Bogotá

Quedó suspendido el proyecto de ampliación de la Autopista Norte en Bogotá, ¿cuáles fueron los motivos?

El proyecto se quedó temporalmente sin licencia ambiental por ‘insuficiencia de información’

Hace algunos momentos se dio a conocer la decisión de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) de archivar el proceso de licencia ambiental para la ampliación de la Autopista Norte en Bogotá, el mega proyecto que pretendía mejorar la movilidad por ese sector de la capital colombiana.

La medida se da luego de que la ANLA realizara alrededor de 39 requerimientos a la concesionaria “Ruta Bogotá Norte” encargada del proyecto Accesos Norte Fase II en Bogotá, que es la ampliación de la Autopista Norte entre las calles 191 y 245, abarcado las Unidades Funcionales 1, 2, 3, 4, y 5 con una extensión aproximada de 5.8 kilómetros por cada una de las calzadas.

Según lo que se sabe, la decisión estaría fundamentada en algunas deficiencias encontradas en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que fue presentado por la concesionaria “Ruta Bogotá Norte”.

Le puede interesar: “Somos guisos con orgullo”: así se defendió el presidente Petro ante críticas por apoyo a Palestina

El trámite de licencia inició oficialmente en el mes de julio de 2023, con un acto de apertura que estuvo seguido por una visita de capo entre el 26 y 28 de julio de ese año. Sin embargo, durante la Reunión de Información Adicional, que tuvo lugar el pasado 16 de agosto de 2023, la ANLA identificó casi 40 requerimientos de información esenciales para la toma de decisiones, esto debido a la insuficiencia de datos técnicos con la que contaba el estudio EIA presentado por la concesionaria.

Si bien, la concesionaria intentó subsanar estas deficiencias, la institución encontró diferentes problemas de peso. Uno de los ejemplos de inconvenientes que encontró la ANLA y por los que el proyecto se quedó sin licencia ambiental está que algunas obras hidráulicas no concuerdan con el ordenamiento territorial de Bogotá, como los cruces en las quebradas Las Pilas, La Floresta y Nóvita. Además, la quebrada Cañiza, cuya reconformación y rehabilitación estaba prevista en el Plan Zonal del Norte, fue totalmente ignorada en el EIA.

Así mismo, La conectividad hidráulica entre los humedales Torca y Guaymaral es un aspecto crucial, pero la concesionaria no desarrolló los estudios hidráulicos necesarios para garantizarla.

Por estas y otras razones más, la ANLA tomó la determinación de archivar el proceso de licenciamiento ambiental del proyecto. Sin embargo, es importante recordar que esta decisión no implica la inviabilidad ambiental del proyecto, ya que la concesionaria puede volver a presentar una solicitud en la que esta vez se contemplen los estudios requeridos.

No deje de leer: Bogotá registra incrementos en los precios de la canasta familiar por demoras en plan Retorno

Tags

Lo Último

Lo que debe saber


Te recomendamos