Una semana después mancha de aceite vertida en el Río Magdalena no ha sido recogida

La emergencia ambiental se agrava con la llegada de las lluvias y amenaza la pesca y la vida silvestre del afluente.

Por Lina Robles

Los pescadores del área del río Magdalena y en Las Flores se mostraron preocupados por los constantes vertimientos de aceite y otros líquidos que contaminan las aguas del afluente. “Estamos contaminando nuestra fuente de alimento y de agua. No es la primera vez que vemos estas manchas de aceites en el río y los responsables deben ser castigados”, dijo el miembro de la Asociación de Pescadores de Las Flores, Elkin Torres a PUBLIMETRO.

El pasado jueves las autoridades ambientales encendieron las alarmas para denunciar que una mancha oscura con un líquido similar a un aceite o un hidrocarburo avanzaba por el río peligrosamente hacia la bocatoma del acueducto de  Puerto Colombia, que por el lapso de unas horas tuvo que ser cerrado.

Según las investigaciones, el aceite fue vertido por una alcantarilla en el barrio Pasadena cercano al puente Pumarejo.

Como medida preventiva la Corporación Autónoma Regional CRA junto con Barranquilla Verde organizaron un dispositivo tipo barrera de contención, que detuvo el avance del líquido, sin embargo con la llegada de las lluvias esta semana la mancha se está filtrando por los bordes y todavía no sido recogida.

Sobre los responsables, Alberto Escolar, director de la CRA manifestó que se van a adelantar acciones para dar con los culpables y que asuman el daño ambiental han causado, además les serán impuestas las respectivas sanciones por el manejo inadecuado de ese tipo residuos.

"Hay que aclarar que las redes de alcantarillado no deben usarse para disponer residuos de hidrocarburos, en ese sentido el control sobre las estaciones de servicio es fundamental. Cuando hagan descargas de aceites usados o algún tipo de combustibles deben tener algunas medidas de manejo y eso no se cumplió", afirmó Escolar.

¿Cómo se ha manejado la emergencia?

La Corporación Autónoma Regional del Atlántico C.R.A, una vez conocido el caso, desplazó un equipo técnico que inició las acciones de contingencia de acuerdo al protocolo establecido para este tipo de derrames.

La inspección estuvo a cargo de la ingeniera química Geinny Vásquez, que inició un recorrido sobre la red de alcantarillado que se encuentra ubicada detrás de las estaciones de servicio y los talleres de mecánica ubicados en la calle 17, exactamente a la entrada del puente Pumarejo.

Allí, en compañía de funcionarios de la empresa Triple A, se destaparon los manjoles y se evidenció acumulación de grasa y aceite. Posteriormente, se ingresó a las instalaciones de la empresa Triple A y se evidenció en mayor proporción la acumulación del mismo contaminante.

El equipo, también ingresó a la construcción del puente Pumarejo y observó en el canal donde se descargan las aguas residuales, acumulación de grasa y el paso del aceite. Lo anterior permite presumir que esa tubería es la que proviene de dicho sector, y que por lo tanto el aceite podría tener origen desde esos negocios de talleres y lavado de vehículos.

Por fortuna la bocatoma de Barranquilla, operada por la empresa Triple A, no se ha visto afectada por el derrame de aceite.

Según la ingeniera, la cantidad de vertimiento es considerable y podría alterar los parámetros físicos y químicos del agua, por lo cual la situación fue atendida por la Corporación, iniciando de inmediato la barrera de contención para evitar la propagación de los líquidos contaminantes y ordenó el retiro de dicho derrame, a través de la empresa especializada S.O.S Contingencias en alianza con la empresa Acuamar, y con el acompañamiento de la DIMAR.

El procedimiento utilizado para el retiro del aceite es a través de un equipo llamado Skimmer y es un desnatador, con barreras de 24 pulgadas y tanques de armado rápido. Todo esto será transportado aguas arriba del río Magdalena en una embarcación tipo remolque hasta donde tienen confinado el producto.

El plan de acción consistió en llegar al sitio, instalar una barrera de refuerzo, armar los tanques de almacenamiento que tienen capacidad para tres mil galones y con el Skimmer iniciar la recolección del aceite. Para la activación del plan fue necesario el desplazamiento de una grúa para el cargue de las embarcaciones.

Como detectives hallan el rastro

En presencia de la comunidad del barrio Pasadena, se adelantó la investigación para dar con el lugar de donde salió la mancha de aceite.

El grupo de entidades, liderado por la seccional de Delitos Contra los Recursos Naturales y el Medio Ambiente del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía de Barranquilla, realizó un recorrido desde la ubicación de la mancha de hidrocarburo hasta una tubería que tiene la bocatoma en el caño Pasadena.

Con el apoyo de funcionarios de Barranquilla Verde, fueron de manjol en manjol, incluso por dentro del acueducto, hasta que lograron encontrar el sitio desde donde, presuntamente, se realizó el vertimiento.

El predio está ubicado sobre la carrera 8 entre calles 8 y 6. Técnicos del CTI de la Fiscalía realizaron una prueba de color (que consiste en verter un tipo de color en la alcantarilla que marca el recorrido y el lugar a donde llega) que permitió evidenciar, que efectivamente de ese sitio salió el aceite.

La investigación del ente acusador debe ahora establecer las responsabilidades del vertimiento y quien inicialmente debe responder es el titular del predio, donde además se evidenció que se lavan tractomulas. Al parecer, no sería la primera vez que este tipo de vertimientos en la zona.

Contaron trabajadores del sector a este medio que en otras ocasiones se ha apreciado la mancha de hidrocarburo, sólo que en esta ocasión la cantidad fue tan considerable que se notó su presencia en el río y puso en peligro la captación de agua para el acueducto de la ciudad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo