“Estoy segura que en Colombia van a ser capaces se sobrepasar las diferencias en el Proceso de Paz”: Embajadora de Suecia en Colombia

Marie Andersson de Frutos entregará su cargo de 10 años en la embajada con un acto de restitución de tierras en el desaparecido corregimiento de Salaminita, jurisdicción de Pivijay, Magdalena.

Por Lina Robles

Agradeciendo a Colombia por abrirle la puerta y sintiéndose afortunada de poder trabajar en el Proceso de Paz colombiano, Marie Andersson de Frutos, embajadora de Suecia en Colombia estuvo en una conferencia en la Universidad Autónoma del Caribe en Barranquilla hablando de la paz y de los procesos que lidera el ente diplomático en la Costa Caribe.

Entre ellos destacó que su último acto antes de entregar sus credenciales como embajadora será volver las primeras semanas de agosto al corregimiento de Salaminita, Magdalena para acompañar a sus pobladores quienes fueron desplazados por el Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), que destruyó este caserío habitado por 211 personas, que tuvieron que huir dejando todo lo que tenían atrás, el 7 de junio de 1999.

Andersson también habló de las iniciativas que mantiene la embajada en Barranquilla y del futuro del Proceso de Paz en el país desde su perspectiva.

¿Cómo opera la Embajada de Suecia en Colombia con iniciativas en la Costa Caribe?

Nosotros no tenemos proyectos sino que apoyamos procesos. Miramos donde queremos ir y buscamos los socios y empujamos las acciones. Estamos con la Unidad de Reparación de Víctimas y la Unidad de Restitución de Tierras. Estas dos unidades son socios muy cercanos a nosotros donde estamos trabajando en reparación colectiva, que es un tema al que le hemos apostado con Acnur, por ejemplo. Cuando se trata de restitución de tierras allí tenemos muchos casos en la Costa Caribe.

¿Nos podría hablar de uno de esos casos en específico?

Salaminita es uno de esos casos, que es muy emblemático y muy terrible. Uno no entiende cómo puede pasar esto. Es por ello que vamos a hacer algo allí en Salaminita para que esta gente pueda recuperar algo de lo que perdió allí desde 1999 y no han tenido nada. Es algo inimaginable. Tener todo: Tus fotos, tu cocina, tu estufa, tu dormitorio y de repente nada. Te puedes imaginar eso. Y luego se tienen que marchar de allí a buscar la vida como puedan.

¿Anunció que uno de sus últimos actos como embajadora será volver a Salaminita, Magdalena?

Es algo que quiero hacer y estar al lado de este pueblo hasta que me vaya y ver que ellos puedan recuperar su pueblo otra vez. Que haya un POT (Plan de Ordenamiento Territorial) porque el POT no existe, está borrado y no existe el pueblo. Que haya también títulos y se puedan entregar y luego tienen que empezar a construir sus casas y eso no lo voy a ver yo, pero quiero realmente empujar e invitar a gente de Bogotá para esto sea realmente conocido, porque mucha gente no conoce lo que ocurrió con Salaminita. Allí están las vacas, la foto de una mujer donde señala que allí estaba su casa, entre las vacas. Es algo increíble como para verlo y no creerlo. Vamos a estar allí al lado de ellos y vamos a darles fuerza ahora en el mes de agosto.

¿Qué más procesos lidera desde la embajada en cuanto a derechos humanos?

Estamos representados a través de la Oficina de Derechos Humanos, la Defensoría del Pueblo, con la Procuraduría, después del cambio del procurador, antes era imposible y estamos en procesos que pasan por toda Colombia y donde aterrizamos vemos cómo estos actores trabajan con nuestros recursos y también lo que nosotros queremos es ver lo que no funciona dentro de la institucionalidad y allí trabajar más. También estamos en la Mesa de Garantías y yo he estado aquí presente en la Mesa Regional de Garantías para los defensores de derechos humanos. Nosotros somos muy prácticos y queremos enfatizar en que no reemplazamos la responsabilidad que tiene el gobierno y hablamos con ellos y apoyamos donde ellos sienten que necesitan capacitación y allí entramos pero de forma estratégica. Cuando comenzamos con la Restitución de Tierras no existía nada y empezamos a pensar en cómo podíamos proteger esta tierra cuando la gente es despojada que comenzamos en 2002 apoyado por Suecia.

¿Qué opina de los recientes asesinatos a líderes de derechos humanos en el país?

Estamos trabajando mucho con los defensores y con la protección de los defensores y me preocupa mucho que están aumentando los asesinatos y es realmente triste. Estas personas que los están matando no deberían pensar que es algo común porque toda la comunidad internacional está mirando y todo el mundo está empujando a las autoridades para que se tomen acciones. Que no es como antes que podían borrar a un pueblo como Salaminita y decir que no pasó nada, pero ahora el gobierno está muy preocupado y nosotros estamos trabajando en ello.

¿Qué procesos lidera directamente en Barranquilla?

Aquí en Barranquilla estamos apoyando con la Policía Nacional un colegio donde tenemos una cooperación institucional sobre capacitación en casos de violencia contra la mujer y con qué tipo de metodología debería tener la Policía y aplicar cuando una mujer llegar y dice que: “mi marido me golpeó”, porque es la manera cómo se investigan esos casos que se dan los resultados y esta formación y capacitación la realizamos acá en Barranquilla.

Suecia es uno de los principales países que ha apoyado el Proceso de Paz ¿Piensa que tendrá futuro en un país tan dividido?

En una democracia siempre hay puntos opuestos y eso es lo que significa la democracia. Ahora dos partes de una guerra han acordado hacer un acuerdo de paz y ellos tienen el apoyo de toda la comunidad internacional y si miramos para atrás y es importante acordarse de lo que pasó, yo digo no puede ser peor. Me dicen que cuando entró Mancuso por Ocaña hizo una vuelta en Norte de Santander y mató como a 15 mil personas. Yo estoy segura que en Colombia van a poder ser capaces se sobrepasar estas diferencias y de acomodar a la gente que está en la oposición. Ahora dicen que estos soldados que están remunerados, pero es el 80 o 90 por ciento de un salario mínimo que obtienen durante dos años para que ellos se vayan a una vida civil ¿Es un gran costo para Colombia? Pagar a 6 mil personas esto. Esa mi pregunta. Yo puedo decir que en el año 2015 Suecia recibió 163 mil refugiados en un año que venían de Medio Oriente y todos son acomodados, reciben vivienda y alimentación, mientras se investiga si son refugiados o no. ¿Colombia por dos años podrá recibir a 6 mil personas con este 80 por ciento del salario mínimo? Esta es mi pregunta para ustedes o si prefieren la guerra. El país es de ustedes ¿Cuánto costó la guerra? Solo en armas cuánto cuesta desmovilizar a un hombre de 24 años para el resto de su vida. ¿Cuál es el costo para la sociedad cada muerto? Y comparar este costo con dos años asumiendo ese costo y luego hagan el balance.

¿En estos 10 años que ha vivido en Colombia que siente que le ha dejado el país en su vida familiar?

Mi hijo tiene 17 años ha vivido 10 años en Colombia y es un colombianito más y un gigante como de dos metros (risas). Él va a terminar su último año y mi hija va a estudiar medicina y también está en su último año y ellos dos se quedan otro año más. Yo me voy con mi esposo y el niño del medio a Madrid. Ellos se sienten muy colombianos en la forma de ser. Han sido tan bien acogidos por sus amigos aquí y yo adoro a sus amigos. Yo tengo que ser muy agradecida con Colombia porque me han abierto sus puertas, han abierto sus corazones, han sentido confianza con nosotros y hemos realmente podido ayudar en situaciones difíciles. Haber estado aquí para el proceso de paz ha sido increíble en procesos muy estratégicos y tenemos tres capítulos en el acuerdo para trabajar que son: género, víctimas y desaparecidos y somos país acompañante en eso. Y se abrió la tienda H&M en Bogotá (risas) y pensamos que hemos logrado mucho en Colombia.

Perfil Marie Andersson de Frutos

Es una diplomática sueca, licenciada en Ciencias Políticas y Sociales, que ha trabajado por más de 20 años en diferentes representaciones diplomáticas suecas alrededor del mundo, entre ellas, Sri Lanka, Angola, Mozambique, Botswana y Zambia. También ha ocupado diversos cargos en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia, en Estocolmo. Es la Embajadora de Suecia en Colombia desde octubre de 2011 y desde entonces ha liderado con mucho empeño todas las actividades de construcción de paz de Suecia en Colombia que son amplias y con diversos actores.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo