La facultad de Bellas de Artes se cae a pedazos y estudiantes protestan pacíficamente en Barranquilla

Los alumnos piden una solución al deterioro de la institución. Durante tres días no han permitido el ingreso de docentes ni de personal administrativo a las instalaciones del centro educativo. La manifestación continúa este viernes.

Por Lina Robles

 A dos meses de haber colapsado el edificio de música de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico, el pasado 18 de junio, los estudiantes protestaron esta semana debido a que la administración no ha cumplido con los plazos para reparar la estructura.

“Los encargados hicieron un estudio de habitabilidad y se comprometieron a hacer unas adecuaciones, pero vemos que los días pasan y el edificio cada día se deteriora más”, dijo a PUBLIMETRO Junior Villarreal, estudiante de Arte Dramático y representante de los alumnos.

Los estudiantes denunciaron que actualmente los espacios de la galería, el teatro, el taller de grabado, el salón de arte dramático y el edificio de música Pedro Biava han sido desocupados, porque no se puede dar clases o realizar alguna actividad en ellos.

“En el edificio de música desplomado todavía es la hora en que no han movido ni una piedra por parte de la aseguradora. Vemos que cada día el lugar donde estudiamos se destruye y nadie hace nada”, advierte Villarreal.

Los que antes eran salones inundados de música, pintura, danza y juventud universitaria hoy se ven desolados, vacíos y sellados con cintas de advertencia, pues la administración teme que los techos de otras edificaciones se vengan abajo, literalmente.

El estudiante hizo énfasis en que el rector de UniAtlántico, Carlos Prasca, se ha reunido en varias ocasiones para discutir el tema. “Sabemos que el rector ha querido cumplir con todos los plazos de entrega de las obras, pero es el personal administrativo el que no ha cumplido con los plazos”, resaltó el representante.

Ante la emergencia que presenta el edificio, los estudiantes han sido trasladados a otras instalaciones para recibir las clases en la Alianza Francesa, en la sede centro de UniAtlántico y en dos estudios de grabación que fueron contratados para que los alumnos puedan recibir clases de música.

Desde el martes pasado, más de 100 estudiantes se tomaron la sede educativa para hacer un plantón artístico, y no han permitido que entren docentes ni personal administrativo al inmueble.

Hoy continúan las manifestaciones. “Queremos que nos definan qué pasará con el futuro de Bellas Artes y por eso nos tomamos las instalaciones con nuestro arte, teatro, con body paint, música y objetos no convencionales”, detalló Villarreal.

Incluso, las noches del miércoles y jueves los estudiantes acamparon a las afueras de la universidad para que escucharan sus voces. “Ampliaremos la protesta porque queremos soluciones concretas”, advirtió el estudiante.

 Lo que dice UniAtlántico

PUBLIMETRO se comunicó con las directivas de la institución, que se limitaron a responder los cuestionamientos con un comunicado en el que, aseguran, “la situación de Bellas Artes es prioridad para las directivas académicas en UniAtlántico”.

En el documento, el Consejo Académico de la Universidad del Atlántico rechaza la toma pacífica de los estudiantes, asegurando que “dichas actuaciones conllevan a la interrupción de las clases y planes curriculares programados, siendo perjudiciales al derecho a la educación de muchos miembros de la comunidad estudiantil y que, a su vez, repercuten en el incumplimiento del año lectivo y afectan la calidad del servicio educativo”.

Las directivas además expresan “su preocupación”, e invitan a los estudiantes  “a acogerse a la propuesta de un diálogo abierto y constructivo”.

Según el Consejo Académico, en sesión del 15 de agosto de 2017, se presentó un informe de todas las acciones desarrolladas por las directivas institucionales y la Ciudadela Universitaria.

Estas “incluyen los estudios desarrollados por expertos y especialistas sobre el estado actual de la infraestructura y planes de inversión para superar el impacto del colapso de una parte del edificio, ocurrido el pasado 18 de junio”, asegura la institución.

El documento también enumera una serie de acciones que aseguran haber ejecutado para resolver la situación (ver recuadro).

“De parte de las directivas, existe un compromiso para realizar las inversiones que mejoren la habitabilidad y se ajusten a las necesidades de calidad para la formación y demás actividades de la nuestra Facultad de Bellas Artes”, concluye el comunicado.

 Historia de Bellas Artes

La Escuela de Bellas Artes es una de las instituciones de formación artística más antiguas de Colombia. Fue creada hace más de 70 años, según la Ordenanza Departamental N.º 70 de 1939. A mediados de 1940, se firmó la Ordenanza N.º 35 que ordenó establecer el Museo del Atlántico, conformado por 17 institutos educativos, entre ellos la Escuela de Bellas Artes.

En 1979, el Consejo Superior de la Universidad del Atlántico creó la Facultad de Bellas Artes con los programas de Música y Artes Plásticas. Como primer decano se nombró a Alfredo Gómez, gran conocedor de todas las manifestaciones artísticas.

En sus salones transitaron artistas como Alejandro Obregón, Cecilia Porras y Enrique Grau, entre otros.

En 1998, se agregó una Escuela de Arte Dramático para la formación de actores profesionales, recogiendo así una vieja tradición artística que se dio en la ciudad desde finales del siglo XIX.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo