Gourmetro

¿Ha oído hablar de haute Couture pasta? La historia de un cartagenero creando pasta a la medida en Dubai

En Gastro Pop conversamos con Wilmer López sobre la propuesta que fusiona gastronomía y moda.

Wilmer López

Patrones arriesgados, coloridos, sofisticados, atraviesan los capellis, garganellis y tortellinis. Los adjetivos que describen la pasta artesanal que hace Wilmer López son creativa, colorida, elegante, términos prestados por el mundo de la alta costura.

Más que deliciosa o en su punto, su pasta es un alimento visual, la mayoría de sus 95 mil seguidores solo la hemos probado con los ojos.

Wilmer Alfonso López es cartagenero, tiene 38 años y vive hace tres en Dubai, con su pareja, un diseñador de interiores sudafricano que ha influenciado el trabajo estético de Wilmer, pasta artesanal diseñada minuciosamente como homenaje a la alta costura.

Wilmer no hace cualquier tipo de pasta, está lejísimos de ser un experto en la tradición de la pasta artesanal, es más bien un revolucionario de la pasta, compruébelo en su cuenta de Instagram @haute_couture_pasta.

¿Cómo llegó este cocinero, con poca formación académica, a crear una propuesta gastronómica a partir de la inspiración en la alta moda?

Cursos de cocina por cupón, una mezcla de “la parla del colombiano” con experiencia, dice, buena suerte y obsesión por la exclusividad.

Cuando tenía 8 años, en Cartagena, perdió a su papá por muerte violenta. Él, su mamá y sus tres hermanos se fueron a vivir a Montería donde se graduó del colegio.

A la hora de elegir carrera llegó a Bogotá donde cursó dos años de ingeniería ambiental en la Universidad del Bosque. De esos años recuerda a un profesor de hidráulica que le decía que mejor se dedicara a cocinero, porque no todos nacían para ingenieros.

A sus 18 años Wilmer empezó a interesarse por la cocina, primero porque no le alcanzaba para comer en restaurantes y luego como posibilidad de viajar a bajo costo. “En vacaciones viajaba a hacer cursos de cocina. Compraba grupones, esos cupones que estaban de moda hace años, para hacer cursos de cocina en lugares que en las fotos se veían divinos, de lujo. Así estudié cocina en Panamá, aprendí a hacer postres en París, estudié cocina tailandesa. Eso sí, los hoteles nunca se parecían a las fotos, eran horribles”, recuerda con risa.

Viajar le quedó gustando más que la ingeniería, y le terminó haciendo caso al profesor pues a los 20 años, y dado que su abuelo paterno era español, llegó a Madrid buscando suerte y aterrizó en la cocina de un restaurante. Al poco tiempo estaba haciendo “show cooking” unas muestras de cocina molecular frente a audiencias en vivo, donde el ingrediente principal era ser carismático, dice.

“Viví algunos años explotado pero feliz, trabajé en Ibiza en verano, fui parte de equipos de cocina de chefs famosos, como Ramon Freixa, trabajé en hoteles de lujo, y me posicioné bien en la industria cuando creé la tendencia de los buns, en Madrid, como jefe ejecutivo de un proyecto que se llamó Buns & Bones”. Entonces decidió que quería ser la estrella de su propio restaurante, y se fue a vivir a Dubai con su novio, con la idea de crear primero un nombre y después abrir un restaurante de lujo.

En su cuenta de Instagram el perfil dice “Michelin star chef Designer of unique hand crafted pasta”, la primera parte es una imprecisión, cuando le pregunto por la estrella menciona que trabajó en restaurantes que ganaron estrellas donde los chefs no reconocieron el aporte de su trabajo. “La gente te usa en esta industria” remata.

Inspirado en el estilo de vida de Dubai, la joyería y la alta moda, Wilmer llegó a la conclusión de que su mejor apuesta en gastronomía sería “convertir algo tan básico como la pasta, en una estrella”.

Su plan de irse dando a conocer en Dubai, donde dice que si quieres hacer negocios debes demostrarle a la gente que estás a su nivel, parece ir bien. Su primer post en Haute Couture Pasta fue el 29 de julio de este año, unos meses después no solo cuenta con casi cien mil seguidores, sino que su reputación lo ha llevado a crear pasta no solamente inspirada en piezas de diseñadores y casas de moda famosas como Gaultier, Valentino y Dior, que ocasionalmente lo repostean o comentan sus diseños, sino que recibió un encargo muy importante.

La familia real de Dubai quiso celebrar su aniversario de 51 años en el poder con 5100 flores de pasta inspiradas en su bandera.

Como Wilmer trabaja solo en sus diseños, sus ingredientes son orgánicos, y sus herramientas sencillas, una regla, una máquina para aplanar la pasta, un spray de agua, harina y colorantes naturales tardó más de dos semanas en terminar el pedido. Al día siguiente de entregarlo le encargaron más.

“La segunda mano de la familia me pidió 51 kilos de pasta más, para entregarle a parientes y amigos en el marco de la celebración”, dice. Por este trabajo minucioso y exclusivo, cobró 380 euros por kilogramo.

Explica que su pasta artesanal es un lujo y vale porque sus diseños exclusivos emocionan, requieren mucho trabajo y paciencia y tienen un 50% de merma aproximadamente pues esos patrones y colores no pueden usarse en ningún otro diseño.

Tags

Lo Último


Te recomendamos