengan independencia, para que colaboren más con sus familias. Tenemos a las mujeres empoderadas desde lo social y desde lo político a lideresas que son importantes en sus comunidades que estamos capacitando. Queremos mejorar la calidad de vida de las mujeres en todo sentido y eso es lo más importante en esta política pública. Hemos ido a la feria artesanal más grande de París con los productos de nuestras artesanas y trazando con ellos planes de emprendimiento para que puedan valerse por sí mismas desde esta gestión.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo