Piden al Ministro de Ambiente ampliar áreas protegidas en el Atlántico

La iniciativa fue liderada por la Gobernación del departamento. Comprende la zona donde habita el tití cabeciblanco.

Por Lina Robles

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, se comprometió con el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano De la Rosa en establecer un plan de trabajo para ampliar las áreas protegidas del Departamento: la Reserva Lurisa, un bosque seco ubicado entre Usiacurí y Piojó, y el bosque donde habita el mono tití cabeciblanco, territorio que comparten los departamentos de Bolívar y Atlántico serán los beneficiados.

Este compromiso se estableció durante la visita que hizo el Ministro al Lago del Cisne. Allí el mandatario departamental le solicitó trabajar de la mano por la preservación de estos bosques que son de gran importancia para el ecosistema.

Verano indicó estos temas son de su máximo interés y recordó las acciones que emprendió como ministro de Medio Ambiente en los años 1997 y 1998. Expresó que recientemente presentó a la Asamblea Departamental un proyecto de ordenanza que tiene como propósito la institucionalización del sistema departamental de áreas protegidas para facilitar la construcción de estrategias de articulación interinstitucional que posibiliten la gestión de las diferentes entidades y la sociedad civil, en torno a instrumentos de gestión que permitan la conservación.

El mandatario departamental señaló que para la reserva Lurisa ya se han comprado 300 hectáreas adicionales y proyecta la adquisión de otras 500 para hacer un corredor ambiental entre Usiacurí y Piojó.

"Esa es una de las zonas, sin ninguna duda, más importantes del Departamento desde el punto de vista ambiental, es una masa forestal con características  similares a las del Darién o la Selva del Amazonas y tenemos que protegerla para evitar que por cualquier circunstancia haya una depredación", indicó el gobernador Verano.

La reserva Lurisa es un bosque seco cuya principal característica es su gran capacidad para absorber dióxido de carbono (Co2). La idea del mandatario es constituirla en una zona atractiva para el turismo con la construcción de la carretera Usiacurí-Aguas Vivas.

El parque donde habita el mono tití cabeciblanco está constituido por dos fincas: El Ceibal, en Bolívar, y Los Rosales, en el Atlántico. Allí conviven los últimos 6.000 primates de esta especie, en el mundo.

"Tenemos que extender esta área  a 1.000 a hectáreas, como mínimo, hay que comprar todos los alrededores para mantener este hábitat que es el símbolo de la preservación ambiental en el Atlántico", anotó el mandatario departamental.

El ministro Murillo dijo que su cartera se comprometió en sacar la alianza por las áreas protegidas en el Atlántico con el respaldo de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA).

Modelo nacional

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible durante su visita al Lago del Cisne destacó el trabajo de la Gobernación y la CRA en la recuperación de este ecosistema y lo catalogó como ejemplo a nivel nacional.

"Aquí se logró recuperar este lugar gracias a un sistema de descontaminación de aguas residuales que se canalizaron hacia el lago con el propósito de que la gente disfrute de este paisaje y se complementó con el parque lineal", manifestó Murillo.

Señaló que el Lago del Cisne hará parte del convenio Convención de Ramsar que tiene como finalidad proteger el ecosistema de la Ciénaga Grande de Santa Marta y los humedales que estén asociados.

"Ya creamos una gerencia en Magdalena y queremos que opere aquí a través de un comité", puntualizó el funcionario.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo