Noticias

¿Qué es la COP26 y por qué importa este tipo de reuniones para el futuro climático del mundo?

Que los gobiernos tomen acciones contra el cambio climático es vital

El cambio climático, es una de las amenazas más reales y actuales que enfrentamos como humanidad. Aunque durante más de un año parece que las preocupaciones del mundo se han centrado en enfrentar al virus que causa el covid-19, la Tierra no se ha detenido, ni tampoco los efectos del cambio climático global.

Ni se detendrán mientras no tomemos todos las acciones correspondientes. Y decir “todos” incluye tanto a los ciudadanos, como a las industrias, y los gobiernos.

Para buscar estas soluciones globales desde hace 25 años la ONU organiza las conferencias anuales de cambio climático que al principio buscaban evaluar las evidencias de los efectos del cambio climático en la Tierra, pero que también están encaminadas a revisar los avances que se hacen en cada región para mitigar o detener sus efectos.

Estas conferencias se hacen desde 1995 y se denominan COP, pues quieren decir “Conferencias de las Partes” o de los estados que firman algún acuerdo en la ONU, en este caso, relacionado con la crisis climática.

¿Qué es la COP26?

En estos meses hemos aprendido que cuando luchas contra una pandemia todo es urgente y el tiempo apremia, pero eso mismo se aplica a la crisis climática en la que vivimos, que no es de un año atrás sino de décadas. Y cada vez estamos más cerca de un punto de no retorno.

La COP26 debía celebrarse hace un año, pero fue uno de los tantos eventos que se pospuso por la pandemia, por lo que se está realizando este año, desde el 31 de octubre en la ciudad de Glasgow, Escocia.

Esta conferencia es parte de una serie de reuniones anuales, que nacieron con el objetivo de buscar acuerdos para estabilizar las emisiones de los gases de efecto invernadero, que producimos los seres humanos, y que tienen un impacto en el clima global de la Tierra.

Su intención, sobre todo, es que los países participantes se comprometan a buscar alternativas para evitar el uso de combustibles fósiles, como el carbón y el petróleo.

Así lo que se busca es disminuir la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, que proviene de la combustión, pues sabemos que a mayor cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera, mayor temperatura global.

2020: año de pandemia y desastres climáticos

Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, dijo unos días antes del inicio de la COP26: “si no se actúa con determinación, nos estamos jugando nuestra última oportunidad, literalmente, de cambiar el rumbo de las cosas”.

Aunque la pandemia haya pospuesto la realización de la COP26, los efectos del cambio climático siguieron avanzando y así queda asentado en el informe realizado en 2020 por la Organización Meteorológica Mundial.

El documento sobre el estado del clima deja claro que 2020 fue uno de los años más calurosos de los últimos tiempos y además tuvo un récord de eventos meteorológicos extremos y desastres climáticos.

Todo esto como consecuencia de que el aumento en la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera, desde el inicio de la Revolución Industrial, ha hecho que la temperatura del planeta se eleve 1.2 °C. Esto podría parecer insignificante, pero las consecuencias climatológicas muestran que no lo es.

Se ha planteado que la humanidad solo puede permitirse que la temperatura se eleve 0.3°C más, pues arriba de eso las consecuencias serían devastadoras. Pero para lograrlo, el mundo debe comprometerse a abandonar los combustibles fósiles, en la próxima década.

Quizá de manera individual pensemos que podemos hacer poco al respecto, pero como ciudadanos podemos buscar a los representantes de nuestros gobiernos que estén participando en la COP26 y pedirles su compromiso urgente con esta causa, de otro modo, nuestro futuro como especie, estará en peligro.

Tags

Lo Último


Te recomendamos