Noticias

“Los cristianos tenemos que meternos de lleno en la construcción de la paz de Colombia”: Alfredo Saade

PUBLIMETRO habló con Alfredo Saade, precandidato presidencial por el Pacto Histórico y actualmente líder del movimiento progresista cristiano del Caribe Levántate. Según esta organización sus seguidores se congregan en alrededor de 400 iglesias cristianas en todo el país. El abogado y aspirante a la presidencia compartió su trayectoria política y cómo plantea su programa de gobierno de cara a las próximas elecciones.

¿Quién es Alfredo Saade para aquellos que no conocen su recorrido político?

Alfredo Saade es un abogado de la Universidad Libre de Colombia, con especialización en Gobierno y Gerencia, con conocimientos en marketing político y campaña electoral en la Universidad del Rosario. Tengo más de veinte años de experiencia en el sector público. Me he dedicado a la transformación social, buscando siempre que la política esté ligada a la labor a la cual ha sido llamada. He sido director y presidente de la Asociación de Área Metropolitana, asesor de la Contraloría General de la República, asesor del Congreso, asesor del Fondo de Pensiones del Congreso. He asesorado iglesias cristianas y he sido asistente de consejos municipales. Por lo tanto, siento que he estado al interior del gobierno, pero también he realizado una labor social muy grande, que es la que nos permite hoy en día creer, que podemos tener una oportunidad de gobernar el país.

¿Cuáles serán los ejes de su programa de gobierno?

Me preocupa el tema de las fronteras. Colombia es un país de fronteras y es necesario mantener unas excelentes relaciones con nuestros vecinos fronterizos, especialmente con Venezuela. Creo que es necesario arreglar de una vez por todas las relaciones con Venezuela, para poder abrir las fronteras, para que Cúcuta y Maicao empiecen a restaurarse económicamente. Por ejemplo, para la frontera de Cúcuta, la industrialización es necesaria, pero hay que abrir la frontera, porque necesitamos que esa área metropolitana de Cúcuta, sea un área binacional, donde se anexen, en el vecino país, los municipios de San Antonio, Ureña y San Cristóbal en el Táchira, para el desarrollo del comercio y la industrialización. En Maicao también es necesario formalizar la industrialización para el desarrollo de la región. La agroindustria es vital en el país, en regiones como en la costa Caribe y el interior que necesita dinamizar este sector. Por eso creemos que es necesario en cada región crear su propio plan. Por ejemplo, el Caribe, vive del campo y es necesario hacer un programa especial para poderlo desarrollar en temas como la ganadería y los cultivos que pienso que hay que retirarles los impuestos. Todo el alimento que se produzca en Colombia debe ser exento de impuestos, quitarles el IVA para que podamos producir nuestros propios alimentos y adquirirlos a precios bajos y acabar la intermediación. Eso nos ayudaría a que los alimentos que vengan importados, a esos se les suban los impuestos y así se evitaría dañar al campesino. En salud hay muchísimo por hacer. Hay una línea corrupta en la salud que hay que acabar. Las EPS tienen un problema de corrupción muy grande en el país y un servicio pésimo que prestan a sus usuarios y hay que dignificar la vida de los médicos y sus sueldos para que puedan prestar un servicio óptimo. Insisto, hay que dignificar a los trabajadores de la salud, porque en mi gobierno no habrá más un médico y enfermero mendigando sueldo en ningún hospital. La cobertura de salud hay que llevarla al cien por ciento y apuntarle a la prevención. Vigilar los recursos en las regiones. Los hospitales regionales son focos de corrupción y los quiebran para entregarlos a privados.

¿Qué plantea como precandidato en sus propuestas para la educación?

En cuanto a la educación creemos que en Colombia debe ser gratuita de una vez por todas, porque nuestros jóvenes no pueden quedarse sin estudiar y mucho menos siendo carne de cañón para el narcotráfico, para la guerrilla, para el paramilitarismo, que aún existe, y para la delincuencia común. Hay que crear un programa de educación muy grande en todo el país, para poder rescatar a los jóvenes que son los que están poniendo hoy los ojos, porque son los que salen a marchar, mientras el Esmad le dispara en sus ojos, cuando ellos están reclamando sus derechos. La Educación necesita ampliar la visión, revisar la oferta educativa en las regiones y buscar adecuarla con proyección a las necesidades actúales y futuras de las mismas y en general del país. La conectividad también es clave para el desarrollo tecnológico del país y vital para la educación de calidad. Propongo un Valle del software, porque hay déficit de ingenieros de sistema y programadores de software en el país.

¿Cuál considera es la mayor problemática que afronta el país?

La corrupción es la que hay que atacar, porque eso solucionaría gran parte de la problemática que tiene el país. Hay una corrupción política, administrativa, contractual y nosotros no podemos entrar a seguir criando generaciones de corruptos, como ha sucedido con la últimas cuatro o cinco generaciones en el país, por eso hay que acabar el tema de la corrupción, porque está enquistada dentro de estos últimos gobiernos, que nos han hecho tanto daño y que han sido gobiernos nefastos, que no han permitido que país progrese. Tenemos que acabar con ese robo de más de 60 billones de pesos anuales que se pierden y sería muchísimo lo que podríamos hacer con esos recursos para los más vulnerables.

En materia de empleo ¿Cuáles son sus ideas para generar más puestos de trabajo?

Se habla mucho de generar empleo, pero no se habla mucho de generar fuentes de ingreso en los hogares. Es necesario que cada hogar en Colombia tenga una fuente de ingreso dentro de su hogar para poder lograr el mínimo vital, por eso es necesario fortalecer las peluquerías, las panaderías y las ventas de productos en casa en los barrios y todas esas fuentes de ingreso. Hay que acabar con el pago diario, que es una maldición para la gente de barrio. Poder robustecer el Banco Agrario y abrir allí una ventanilla de préstamo de pago diario, esto para aquellas personas que necesiten los 200 mil pesos o los 500 mil pesos y que solo con su cédula pueda ir a esa ventanilla del Banco Agrario y se le prestará para que esa persona diariamente, o que sea quincenal, o mensual, se comprometa a consignar lo correspondiente al Banco Agrario. De esa manera vamos a crear las fuentes de ingreso en cada hogar colombiano. Creo que a través del Banco Agrario podemos aportar al capital semilla para apoyo al emprendimiento, con esto se aumentará el capital en la medida que empleen a otros colombianos. Los emprendedores serán formados y capacitados a través del SENA que será un aliado en el proceso.

Cómo líder de un movimiento cristiano ¿Qué le pediría a sus seguidores?

Creemos que la paz hay que construirla. Es una obligación construir la paz como hombres creyentes que somos. Los cristianos tenemos que meternos de lleno en la construcción de la paz de Colombia. La paz hay que construirla y los cristianos tenemos una deuda grandísima con Colombia con el tema de la paz y creo que es el tiempo de empezar a saldar construyendo esa paz.

Al ser representante de una fe cristiana ¿Está abierto a recibir entre sus electores a creyentes de otras religiones?

Sí, claro. Esta es una candidatura abierta a los creyentes. Mormones, pentecostales, evangélicos, católicos. Todo aquel que profese la fe en Jesucristo, pero aún para aquellos que no profesan la fe, también son bienvenidos, porque serán respetados en sus convicciones y en su fe. Colombia es un país donde se debe respetar la fe de las personas y la Constitución en eso ha sido clara, en la libertad de culto, por lo tanto, las puertas están abiertas para todo aquel que creyente y no creyente apoyen esta candidatura.

¿Cómo ha sido su experiencia dentro del Pacto Histórico como precandidato presidencial?

El Pacto Histórico está en un proceso de inscripción de listas. Estamos viendo qué partido va a avalar mi candidatura, ya que por temas económicos fue imposible recoger las firmas y ese es un tema que hay que revisar mucho, por las firmas y las pólizas, es imposible que una persona, con recursos medios, por los excesivos costos pueda aspirar a la política en Colombia. Los partidos políticos tienen coartados los temas de los avales y creo que hay que hacer una reforma política. Creo que la inscripción para ser candidato a la presidencia de la República debería ser sólo con la cédula y no necesitar de un aval político.

Tags

Lo Último


Te recomendamos