Hombre muere por mordedura de serpiente mapaná en el Atlántico

Fue registrado como el primer caso fatal que se ha hecho público con este tipo de mordeduras en el departamento.

Por Lina Robles

Un campesino identificado como Jhaiser Enrique Yaya Urueta, murió el viernes, dos días después de haber sido mordido por una serpiente venenosa en Barranquilla.

El hecho ocurrió el pasado miércoles en la finca Mameyales, zona rural del municipio de Piojó, Atlántico. Su padre José Antonio Yaya Pérez explicó al diario Al Día que “la casa de la finca está como a 200 metros del arroyo donde en ese momento mi hijo cortaba el monte, y hasta acá se escuchó el grito de mi muchacho luego de ser mordido”.

El joven estaba en las labores de despeje de un terreno enmontando cuando sufrió el encuentro con la peligrosa víbora que lo mordió y le inoculó el veneno en el brazo izquierdo. Me dijo que solo sintió el mordisco, la serpiente se le prendió de la muñeca izquierda, se soltó después de varias sacudidas”, explicó el padre del joven.

El hombre llegó hasta el centro de salud de Piojó con sudoración extrema y dolores en todo el cuerpo, pero allí no encontró el suero que requería y los médicos tuvieron que remitirlo hasta Barranquilla debido a que su mano comenzó a engangrenarse.

Yaya Urueta ingresó al Cari en Barranquilla a las 5:30 p.m. del mismo miércoles, pero solo hasta las 8:30 p.m. pudo recibir el antiofídico, es decir, tres horas después de la mortal mordedura. Según el padre del hombre envenenado su hijo "no fue bien atendido".

Al hombre tienen que finalmente hacerle una cirugía en la mano debido a la gangrena del veneno y finalmente falleció en la clínica Porto Azul este viernes.

Según la Corporación Autónoma del Atlántico en este departamento existen dos tipos de serpientes venenosas la mapaná raboseco y la cascabel.

 

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo