“Queremos que las víctimas puedan acceder a más cupos para educación superior”: Alan Jara

Presidió un comité de Justicia Transicional junto a 23 alcaldes del Atlántico en Barranquilla.

Por Lina Robles

Portando un mensaje de perdón y reconciliación, Alan Jara Director de la Unidad para las Víctimas estuvo de visita en Barranquilla presidiendo un Comité de Justicia Transicional en la Gobernación donde convocó a 23 alcaldes del Atlántico para discutir diversas políticas que implementará su oficina para la fase del posconflicto.

Uno de los temas más preocupantes que ocupa su agenda es lograr más cupos en universidades para que las víctimas puedan acceder a educación superior.

El comité técnico de Justicia Transicional Departamental es la máxima instancia de articulación territorial que velará por hacer cumplir los objetivos y metas de los planes de desarrollo territorial para la atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del Departamento del Atlántico.

En el país se llevarán a cabo 34 reuniones regionales con la academia y autoridades locales para avanzar en estas políticas.

En esta ocasión los puntos centrales del comité estuvieron basados en los siguientes temas de interés: Retos de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas para el año 2017, Acceso a Educación Superior para las Víctimas en el Atlántico, Vivienda y mejoramiento de vivienda para población víctima y Puntos de Atención en el Departamento del Atlántico.

Jara resaltó que la inversión total de la Unidad para las víctimas en el departamento de Atlántico, entre 2012 y 2017, ha sido de 141.417 millones de pesos, de los cuales 3.396 han sido invertidos en centros regionales, 126 millones en apoyo a las entidades territoriales, 68.473 millones en atención y ayuda humanitaria y 69.384 millones en indemnizaciones.

El dirigente también entregó este miércoles junto al Ejército Nacional, 200 libretas militares a víctimas del departamento del Atlántico.

La gratuidad en los costos de libretas militares para población víctima, es el resultado del acuerdo que la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, el Ministerio de Defensa y la Dirección de Reclutamiento y Control de Reservas del Ejército Nacional, suscribieron desde el mes de noviembre de 2015.

Este acuerdo, ha dado lugar para que más de 21.000 víctimas en toda Colombia, cuenten con este documento que les permite realizar de manera más fácil cualquier trámite en el país, en especial, para acceder a mejores oportunidades laborales. En el departamento del Atlántico ya son más de 1.500 víctimas de desplazamiento forzado en total las beneficiadas por esta medida de exención.

¿Cómo las víctimas podrán acceder a educación superior?

Hemos venido dialogando con distintas universidades para ver la manera cómo podemos lograr más cupos para ellos. Una de las necesidades apremiantes de la población víctima del conflicto es el acceso a la educación superior, por ello, durante la Mesa de Alto Nivel de Articulación Institucional, la Universidad del Atlántico anunció que, para el presente período académico, entregará a este grupo poblacional 200 inscripciones gratuitas para cualquiera de los programas académicos que ofrece la institución educativa. También nos apoyaremos en el SENA para quienes deseen acceder a educación técnica. Solo con educación podremos romper con ese ciclo que dejó la violencia y derrotar la pobreza.

En cuanto a cifras ¿Cómo va el número de indemnizaciones a las víctimas que se han otorgado en el país?

En el país se han entregado 670 mil indemnizaciones con una cifra que sobrepasa los 4 billones de pesos que es un gran esfuerzo, en un momento difícil para el país, porque apenas se acaba de terminar el conflicto y Colombia tomó la decisión de reparar a las víctimas. Ahora el foco del estado ya no va a ir al conflicto sino al post-conflicto para construir paz. Para ello queremos darles la mejor oferta a las víctimas que suman 8 millones de personas en el país. Como son 8 millones de víctimas tenemos que ser graduales y ver a quien se prioriza y cómo se prioriza asimismo que estas personas tengan toda la información para que nadie se aproveche y de manera indebida trate de sacar una ventaja y cada quien conozca que le corresponde. Queremos que las víctimas tengan oportunidades para salir de esa condición en la que la dejó el conflicto por haber dejado abandonadas sus tierras o haber perdido alguna oportunidad de vida o familiares cercanos.

¿Piensa que hay una visión errónea sobre la Unidad para las Víctimas y a qué se dedica este despacho?

Debemos precisar lo siguiente, la Unidad para las Víctimas no reemplaza a otras entidades. La unidad no puede hacer viviendas, universidades, acueductos, carreteras o puentes porque esas inversiones las hace el estado y sus diversos ministerios. Nosotros articulamos todo ese sistema y por ello trabajamos de manera muy activa con los alcaldes y gobernadores en sus programas y políticas sociales que adelantan puedan tener un componente de víctimas porque no son una población ajena sino un componente que hace parte de la sociedad. Nosotros reparamos el daño, pero ya existen otras políticas para superar la pobreza.

¿Cómo se atiente el tema de los excombatientes?

El tema de los excombatientes no se atiende en la Unidad para las Víctimas salvo aquellos que hayan sido víctimas, como los menores que sufrieron de reclutamiento forzado por los grupos armados y hay programas para que estos excombatientes se reincorporen a la vida normal de la sociedad dentro de las políticas de estado.

Usted fue una víctima ¿Cómo logró llegar al perdón?

Cada víctima sobrelleva su dolor de manera diferente, unos lo exteriorizan, otros no, unos hemos tomado la decisión de perdón pero otros aún guardan mucha rabia o mucha tristeza y dolor, por eso quisiera hacer una pequeña reflexión sobre ello y es la necesidad de seguir adelante, pensando tanto en los que ya no están y en todo lo que hubo que dejar atrás, como también en quienes sí están y en toda la tarea que tenemos hacia adelante para construir un país donde el rencor, el resentimiento, la venganza y todos esos sentimientos negativos, queden atrás, y solo nos empeñemos en construir un mejor país.

¿Siente que a los colombianos nos hace perdonar en medio de un país con opiniones tan divididas?

Hoy habrá aquí en Barranquilla un sentimiento de unión grandísimo entorno a nuestra camiseta amarilla, y si lo hacemos en el fútbol, cómo no vamos a hacer capaces de unirnos en torno a la Paz y a la reconciliación, yo creo profundamente en ello y respeto cada posición, son más de 50 años de conflicto y hemos visto todo lo que ha generado, pero debemos pasar la página, son más de 8 millones de víctimas y eso ya es todo un país.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo