El peligro de las cirugías estéticas ilegales en Barranquilla

Se han presentado tres fallecimientos registrados entre 2016 y 2017 a causa de presuntos procedimientos estéticos irregulares.

Por Lina Robles

Angie Carolina Mendoza, de 23 años, fue abandonada en la sala de urgencias del Hospital Metropolitano en Barranquilla, luego de someterse a una cirugía plástica en los glúteos en septiembre de 2015.

Las autoridades investigaron por qué Angie terminó allí y el pasado martes fue condenada a tres años de prisión la esteticista, Érika Soraya Ordóñez Rodríguez, quién le practicó el procedimiento irregular a la joven.

La muerte de Angie conmocionó a los barranquilleros en 2015 debido a la forma en cómo fue entregada la víctima, al borde de la muerte. “La dejaron tirada en urgencias como si ella no valiera nada”, dijo Gilberto Plata, familiar de la joven.

Colombia está entre los diez países donde más cirugías plásticas se realizan, según indica el informe de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética, Isaps en 2016.

Según reporta la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, nuestro país ocupa el sexto lugar en procedimientos quirúrgicos de senos y el cuarto lugar en procedimientos quirúrgicos en cuerpo y extremidades.

En Barranquilla hay 89 centros de medicina estética y cirugía plástica autorizados por la Secretaría de Salud para ejercer su oficio.

Según la secretaria de esta cartera, Alma Solano Sánchez, solo en estos centros se pueden realizar procedimientos de estética invasivos o aquellos que impliquen introducir elementos en el cuerpo como inyecciones y otros dispositivos.

La funcionaria invitó a la ciudadanía a denunciar los centros “piratas”. “Que revisen por internet quiénes ofrecen los servicios y verifiquen si están autorizados, con el fin de evitar procedimientos que pongan en riesgo su vida”, indicó.

Para el experto Ulahy Beltrán López, médico cirujano y especialista en Gerencia de Servicios de Salud de la Universidad del Norte, hay confusión a la hora elegir al profesional que realizará los procedimientos. “Una cosa es la medicina estética y otra la cirugía plástica. En ambos casos son médicos los que las ejercen pero uno hace una especialidad en cirugía plástica reconstructiva y el otro profesional hace una formación no especializada en medicina estética y eso genera equivocaciones en la ciudadanía a la hora de buscar la idoneidad del profesional que lo va a atender”.

La historia de Angie

Angie presentó “complicaciones cardíacas”, según indicó la Policía, cuando le inyectaron con una aguja con una sustancia en los glúteos, que perforó una arteria principal provocándole a la mujer problemas cardio respiratorios.

La Fiscalía de la ciudad informó que el cadáver de Angie presentaba varias “incisiones en los glúteos y endurecimiento en esa área”.

El procedimiento fue realizado en una estética ilegal propiedad de la cosmetóloga Érika Ordóñez, ubicada en un apartamento en el barrio Porvenir, en el norte de la ciudad.

Conocida por familiares y amigos como ‘La Flaca’, por su delgada contextura, Angie era una hermosa ama de casa que conformaba un hogar armonioso. Recientemente su esposo le había comprado un carro a la joven para que se desplazara por la ciudad.

Angie había laborado en la ciudad como vendedora en boutiques y en un Spa cuando conoció a quien sería su esposo James Jiménez Meza, con quien tuvo una hija, que dejó huérfana al cumplir tan solo un año de edad.

Angie, anteriormente se había realizado otros retoques en su figura en la estética Érika Ordoñez, muchos de ellos, los efectuó sin consultarles a sus allegados, explicaron familiares de la fallecida.

El esposo de Angie, quien contaba con altos ingresos, era la cabeza del hogar y complacía a su mujer en todos sus gustos. La pareja residía en el barrio San Isidro.

Los amigos y familiares de Angie todavía no se explican como una mujer tan joven y bella tuvo un trágico destino.

La esteticista Ordoñez deberá pagar 18 meses en detención domiciliaria debido a que ya cumplió el tiempo restante de reclusión y había quedado en libertad desde el pasado mes de junio.

Entre 2016 y 2017 se han presentado tres muertes asociadas a presuntos procedimientos estéticos en la ciudad. Los casos son los de María del José Ríos y Junior Machado Pérez, ambos fueron tratados con los especialistas Sales Puccini, que están siendo investigados por estos casos y el fallecimiento de Yineth Rodríguez a raíz de una cirugía de aumento de senos.

Un médico sin papeles

Juzgado 34 Penal de Bogotá con función de garantías profirió medida de aseguramiento domiciliaria el pasado 4 de agosto en contra de Carlos Gutiérrez Cure, médico cirujano, de quien se presume hacía intervenciones estéticas con títulos falsos.

Gutiérrez Cure se acredita como médico especializado en cirugía plástica y estética de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Unmsm), en Perú; entidad que mediante certificación académica allegada a la Fiscalía, no reconoce al supuesto profesional como egresado de esa facultad.

En la cuenta de Facebook del presunto cirujano aparecen varias fotografías de famosos colombianos, hombres y mujeres, que utilizaron los servicios de Gutiérrez Cure en Barranquilla.

El juzgado le suspendió la licencia para practicar cirugías estéticas, permiso que había sido concedido con fundamento en la resolución 4176 de marzo de 2014 por parte del Ministerio de Educación Nacional, al parecer mediante actos de corrupción por parte de servidores de esa entidad estatal.

El médico Gutiérrez Cure se expone a una pena privativa de la libertad en centro carcelario que oscila entre 6 y 10 años de prisión, en caso de ser hallado responsable.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo