Noticias

Una Fábrica para ‘construir’ y desarrollar más la cultura

Egresados y estudiantes de la Escuela Distrital de Arte, EDA, coinciden en que el nuevo recinto inaugurado por la Alcaldía de Barranquilla y la Secretaría de Cultura fortalecerá los procesos de transformación de ideas al conectar en un solo lugar los programas de estudio.

Tres carreras cursadas gratuitamente lleva Mileidis Sarmiento Avilés en la Escuela Distrital de Arte y Tradiciones Populares, EDA, institución educativa liderada por la alcaldía de Barranquilla, a través de la Secretaría de Cultura y Patrimonio.

La joven barranquillera, de 26 años, será además una de las primeras en pisar la nueva Fábrica de Cultura, espacio recién inaugurado que será sede permanente de la EDA, en el Barrio Abajo. Luego de dos años de virtualidad, ese recinto para ella es como un “reconocimiento” a lo que se trabajó desde casa y, más allá, un beneficio para todos los talentos que estuvieron en ‘aislamiento’ por la pandemia.

Afirma que “en la nueva Fábrica de Cultura van a participar más personas que les guste el arte como a mí”. En el edificio, según la artista, los alumnos podrán tener a la mano “todas las herramientas” para pulir o mejorar sus talentos. Mileidis narra que su periplo por la academia empezó en 2018, cuando su pareja le comentó sobre los programas que estaban desarrollándose en la EDA, entre estos, dibujo y pintura, pasiones que le atraen desde niña.

“Mi novio estudiaba música y me comentó que también había ese tipo de carreras gratuitas. En el colegio me ganaba premios dibujando y pintando, entonces decidí entrar. Hice el examen de admisión y quedé. De ahí en adelante, me gradué en dibujo ese año. Luego en 2021 cursé pintura y me gradué. Ahora estoy en plena carrera de escultura”, recuerda.

Dice que plasma en sus obras imágenes contra el maltrato y la violencia infantil, así como un llamado a los jóvenes hacia la importancia del pasado. Incluso, sostiene que una de estas creaciones se logró vender en una exposición en un centro comercial de la ciudad. Así mismo, la joven reconoce que pasar por la escuela le abrió puertas y, muestra de ello, son los reconocimientos obtenidos a través de portafolios de estímulos que la administración le otorga a los artistas locales.

La Fábrica

La Fábrica de Cultura es el nuevo espacio con el cual la Secretaría de Cultura y Patrimonio del Distrito busca fortalecer y darle continuidad al programa de las Escuelas Distritales de Arte y Tradiciones Populares (EDA). Para la secretaría de Cultura distrital, María Teresa Fernández, en el recinto se reunirán aquellas personas que hoy hacen parte de la EDA, pero estaban distribuidas en seis sedes de escuelas públicas del Distrito.

“Hay que recordar que la EDA tiene unos 25 años funcionando, pero no tenía sede propia. Funcionaba en seis instituciones educativas del Distrito. Hoy, con este nuevo edificio, entramos en una nueva etapa de la Escuela, en la que seguiremos fortaleciendo todas las manifestaciones culturales a través del estudio”.

Además, la funcionaria expresó que con la puesta en marcha de la nueva sede quedarán atrás los obstáculos entre estudiantes y docentes a los que se les dificultaba estudiar o dar clases de noche. Esto porque los colegios distritales estaban ocupados en el día y solo podían habilitarse para la EDA de noche. O, por el contrario, había docentes y estudiantes que solo podían asistir a clases de noche y, por falta de sede o sedes lejanas, terminaban desertando.

“Proyectamos este espacio como un centro para la generación de ideas, para el trabajo académico y para el desarrollo de productos culturales que den impulso a Barranquilla como Distrito Cultural. Esperamos crecer poco a poco hasta lograr tener todas las jornadas, incluida nuevamente la nocturna, y para dar más oportunidades a los barranquilleros de desarrollar su talento”.

De acuerdo con la Secretaría de Cultura, todo el complejo cuenta con 11.142 metros cuadrados de construcción, en los que los estudiantes podrán contar además con 20 espacios múltiples para creación y estudio de diferentes áreas artísticas ofertadas, un auditorio completamente equipado con capacidad para 340 personas, una plazoleta, un teatrino, y pasillos que se adaptan como espacios de exhibición.

Una de las características de la nueva estructura es el uso de energía solar para abastecer el 30 % de los sistemas de aire acondicionados y luces de sus salones. Así mismo, por el alto nivel freático del agua subterránea que permanece bajo el edificio, fue adecuada una bocatoma de la que se extrae líquido para mantener baños y las zonas de jardines.

En ese mismo sentido, toda la estructura está adecuada para recibir a la población en condición de discapacidad, gracias al diseño y a la instalación de un ascensor que recorre desde los pisos subterráneos hasta la azotea.

El diseño de la estructura estuvo a cargo del Instituto Tecnológico de Zúrich ETH-Zúrich y la Universidad del Norte. Antes de que empezara a rodar la obra, el diseño obtuvo un reconocimiento del International Architecture Awards, que otorga el Museo Ateneo de Chicago de Arquitectura y el Centro Europeo de Arquitectura, Arte, Diseño y Estudios Urbanos.

Interacción

Javier Hernández está a punto de culminar tercer semestre del programa de Diseño en Vestuarios de Carnaval. Para él, pasar a un nuevo escenario como la Fábrica, “servirá para concentrar todas las disciplinas de la escuela”. “En este punto habrá interacción entre los estudiantes de las diferentes carreras, que antes no se daba porque la EDA dividía sus programas en la red de colegios del Distrito. Ahora se van a conocer entre todos y se desarrollarán más los talentos, habrá más beneficios”, señala Hernández. El estudiante ratifica que la EDA ha tenido éxito y aceptación por la gratuidad y calidad de los docentes.

Carolina González es otro caso de éxito de la Escuela Distrital de Arte. Ingresó al programa de Coreografía en el año 2016 y, después de su grado, hoy se dedica a la docencia en escuelas privadas. “Mi formación académica estuvo basada en aprender a enseñar danzas básicas y avanzadas. Fue un proceso enriquecedor, pues en la escuela sembraron una semilla y luego yo la hice crecer, en este caso la danza”, asegura. Sobre la nueva Fábrica de Cultura, González, también estudiante de Comunicación Social y Periodismo, reconoce que “era un sueño de estudiantes y profesores”.

“Era un anhelo de todos y llegó en buen momento, el momento en que todo está volviendo a la normalidad. Los estudiantes necesitaban un espacio para dejar volar sus ideas y expresiones artísticas. La Fábrica es la mejor apuesta educativa pública que podemos tener en Barranquilla y el Atlántico”, insiste. La Escuela Distrital de Arte y Tradiciones Populares, EDA, que arrancó a finales de los años 90, es una institución de educación técnica en formación para el trabajo y el desarrollo humano, con énfasis en disciplinas artísticas

Actualmente la escuela beneficia a alrededor de 2.000 estudiantes de todas las edades. En los últimos cinco años, de acuerdo con información oficial, se han graduado 2483 artistas en 11 distintos programas técnicos. Los programas a los que pueden acceder los barranquilleros de manera gratuita son: artes plásticas, producción audiovisual, asistente de cámaras y luces, teatro, danza, música, técnico laboral en vestuario de Carnaval, técnico en elaboración de carrozas y faroles de Carnaval y técnico en elaboración de instrumentos musicales de Carnaval, entre otros.

De acuerdo con la Alcaldía, a través de los programas de la EDA se hacen aportes al desarrollo cultural, social y económico de la ciudad y la región, con ubicación y posicionamiento ante la comunidad artística y académica local como líder de procesos culturales de desarrollo artístico y de conocimiento.

Tags

Lo Último


Te recomendamos