La forma correcta de leer la famosa curva de la COVID-19

Por Publimetro

Cada vez es más evidente que el mundo gira en torno a los datos. Desde hace semanas, la humanidad entera ha estado pendiente de números: de nuevos contagios, de recuperados y de muertos con relación al COVID-19. Los gobiernos viven atentos al comportamiento de una curva estadística, los profesionales de la salud al porcentaje de muestras realizadas y la capacidad para responder a la crisis, los empresarios de las proyecciones para tomar decisiones y las personas común y corrientes de los días que restan de confinamiento.

Todo se ha vuelto números, gráficos y estadísticas. Pero, aunque los datos puedan ser los mismos para todos, venir de fuentes oficiales y tener la máxima precisión posible, su interpretación varía de persona en persona y mal manejados genera desinformación.

"No sólo luchamos contra una epidemia, sino también contra una infodemia", dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a principios de esta crisis.

“Durante la emergencia sanitaria, se están difundiendo rumores, desinformación e información errónea, lo cual puede crear confusión y desconfianza entre la población y restar eficacia a la respuesta de salud pública”, señaló a su vez Naciones Unidas.

Con el fin de que muchas más personas puedan interpretar correctamente los datos y las gráficas en torno a una pandemia, SAS, empresa pionera en temas de analítica avanzada de datos y líder en Inteligencia Artificial en el mundo, comparte 5 tips para entender lo de la curva y leer acertadamente los gráficos en estos tiempos:

¿Cómo saber si efectivamente los casos se están controlando? 

Durante el brote de una enfermedad, en medios y redes sociales aparecen gráficos diarios que transmiten la propagación de la enfermedad. Los siguientes dos gráficos aparecen con frecuencia:

El gráfico de la izquierda es el de casos para cada día (o semana). Esta información generalmente se muestra como un histograma o diagrama de aguja. El gráfico a veces se llama gráfico de frecuencia.

El gráfico que permite ver la evolución es el de la derecha: allí se cruza la información del número total de casos contra el tiempo (este gráfico se suele llamar gráfico de frecuencia acumulativa). Entre más empinada esté la línea, menos controlada se tiene la situación.

El error usual que se comete al leer este gráfico es creer que la línea debe bajar para ser positiva. Como es acumulativa, la línea nunca va a bajar. Si hay un día en el que no hay nuevos contagios la línea avanza horizontalmente pero nunca hacia abajo.

¿En qué consiste la famosa curva?

La curva a la que todo el tiempo se ha venido haciendo referencia desde el gobierno hasta las redes sociales es la representación gráfica del número de casos a través del tiempo.

Con base en esta curva es que las autoridades proyectan el número de casos que se puedan presentar en un país o una ciudad. Cuanto más rápido se logre frenar el crecimiento exponencial (lo que llaman aplanar la curva), más rápido se alcanza el pico de contagios y más rápido se empieza a reducir la velocidad de los contagios.

¿Cómo leer la curva para saber si se está mejorando empeorando la situación?

  • Cuando una curva acumulativa es cóncava (forma de U), el número de casos nuevos aumenta.
  • Cuando la curva acumulativa es lineal, el número de casos nuevos no cambia.
  • Cuando la curva acumulativa es cóncava hacia abajo (U invertida), el número de casos nuevos está disminuyendo.

Según este ejemplo:

  • Una curva acumulativa típica tiene algo de forma de S, como se muestra en la imagen.
  • La parte inicial de la curva (la región roja) es cóncava, lo que indica que el número de casos nuevos está aumentando.
  • La curva acumulativa es casi lineal entre los días 35 y 68 (la región amarilla), lo que indica que el número de casos nuevos cada día es aproximadamente constante.
  • Después del día 68, la curva acumulativa es cóncava hacia abajo, lo que indica que el número de casos diarios está disminuyendo. Cada intervalo puede ser corto, largo o inexistente.
  • La curva acumulativa parece plana cerca del día 100. Cuando la curva acumulativa es exactamente horizontal (pendiente cero), indica que no hay nuevos casos.

¿Cómo se calcula cuántos días más de confinamiento son necesarios?

Con el cruce de diferentes variables y la creación de modelos mateméticos con diversos escenarios.

En la actualidad los analistas de datos y las autoridades en los diferentes países están cruzando los datos estadísticos que se van obteniendo (número de casos actuales y nuevos contagios, recuperados, muertos, etc), calculan un “número reproductivo básico” (es decir, a cuántas personas va a contagiar alguien que ya tenga el virus), analizan la posibilidad de transmisión con medidas de cuarentena y sin ellas, y dependiendo de la capacidad de asistencia médica los países van tomando la medida de levantar o no el confinamiento o de empezar a hacerlo gradualmente.

¿Cómo se puede predecir con exactitud cuándo el mundo superará la pandemia?

“Mientras haya variables que no se puedan controlar, esto no se podrá calcular”, explican los expertos.

A falta de vacuna, los organismos de salud han identificado que la medida que más ayuda a reducir la probabilidad de contagiarse con el virus es el correcto lavado de las manos con agua y jabón. Quiénes atienden esta recomendación y quiénes lo hacen bien es solo una de las tantas cosas que no se pueden calcular con exactitud en la actualidad, así como tampoco se sabe con exactitud quiénes en verdad mantiene la distancia social para no contagiarse o quiénes eliminan el riesgo efectivamente en lo que tocan.

“Los datos tienen tienen hoy el objetivo de generar conocimiento e inteligencia para facilitar la toma de mejores decisiones”, dice José Mutis O., country manager para SAS Colombia y Ecuador.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo