Noticias

Candidatas presidenciales responden a preguntas de género y política

Esto dijeron a PUBLIMETRO Francia Márquez, Ingrid Betancourt y Arelis Uriana quienes aspiran a ser la nueva jefa del colombiano Estado.

Francia Márquez, candidata a la presidencia por el Pacto Histórico

¿Quién es, en esencia, Francia Márquez?

Yo soy porque somos. Soy parte de la lucha de los pueblos oprimidos y explotados históricamente en este país. Me reconozco afrodescendiente y soy parte de las luchas por la dignidad, la justicia, la igualdad y la equidad. Nací en la comunidad de Yolombó, del corregimiento La Toma, en el municipio de Suárez, Cauca. Crecí en una montaña, rodeada por dos ríos, el río Ovejas y el río Cauca. Soy mamá de dos hijos, estoy en la lucha, como muchas mujeres, de sacarlos adelante, porque en un país tan machista y patriarcal como este muchos hombres no asumen su responsabilidad como padres. Soy una mujer con propósito, perseverante y esforzada. Estudié con mucho esfuerzo, soy abogada de la Universidad Santiago de Cali y técnica agropecuaria del SENA.

¿Qué pasará con los derechos de las personas LGBTIQ+ en su posible gobierno?

He estado dialogando con varios sectores de personas diversas. Lo que tiene que pasar es que se reconozcan sus derechos como cualquier ser humano en este país. No podemos negar los derechos de otros, eso tiene que ver con la forma en que nos han construido socialmente, que ha llevado a una discriminación que incluso ha significado la muerte para muchas personas diversas. Construiremos un gobierno de la diversidad y la diferencia, tomándola como una virtud y no como razón para violentar al otro.

¿Cuáles serán las acciones que usted tendrá en temas como el aborto?

A las mujeres siempre se les exige cumplir sus responsabilidades en la maternidad, pero ¿Cuántos hombres asumen esa responsabilidad? Las mujeres tenemos derechos de decidir sobre nuestro cuerpo. Yo tuve que dar hasta aguapanela a mis hijos y es duro criar sola a un hijo. Cuando yo quedé embarazada, como a muchas mujeres, me culparon por haber quedado embarazada, pero ¿y el hombre, cuál es su responsabilidad? Estamos en un país muy patriarcal, y la religión ha ayudado a eso.

Estamos en otro momento, donde las mujeres toman decisiones, donde parimos la libertad y hay que ver cómo avanzar en que los derechos de reproducción de las mujeres les permitan tomar decisiones sobre su cuerpo, y eso implica la legalización del aborto.

Ingrid Betancourt, candidata a la presidencia por el Partido Oxígeno

¿Cómo trabajará en su gobierno por apoyar a las personas más vulnerables y a las mujeres?

Cuando hablamos de hambre, en mi lucha contra la corrupción, los grandes programas de apoyo a los ciudadanos más desfavorecidos también han quedado saqueados o desviados por la corrupción y lo queremos hacer son varias cosas. Primero queremos mantener los programas de asistencia ya sea el Agro Ingreso Seguro o los programas como Familias en Acción o Jóvenes en Acción, pero queremos reunirlos bajo un mismo paraguas, porque vemos que estas son como ayudas aisladas, que se vuelven muy paternalistas y que lo hacen es que inducen a que la persona se mantenga dependiente de estos subsidios, entonces queremos volverlos a reconfigurar, mantener esos montos y mantener esa ayuda, pero que entre a un esquema de superación personal y allí serán muy importante para nosotros ligar esto con una política social, encaminada sobre todo a apoyar a los jóvenes y a las mujeres, que en estos momentos, son las primeras víctimas del desempleo y que son también las que, en muchas veces, están a su cargo los niños más pequeños, para podamos juntos darles créditos subsidiados, con unos requisitos muy blandos, de manera que ellas puedan construir empresa.

¿Qué pasará con los derechos de las personas LGBTI en su gobierno?

Total protección.

¿Qué opina de la despenalización del aborto decisión tomada por la Corte Constitucional?

Yo soy católica, así que estoy en contra del aborto por principio, pero es un tema espiritual para mí y religioso. Sin embargo, como presidenta puedo respetar el derecho a las colombianas de ser dueñas de su cuerpo y de decidir en función de su vida y de sus principios, diferentes a los míos, o iguales de su espiritualidad, de su momento de vida, en libertad y en responsabilidad. En el tema del aborto, buscar que no se criminalice, que la mujer pueda tomar sus decisiones, con toda responsabilidad y siempre dándole a la mujer colombiana otras oportunidades, que no sean solo el aborto, la posibilidad de dar en adopción a su niño, a su niña o la posibilidad de tener a su bebé con el apoyo del Estado. En eso vamos a crear centros para la mujer, donde ella pueda ir a resguardarse a protegerse, a pedir apoyo a buscar soluciones, no sólo con el aborto sino en otros temas tan álgidos como la violencia intrafamiliar, el acoso sexual, en centros donde la mujer pueda sentirse protegida.

Arelis María Uriana Guariyú, candidata a la presidencia por el Pacto Histórico del partido del MAIS.

¿Quién es Arelis María Uriana Guariyú para aquellos que no la conocen?

Vengo desarrollando trabajo social desde muy joven en procesos organizativos comunitarios desde el resguardo indígena de Mayabangloma, que es muy pequeño y que consta de cuatro comunidades y dos asentamientos Mayalita, Bangañita, La Gloria, La Loma y Rinconcito Wayuú. Comencé un proceso en mi comunidad para proteger los derechos de las mujeres indígenas y comenzar a empoderar a la mujer en los diferentes escenarios. Esto porque para nosotras era muy difícil discutir estos temas dentro de nuestras comunidades por el machismo, porque afirmaban y aún afirman que las mujeres no tenían la capacidad de liderar y tener una vocería política. Comencé a hacer presencia política como vocera a nivel regional de los ocho pueblos indígenas de la Costa Caribe que son filiales de la organización MAIS. De allí surgió en 2005 una escuela de formación para capacitar a mujeres indígenas en liderazgos políticos. Desde 2007 asumí la asesoría de esta escuela como mujer lideresa empoderada y fuimos capacitando mujeres que hoy están presentes en escenarios políticos. Fui consejera para luchar por las mujeres, la juventud, niñez y adultos mayores del 2014 al 2016 en la Organización Nacional Indígena de Colombia para estas poblaciones vulnerables que son las que menos tienen en cuenta en la participación política. Fui cofundadora de la Comisión Étnica para la paz cuando recién iniciaban los diálogos entre el gobierno de las FARC. En estos diálogos vimos que no estaba incluida la agenda indígena y éramos los indígenas las víctimas del conflicto armado en los territorios. Así pudimos junto a las mujeres afro poder hacer parte de la Comisión Étnica e incluir nuestras propuestas dentro de un capítulo especial en los acuerdos para el proceso de paz. Hago parte del Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas, que consta de lideresas indígenas de 23 países, que lideré del 2015 al 2020. Ha sido muy difícil abrirnos un espacio como mujeres pero seguimos en la lucha.

¿Ha sido perseguida como mujer por visibilizar la problemática de la desnutrición en la niñez wayuú en su departamento?

Como wayuú que soy quiero decir he sido una de las defensoras de los derechos fundamentales de nuestros niños en la Organización Indígena de Colombia. He trabajado por visibilizar el tema de la hambruna en el departamento de La Guajira. Comenzamos a caminar los territorios y nos encontramos que muy cerca de la capital en Riohacha, en el año 2014 sufrimos de una persecución, señalamientos y estigmatización con la compañera wayuú Matilde López, con quien iniciamos un trabajo en el departamento. Allí invitamos a diferentes comunidades aledañas a la ciudad de Riohacha a escasa media hora donde los niños tenían el cabello rubio, pero era por la desnutrición severa. Vimos niños que están perdiendo la vista por la desnutrición, niños que tenían ocho años estaban pesando 10 kilos, por toda la corrupción que existe en el departamento. Entonces nos han señalado a todos los guajiros y nos han metido, como decimos en la Costa: “en el mismo saco”, cuando realmente no es así. En ese entonces, nos dimos a la tarea de denunciar y preguntar a las diferentes instituciones competentes como el ICBF, la Procuraduría, la Contraloría, Defensoría del Pueblo, como a nivel nacional y departamental ¿qué estaban haciendo por la niñez indígena wayuú? Y las respuestas eran iguales: “los wayuu no permiten que nosotros llevemos programas porque no quieren salir de su chicha y de chivo” y esto no es cierto. Lo que pasa es que la gobernanza no lleva programas que se adecuen a las necesidades de nuestros niños indígenas wayuu. Por lo tanto, durante varios años empezamos a documentar estos casos y buscamos alianzas con otros espacios para visibilizar esta problemática. Logramos el apoyo del programa de Especiales Pirry y acudimos a su director y le dijimos que nos apoyara con estos documentales. Viajamos a España a Estados Unidos para dar a conocer esta problemática de la niñez wayuú y eso nos costó a nosotras persecución, estigmatización y criminalización por querer salvaguardar los derechos de los niños wayuú. A raíz de este caso, Matilde López y Arelis Uriana tenemos esquema de seguridad, porque fuimos amenazadas. Nos dijeron que si no parábamos las denuncias podían hacerles daño a nuestros hijos y a nuestras familias. Matilde fue unas de las compañeras más perseguidas quien tuvo que estar escondida mucho tiempo para que no fuera asesinada y varias veces atentaron contra su vida. Durante mi gobierno seguiremos luchando contra la corrupción que rodea el hambre de nuestro pueblo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos