Tita Pernett, la carnavalera del Cipote Garabato, que despedirá al papa en Cartagena

Hace parte de la delegación que despedirá al sumo pontífice este domingo en el aeropuerto Rafael Núñez.

Por Lina Robles

La danza que escenifica la ancestral batalla entre la vida y la muerte está de luto.  El caporal del Cipote Garabato Humberto Pernett falleció el pasado 16 de agosto y los herederos de su legado luchan porque esta expresión de la fiesta siga más viva que nunca como representantes del Carnaval de Barranquilla en la ceremonia de despedida del papa Francisco este domingo en Cartagena. “Mi hermano metió su ‘manito’ en el cielo para que fuéramos a ver al Papa”, dijo Tita Pernett, hermana del caporal a PUBLIMETRO.

La vicepresidenta de la danza se prepara para ir decirle a adiós al papa y a la vez para rendirle un homenaje a su hermano fallecido. “Es una bendición porque no todos tenemos esa oportunidad de ir y estamos agradecidos de ojalá poder recibir un saludo de Francisco, así sea de lejitos”, resaltó Pernett.

Esta danza se presentará junto a otros 147 músicos y carnavaleros este domingo 10 de septiembre a las 6:30 p.m. en el Aeropuerto Rafael Núñez en una ceremonia que será transmitida a más de 100 millones de espectadores en el mundo. “Yo tenía mucha esperanza de que mi hermano Humberto pudiera llegar con vida hasta que viniera el Santo Padre, pero hay que aceptar la voluntad de Dios y ya Humber nos verá desde el cielo”, explicó Tita conmovida.

El Cipote Garabato llevará 13 parejas que ejecutarán danzando con sus bastones coronados con brillantes lazos en rojo, verde y amarillo una calle de honor a la reina del Carnaval y a varios artistas de la Banda de Baranoa, que bailarán en bloque en la pista del terminal aéreo.

Este garabato junto a la cumbiamba El Gallo Giro y al Torito Ribereño mostrarán toda la belleza del Carnaval de Barranquilla ante el Papa Francisco y ante el mundo. “Así sea lo veamos desde lejos pero una sola bendición del Papa será suficiente”, concluyó Pernett.

Cipote tradición

El Cipote Garabato cumple 27 años existencia en los cuáles ha ganado 25 Congos de Oro y un segundo puesto. “Solo hemos perdido una vez pero no nos sentimos perdedores porque bailamos divino en el desfile de la 17”, recordó la garabatera.

Tita tiene 30 años de estar bailando cada mes de febrero las estrofas del garabato de Emiliano “Buenas noches presidente/buenas noches ¿Cómo está?” y no duda en que cambiará el nombre del presidente por el de Francisco, como es costumbre al cantar las rimas.  “Yo siempre he sido creyente. Le pedí tanto a Dios en la enfermedad de mi hermano que no sintiera dolor y no tuvo dolor. Nos aferramos mucho a Dios y él tuvo mucha misericordia. Hoy al sentir este llamado de Carnaval nos sentimos muy satisfechos”.

Esta carnavalera comparte su pasión por la fiesta del dios Momo con su fe católica como voluntaria de la Iglesia de San Jerónimo que junto a su comunidad ayudó a construir, debido a que en el pasado la eucaristía la oficiaban bajo el tejado de un parque. “Soy vecina de la iglesia y la misa se daba al lado de mi casa al aire libre. Poco a poco nos donaron esa iglesia colaborando entre todos”, recordó.

Tita no entiende los argumentos de algunas personas que piensan que el Carnaval es una fiesta pagana que no tiene ninguna relación con el catolicismo que predica Francisco. “La gente tiene un concepto negativo del Carnaval siendo que esta fiesta lo más divino. Cuando sales a esa Vía 40 y como artista das todo lo que tienes de tu ser en los desfiles, esa es una experiencia inolvidable. Creo que ningún barranquillero se debe quedar sin participar de esta fiesta”.

Esta mujer asegura que sus hijos son los integrantes de la danza que este domingo espera contagiar con su alegría la partida del papa hacia su destino en Italia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo