La peligrosa práctica de la bola de candela: Entre la prohibición y la tradición

Se han presentado tres incidentes asociadas al alarmante ‘juego’ en municipios del Atlántico y Magdalena. Expertos opinan.

Por Lina Robles

Varios conatos de incendio, protestas y hasta asonadas ha dejado como saldo este año la tradicional práctica de la bola de candela en varios municipios de la costa Caribe.

El último episodio ocurrió en Baranoa, Atlántico, en las fiestas patronales de Santa Ana, donde ocurrió un conato de incendio en la iglesia de esa población. Las llamas causaron daños en una de las puertas de acceso al templo parroquial.

La bola de candela es un juego de pelota en el que niños, jóvenes y adultos arman con trapos viejos y alambres una esfera que luego es encendida con la ayuda de gasolina. La bola en llamas es pateada por lanzados futbolistas que se pelean el ‘honor’ de tocar el balón. “Este juego es de tiempos antiguos y es normal que los niños y los jóvenes lo practiquen para la época de la Virgen del Carmen y aunque lo quieran prohibir ellos volverán a jugarlo”, dijo Samuel Hernández habitante de Malambo a PUBLIMETRO.

La tradición

Aunque la costumbre se practica todo el año tiene sus momentos cumbres a mitad de año y en el mes de diciembre. “Creemos que la tradición se desprende de los españoles y del culto a los santos y a la virgen. En diciembre es particular por la devoción a la Virgen Inmaculada cuyo símbolo es la luz el 7 de diciembre”, opinó dijo Álvaro Marte, Director de Museo de Antropología, consultado por este medio.

La tradición también coincide en los meses de junio y julio con el periodo del solsticio de verano en el hemisferio norte. “Es común que las culturas prehispánicas como la Maya que fuera importante solsticio de verano y en sus construcciones alineadas con la astronomía hay vestigios de esa relación que puede estar presente en la luz”, explicó Libardo Barros, doctor en Antropología de la Universidad de La Habana.

A mitad de año, la costumbre va ligada a las procesiones religiosas que van acompañadas por castillos de pólvora, voladores y por la famosa ‘vaca loca’, en la que un hombre representa el papel de una vaca, portando una estructura en su cuerpo similar al cuerpo del animal del que se desprenden juegos pirotécnicos.

Los más osados al final de las procesiones encienden las bolas de candela y se atreven a patear la pelota descalzos, intentan hacer piruetas con ella y hasta hacen de pases de cabeza quemándose el cabello, que luego es mostrado como un signo de valentía y orgullo por parte del jugador, a pesar de que algunos espectadores o jugadores salgan lesionados. “Recuerdo en un pueblo cercano a Soplaviento que hubo un hombre que logró quemarse gravemente por estas bolas de candela”, afirmó Barros.

Su relación con Tánatos

El investigador Barros señala que la tradición también podría ser complementaria de las que se practican en México. “El fuego es purificación a pesar de ser peligroso. Octavio Paz escribió un ensayo sobre las celebraciones mexicanas en el que describe que el mexicano siempre cuando celebra parece que jugara a la muerte y esa costumbre es muy latinoamericana”.

También recalcó que la vida y la muerte hacen parte de esta tradición asociada a Tánatos el dios griego de la oscuridad. “Hay un Tánatos en la celebración porque es el sentir que estoy alegre pero tengo una tendencia a querer morir celebrando y hay esa paradoja, al igual que pasa con las corralejas en el Caribe, es una fiesta donde la gente expone la vida”.

Prohibición en Malambo

La Alcaldía de Malambo mediante decreto 173 del 12 de julio 2017 prohibió la venta, distribución y uso de las “Bolas de Candela” en toda la jurisdicción del municipio de Malambo. “Todo menor de edad que sea sorprendido manipulando bolas de candela será puesto a disposición de la Comisaría de Familia y se citará a los padres para establecer los debidos compromisos”, anotó el alcalde de Malambo, Efraín Bello.

Durante las fiestas patronales de la Virgen del Carmen y de María Magdalena en Malambo hubo más prohibiciones que se extenderán en esta área metropolitana de Barranquilla hasta el fin de semana. “El consumo excesivo de bebidas alcohólicas es un factor que incrementa la criminalidad, alteración del orden público y accidentes de tránsito, por lo tanto hago un llamado a toda la comunidad para que festejemos moderadamente y en especial con tolerancia, y también respetemos a las autoridades que nos van a garantizar la seguridad”, precisó Bello.

La medida prohibitiva se tomó por los múltiples accidentes que hubo el año pasado durante los festejos a la patrona de Malambo, donde resultaron quemados niños y adultos que no estaban participando de la práctica.

Protesta

Los habitantes del municipio de Malambo protestaron con grafitis ante la medida de la Alcaldía de prohibir las bolas de candela. En los grafitis se leía “Aceptamos créditos” y “Dios bendiga este negocio”, con una A mayúscula encerrada en un círculo negro que fue asociado a lo diabólico. La Alcaldía de Malambo atribuye estas ‘pintadas’ a una retaliación por el decreto que prohíbe el uso de ‘bolas de candela’ en el municipio durante las celebraciones de Santa María Magdalena.

Otras paredes alrededor de la plaza principal del municipio también fueron pintadas. En el antiguo colegio Jaime Pumarejo, donde actualmente funciona la Secretaría de Educación, escribieron “Nunca seré Policía”, y en una casa vecina pusieron “Luchemos por la tradición, Juventud Independiente”, en una clara alusión al malestar por la prohibición de las bolas de candela.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo