Noticias

En Colombia se bota a la basura un tercio de la comida que se produce

Es por esto que la labor de los bancos de alimentos cobra vital importancia, sobre todo en un contexto de pandemia que ha profundizado la problemática de seguridad alimentaria.

Según cifras de la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia (ABACO), en el país se bota el 34% de los alimentos que se producen, es decir, la tercera parte de estos, lo que se traduce en 9.7 millones de toneladas al año. Con la cantidad que se desperdicia se podría alimentar a Panamá, Uruguay y Luxemburgo, con las tres comidas diarias, durante todo un año.

En contraste, en Colombia, casi siete millones y medio de colombianos no tienen con qué comprar una canasta básica de alimentos. “650.000 personas se van a acostar con una comida al día y otros 150.000 individuos se van a acostar sin comer nada”, explica Juan Carlos Buitrago Ortiz, director ejecutivo de ABACO.

“Pero lo más trsite es que en Colombia, desde antes de la pandemia, teníamos un poquito más de 500.000 niños con una enfermedad que se llama desnutrición crónica. Está demostrado que estos niños van a desarrollar en promedio 14 puntos menos de coeficiente intelectual. Estos niños van a estudiar cinco años menos y en su vida adulta van a ganar 54% menos de ingresos”, indica Buitrago.

Esto quiere decir que el hambre en Colombia sigue afectando a todos auquellos quienes la han padecido, por lo que se convierte en un problema que, en útimas, afecta a la economía y desarrollo del país.

Luchar contra este panorama es el objetivo de la organización ABACO, que se encarga de luchar contra la inseguridad alimentaria rescatando los excedentes alimentarios del sector agropecuario, industrial, comercial, hotelero, restaurantes y de las personas naturales, y los redistribuye a población en situación de vulnerabilidad. Es así como cada año han evitado que se tiren a la basura 25.000 toneladas de comida apta para el consumo humano.

Sin embargo, uno de los proyectos más importantes para esta organización está enfocado en brindar a los niños un desayuno saludable, ya que se considera que esta es la comida más importante del día.

“Nosotros tenemos muchísimos donantes. Son más de 1.000 empresas en todo el país, pero hay unas empresas que nos apoyan de manera especial, pues con ellas podemos construir programas que van un poquito más allá de la donación. En ese sentido, con Kellogg tenemos un programa de desayunos saludables, que es muy importante porque muchos niños necesitan el sustrato para que su cerebro funcione y pueda estudiar.  Con este programa le damos a los niños un desayuno muy bueno: leche, cereales, fruta, queso, huevo”, indica el gerente de ABACO.

Dentro de los objetivos de esta alianza, la empresa de cereales busca contribuir al aprendizaje de los niños y niñas beneficiarios del programa, reduciendo el hambre a corto plazo, aportando como mínimo el 20% de las recomendaciones diarias de energía y nutrientes, con la entrega del desayuno durante 20 días al mes, por 6 meses, 120 días del año.

“El objetivo global de esta estrategia de Mejores Días es crear tres mil millones de mejores días para las personas alrededor del mundo hacia el 2030, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y de la Agenda 2030 en específico (…) Queremos alimentar a las personas que más lo necesitan, cuidar a la gente y al planeta y vivir los valores del fundador que están muy enraizados en nuestra cultura corporativa”, indica Melissa Ramirez, Internal Communications & Philanthropy Specialist de Kellogg Latinoamérica.

De hecho, durante 2020, Kellogg donó más de 24 millones de porciones de alimentos a través de 20 aliados sociales en Colombia, México, Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Ecuador y Brasil.

Para Juan Carlos Buitrago es muy importante que los colombianos entren en conciencia sobre el desperdicio de comida. Aunque las mayores causas del problema tienen que ver con la falta de planes de abastecimiento (lo que hace que haya sobreoferta de productos) o el mejoramiento de las cadenas de logística, desde casa también se puede contribuir con la disminución del desperdicio de comida aprendiendo a almacenar y gastar los alimentos correctamente, pues el 16% de comida que se bota a la basura proviene de los hogres colombianos.

“Con los esfuerzos que nosotros hacemos para prevenir las pérdidas y desperdicios de alimentos, estamos salvando apenas el 0.26 % del total de alimentos que se pierden en Colombia. Es decir, con la logística más grande, no logramos llegar ni siquiera al 1%, porque el problema es muy grande. Necesitaríamos muchas más bodegas, cientos de vehículos como los que tenemos para lograr, por ejemplo, impactar el 10% del total de alimentos que se botan”, indica Buitrago.

Es por esto que, como parte de una estrategia de educación en el tema, la organización lanzará el documental ‘Los Paisajes del Hambre’, con el que buscan generar el movimiento social contra el hambre más grande del país. La miniserie de tres capítulos mostrará los contrastes de un país biodiverso en el que hay muchas personas con necesidaes alimentarias. Será transmitido en televisión a partir de la segunda semana de noviembre.

Tags

Lo Último


Te recomendamos