“Hasta siempre Tamara”: desapareció la tití cabeciblanco, que fue líder de su manada en Atlántico

Protagonizó el documental ‘Colombia magia salvaje’.

Por Lina Robles

Algunos podrían confundir su nombre con el de una cantante de pop o una actriz de cine y es posible que tengan razón porque la tití Tamara era la estrella de su manada por 16 años de su longeva vida.

El tití cabeciblanco es un primate del Nuevo Mundo que se caracteriza por su mechón de pelo blanco, que le da su nombre y es una especie única en el mundo en peligro de extinción de los cuáles solo subsisten siete mil individuos. Actualmente viven en los bosques secos tropicales de la Costa Norte del país y parte del Urabá antioqueño.

Los científicos del Proyecto Tití se percataron de la desaparición de Tamara, quien fue vista en medio de la espesura del bosque por última vez en marzo de este año. “La situación de Tamara es algo que se da en el bosque de manera natural. Todos los animales tienen ciclos de vida y Tamara sobrepasó los estándares del tiempo que teníamos registrado que una titi vivía en medio silvestre a lo largo de estos 30 años que venimos investigando la especie”, contó Johanna Vega Abello, subdirectora de operaciones de Proyecto Tití a PUBLIMETRO.

La vida de Tamara

Tamara fue el primer tití que la fundación Proyecto Titi ha seguido durante más de 16 años y era la líder del grupo 11 de la reserva. Hacía tres años esta famosa primate tuvo que cambiar de pareja debido a la fatalidad por la pérdida de su primer compañero que fue cazado por un águila. “Tamara tuvo una vida bastante longeva, productiva porque hasta hace poco más de un año tuvo crías a avanzada edad”.

PUBLIMETRO pudo registrar el año pasado la historia de Tamara, en ese momento, a pesar de la pérdida de su compañero, esta tití no se quedó sola sino que había conquistado la atención de Octavio, un ejemplar 13 años más joven que ella, con el cuál volvió a reconstruir su manada. Este caso causó sensación entre los biólogos del proyecto porque al igual que los humanos estos primates pueden crear lazos de afecto sin que la edad sea un impedimento. “Para nosotros es una noticia dura porque la vimos nacer, crecer y desaparecer. Ella nos acompañó durante estos años sentimos a la vez agradecimiento de haber podido observarla durante todo su ciclo vital y ha sido el único tití que hemos podido observar a lo largo de toda su vida”, lamentó Vega.

A pesar de carácter aguerrido y su valentía con la cual había podido dominar a su grupo e impedir que algún miembro de su manada asumiera el liderato, Tamara cedió terreno ante su propia hija Angie, quien asumió desde su partida el destino de su grupo. “Por lo general los titíes conforman su familia y luego se salen del grupo no sabemos después qué pasa con los titíes que se alejan de sus familia y ella siempre se mantuvo como hembra dominante de su grupo y eso nos permitió a nosotros observarla durante su ciclo vital así que aprendimos muchísimo de ella”, agregó Vega.

Tamara su manada, pequeños y frágiles, habían soportado no solamente el exterminio de su especie que es cazada y vendida para la experimentación médica sino también debieron luchar en 2009 contra la construcción de un megaeropuerto, que iba a ser instalado por el gobierno nacional cerca de la reserva entre Barranquilla y Cartagena. Tamara y su grupo ganó este último desafío gracias a la presión de la opinión pública logrando detener el megaproyecto y que su bosque fuera declarado como área protegida.

La atracción de los paparazzi

Además Tamara era muy fotogénica y logró ser captada en cientos de imágenes, por equipos de la National Geografic y Discovery Chanel y muchos paparazzi de la naturaleza que viajaron a conocerla. “Una de las características de Tamara es que era una hembra valiente y que a diferencia de otros titíes, que se esconden, ella siempre estaba como muy vigilante y atenta de las personas que iban a observarla y esa curiosidad de ella nos permitía obtener muy buenas imágenes de ella y muy buenos acercamientos”, explicó la directora de operación del Proyecto Tití.

Uno de los sus últimos logros fue haber sido la estrella del documental ‘Colombia magia salvaje’ e hizo parte de la imagen del audiovisual. “Este documental obtuvo muy buen material de Tamara y yo creo que también por la calidad de las tomas que pudieron lograr fue que ella estuvo en los afiches publicitarios de la película”, resaltó Vega.

El Proyecto Tití solo tiene palabras de agradecimiento para la que llaman, la tití costeña más fotografiada del mundo. “Gracias a ella pudimos entender muchas cosas sobre la conformación de las familias de los titíes, que ahora estamos aplicando en nuestros programas educativos, comunitarios y de investigación para poder ayudar aún más a la especie. Gracias y hasta siempre Tamara”, concluyó Vega.

Sobre el Proyecto Tití

El Proyecto Tití fue fundado en el año 1985, en Colosó (Sucre). Posteriormente, en el año 1999, fue trasladado a Santa Catalina (Bolívar), desde donde opera actualmente. Desde sus inicios, el Proyecto Tití ha enfocado sus esfuerzos en la generación de conocimiento científico sobre la biología y la ecología del tití cabeciblanco, que apoye el diseño e implementación de estrategias que promuevan su conservación a largo plazo. Pero también, el Proyecto Tití, ha trabajado intensivamente en la sensibilización de las personas sobre la importancia de esta especie y de su conservación, las amenazas que enfrenta y las posibles soluciones para garantizar su supervivencia en el largo plazo.

El equipo del Proyecto Tití se compone de profesionales colombianos especializados en las diferentes áreas del Proyecto (investigación, educación, desarrollo comunitario, gestión ambiental) y de sus respectivos equipos de apoyo, quienes, día a día, se encargan de implementar los programas y proyectos a través de los cuales se desarrolla su misión institucional.

El Proyecto Tití es operado y administrado en Colombia por la Fundación Proyecto Tití, organización privada, sin ánimo de lucro, creada en el año 2004.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo