Estilo de Vida

Desde el inicio de la pandemia se elevaron los casos de incontinencia infantil

La Enuresis Infantil afecta aproximadamente al 20% de la población infantil de más de 5 años

Una de las afecciones más manifestadas en niños es sin duda alguna la enuresis. Por meses e incluso por años, los padres batallan para poder lograr que sus hijos aprendan a controlar la condición fisiológica y evitar los incómodos episodios en orinar la cama estando dormidos.

Las estadísticas reflejan que, desde la pandemia, se retrocedió un paso con respecto al control, Para entender un poco mejor a lo que se refiere, en la actualidad los casos de enuresis infantil alcanzan un aproximado del 20% a nivel mundial en niños de 5 años, incluso, existe un 7,5% de chicos de hasta 10 años lo padecen, así lo afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Enuresis

Ante las alarmas por el aumento de niños que lo padecen, es importante saber que dicha condición en la mayoría de los casos se puede superar de manera natural, sin embargo, experto alertan que de no ser tratada a tiempo el mal puedo mantenerse en la adolescencia o más grave aún, en la primera parte de la adultez.

La enuresis, popularmente conocida como “incontinencia urinaria nocturna en chicos”, se ha manifestado con fuerza en los últimos dos años a partir de la llegada del lamentable virus Covid-19 a inicios del pasado año 2020.

La enfermedad no trata solamente por un escape de orina, sino una micción involuntaria e inconsciente durante el sueño, que los chicos no pueden controlar y que obedece a múltiples factores, así lo resume el doctor Cristian Sager, especialista en Urología Infantil y en Disfunciones Vesicales del Hospital Garrahan, Buenos Aires, Argentina.

Esta afección puede traer consecuencias físicas y emocionales en el desarrollo de los niños, provocando pérdida de la autoestima, dificultades sociales, trastornos de sueño y otros problemas psicológicos.

Posibles causas

· Un nivel más bajo de lo normal de la hormona antidiurética: esta molécula controla el volumen de producción de orina y, en los chicos con enuresis, se supone que hay una disminución de esta hormona.

· El sueño: si el mismo es muy profundo y al chico le cuesta despertarse o hay trastornos en la respiración, puede existir una mayor probabilidad de que se produzcan estas micciones involuntarias nocturnas.

· Una vejiga más pequeña de lo normal: si la vejiga del niño es más pequeña que el promedio es posible que no pueda retener la orina que produce mientras duerme y, por lo tanto, rebalsa.

Tags

Lo Último


Te recomendamos