Mujeres y hombres con cabello rizado y afro buscan la aceptación de su imagen en Barranquilla

Tendrán un encuentro para reivindicar su belleza natural este sábado en la Universidad del Norte.

Por Lina Robles

Shirley Olaya, camina todos los días hacia su trabajo en una cadena de almacenes de Barranquilla. Lleva como es costumbre una malla blanca en su bolso que cambia a diario porque en el lugar donde trabaja no le permiten llevar su cabello rizado al natural. “Por políticas de la empresa tengo que llevar el pelo recogido, pero lo que no entiendo es porque soy la única que debe llevar la malla en el lugar”, dijo la joven a PUBLIMETRO.

Shirley es una de las interesadas en asistir al primer encuentro ‘Pelo Bueno’ que se llevará a cabo este sábado 16 de septiembre en la ciudad.

‘Pelo bueno’ es una iniciativa ciudadana que inició hace un año en Cartagena y que a través de plataformas virtuales como YouTube, Facebook e Instagram inspira a hombres y mujeres para que lleven su pelo natural, afro o rizado con orgullo.

“Deseamos comunicarnos con chicas y chicos como Shirley e informarles que por Ley tienen derecho al desarrollo de la libre personalidad y que si solo a quienes llevan el cabello rizado al natural les prohíben lucirlo entonces sus superiores están fomentando la discriminación”, explicó la comunicadora social, Edna Manotas y una de las líderes del colectivo barranquillero, ‘Yo amo mis rizos’.

El pelo afro o con rizos ha creado todo un vocabulario a su alrededor que hace parte de la cotidianidad en la costa Caribe. “Yo desde pequeña he estado acostumbrada a que me llamen prieta, paracua, con el pelo apretao, con el cabello cucú, con el pelo malo entre otros términos”, reconoce Shirley.

Para ella como para muchas niñas en el Caribe colombiano llegar a la pubertad significa alisarse el pelo y hasta es común que el costoso tratamiento sea el regalo que reciben las jóvenes al cumplir los 15 años “Mi mamá siempre decía “a la niña hay que arreglarle el paraco” y hago énfasis en la palabra ‘arreglarle’ como si mi cabello no tuviera arreglo y fuera una vergüenza”, recalca la joven trabajadora.

Ese paso hacia la juventud puede acarrear para las jóvenes con rizos dolor debido a los peligrosos tratamientos a los que someten al querer llevar el cabello liso. “A una prima mía le quemaron el cabello y el cuero cabelludo al aplicarse el aliser porque esa sustancia es como un ácido que quema la piel”, aseguró Shirley.

La transición hacia el cabello natural después de haber pasado por el tratamiento de aliser es otro de los problemas que enfrentan los chicos y chicas que desean volver a llevar sus rizos. “El proceso es muy lento porque cuando te alisas el pelo es como si te aplicaras un tinte, no se quita de la noche a la mañana y el pelo tiene crecer de nuevo natural desde la raíz. Es un proceso muy desgastante porque tienes que recogerlo hasta que nazca natural. En mi caso me tocó cortarlo de raíz”, explicó Manotas.

Para las creadoras de los colectivos ‘Pelo bueno’ y ‘Yo amo mis rizos’ la presión social proviene desde el hogar. “Desde pequeñas vemos a nuestras madres que nos amarran el pelo, nos hacen trenzas, nos mandan a alisar y vemos que todo comienza desde la familia y es allí donde hay que trabajar”, insistió Manotas.

En el evento ‘Pelo Bueno’ se abordarán tópicos sobre los estereotipos frente al cabello rizado, consejos para el cuidado del cabello y herramientas de empoderamiento personal.

"El propósito de Pelo Bueno es reivindicar la belleza heredada de África promoviendo su aceptación y la compresión de la historia y la ascendencia afrocolombiana. Buscamos también utilizar el cabello como un pretexto o vehículo para poder generar reflexiones y debates sobre temas coyunturales como el racismo e imagen de la mujer en el contexto local", detalló Cirle Tatis, creadora de Pelo Bueno.

El encuentro Pelo Bueno en Barranquilla hace parte de la gira que tendrán por varias regiones de Colombia. Tatis, cartagenera de 28 años, visitará 6 ciudades compartiendo un mensaje de amor propio y aceptación.

El evento cuenta con el apoyo del Centro de Educación Continúa, CEC, y del Colectivo Yo Amo Mis Rizos, un grupo de mujeres que trabaja por promover el amor por el cabello natural y que ha venido desarrollando distintos conversatorios sobre el tema.

La cita es este sábado 16 de septiembre a las 2 p.m. en el Auditorio de la Universidad del Norte. Primer piso del bloque F.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo