La historia de Barranquilla revelada tras peatonalización del Centro Histórico

PUBLIMETRO hizo un recorrido con el historiador de la Universidad del Norte Jorge Villalón en los lugares que quedaron al descubierto y que hacen parte de una nueva ruta turística de la ciudad.

Por Lina Robles Luján

PUBLIMETRO hizo un recorrido con el historiador de la Universidad del Norte Jorge Villalón en los lugares que quedaron al descubierto y que hacen parte de una nueva ruta turística de la ciudad.

En medio del fragor de maquinaria pesada y docenas de obreros las calles del centro más antiguo de la ciudad están siendo reveladas. A medida que destapan las vías, aplanan la tierra y reubican a sus vendedores en los alrededor de la Plaza de San Nicolás sus fachadas, edificios y balcones van narrando una historia que hasta hace unos meses estaba oculta tras mercancía, cajas y desechos. “Esto al final se va recuperar porque es muy bello y tiene un valor impresionante. Es la concentración de arquitectura republicana más grande de Colombia solamente comparable a La Habana o a Puerto Rico”, dijo el Historiador Jorge Villalón a PUBLIMETRO.

Este medio realizó un recorrido histórico por las obras de peatonalización del centro con el fin de encontrar el origen de la ciudad y los pasos de personajes ilustres que han transitado sus calles.

Las vías que están siendo intervenidas son: la carrera 41 (entre calles 30 y 32) llamada Progreso , la calle 31 (entre carreras 41 y 42), la calle 33 (entre carreras 40 y 41) y la calle 33 (entre carreras 42 y 43) también conocida como la calle Real o de las Notarías. La carrera 41B (entre calles 30 y 31), y la carrera 42 (entre calles 30 y 32) esta última reconocida por tres nombres distintos Callejón del Mercado, Martín Ribón o José Fernández Insignares.   Sector que pertenece a los alrededores de la Plaza de San Nicolás.

De acuerdo a los más recientes hallazgos arqueológicos, la ciudad tuvo una población que data de más 2 mil años de antigüedad como sitio de atracadero de canoas y centro de intercambio comercial.

Según Villalón, la Iglesia de San Nicolás mira hacia el centro, la calle 30 y finalmente al río y las calles que están peatonalizando conducen al lugar de origen de Barranquilla, antiguamente asentada en una ciénaga, que ahora es un caño y a donde llegaba todo el comercio regional. Allí atracaban canoas de Santa Marta, de la Ciénaga y de todos los pueblos ribereños para vender y comprar productos. “Barranquilla no nació en un punto sino en una línea sinuosa que va desde la vuelta el caño, que es Plaza Ujueta, también llamado Memato o Puerto Real y cómo era una ciénaga se extendía hasta la Intendencia Fluvial”, señala el historiador.

Villalón es uno de los docentes encargados por la Secretaría de Cultura Patrimonio y Turismo de capacitar a los guías que están reconstruyendo la ruta histórica del Centro. “Junto con la Academia de Historia de Barranquilla queremos presentarle a la Alcaldía una propuesta para que estas calles del centro histórico sean señalizadas de acuerdo a sus nombres originales”, explica el docente.

Las calles que ahora serán de uso exclusivo para peatón forman una cruz alrededor de la plaza que conserva intacta su antigüedad desde la construcción de la iglesia de San Nicolás hacia 1740. Allí todavía se puede disfrutar de las escenas cotidianas del tinto de la tarde, el embolador de zapatos, el murmullo de los piropos de los caballeros y aleteo de las palomas sobre los tejados. “La peatonalización está bien pensada porque la Iglesia de San Nicolás, que tiene mucho simbolismo, es el eje de estas vías que conducen prácticamente a donde nació Barranquilla”.

Sus personajes históricos

En el recorrido solamente bajando por la calle Progreso, según la Ruta Macondo de la Fundación La Cueva, yace el célebre edificio ‘El Rascacielos’ donde Gabriel García Márquez se inspiró para escribir ‘Memorias de Mis Putas Tristes’. El lugar era hotel que servía para albergar a las pájaras de la noche y que está ubicado a pocas cuadras de la antigua sede del periódico El Heraldo.

Siguiendo hasta la calle del Callejón del Mercado reposa una mole republicana de cinco pisos de alto y ornamentados balcones donde, según cuenta el mito, que está en investigación, el propio Ramón Vinyes, el famoso sabio Catalán tuvo una de sus primeras librerías en la ciudad en 1920. A pocas cuadras del lugar está el edificio donde vivió Alejandro Obregón en el centro cazando sus atardeceres y amaneceres rojos enmarcados en aves de fantasía. Es así como el visitante se pierde en el tiempo a través de calles y manzanas que parece que hubieran sido tasadas por un carnicero distraído. “Es un tipo de arquitectura republicana muy especial debido a que las calles están chuecas porque nacieron de forma espontánea”, recalca Villalón.

El historiador chileno y catedrático de la Universidad del Norte ahora está tras la búsqueda de la dirección aproximada donde se hospedó Simón Bolívar en la ciudad, el 23 de agosto de 1820 durante un almuerzo y del cual existe una descripción precisa del evento histórico. “Es una casa que ya no existe pero la calle sí existe y se debe recordar su relevante pasado”.

El mito de la Casa la Corazza

Otro de las historias que se tejen en el centro es la que rodea la casa La Corazza y el mito señala que desde sus balcones Manuel Rodríguez Torices habría leído el acta con la cual el gobierno de la República de Cartagena declaró a Barranquilla como Villa o capital de Barlovento el 7 de abril de 1813 fiesta de aniversario que celebra la ciudad en su actualidad. “El problema es que esa casa no existía en ese momento y no sabemos realmente dónde se leyó, pero tuvo que haber sido leída acá en la plaza”, subraya Villalón.

¿Qué piensan los vendedores?

Este medio consultó a los comerciantes y vendedores estacionarios sobre los trabajos de peatonalización. Antonio Méndez De la Hoz, vendedor de santos, ubicado cerca a la Calle Real, opina que “Las obras son buenas porque el peatón va a poder transitar con mayor facilidad por el centro, pero pedimos mayor seguridad y alumbrado público para el lugar porque esto aquí de noche queda oscuro”.

Otra de las preocupaciones de los comerciantes de la zona es que los trabajos de peatonalización no estén terminados para la época decembrina cuando el movimiento comercial crece. “Tenemos miedo porque estos trabajos aquí están muy atrasados. Cuando se realizó la obra anterior nosotros nos quebramos y duró como tres años en terminarse. Tememos de que vaya a pasar lo mismo”, cuenta Arturo Villegas, dueño del Almacén El Iris, uno de los más antiguos de la zona, que fue abierto en 1922.

La obra

Sobre los trabajos de peatonalización el Alcalde Alejandro Char ha declarado que “inicia un nuevo capítulo en el centro histórico de Barranquilla, sin bordillos, con cubículos modernos, canalización de aguas pluviales, vamos a cambiar las luminarias y estamos seguros de que todo el mundo va a querer venir a comprar acá, aquí vamos a mejorar el entorno. Venir a comprar al centro será muy especial”.

El proyecto de peatonalización de seis vías urbanas del Centro Histórico reorganizará a 600 vendedores estacionarios en 80 módulos de ventas estéticamente adecuados y armónicos con el entorno, previa intervención de andenes y calzadas, instalación subterránea de redes de servicios públicos, alcantarillado pluvial, arborización e iluminación LED, con una inversión calculada en 11.000 millones de pesos.

Lea también:
Así serán las nuevas vías peatonales que tendrá el Centro de Barranquilla

Barranquilla gana dos reconocimientos por su arquitectura

Barranquilla logra sede del Congreso de la Anato para 2017

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo