Gourmetro

El pisco: ¿Una bebida alcohólica chilena o peruana?

Por décadas se ha mantenido un arduo debate para determinar su procedencia

¿De dónde es? Es la pregunta obligatoria para determinar su procedencia, lo que queda claro es que la bebida típica de Sudamérica es una de las favoritas de las regiones que se disputan su originalidad.

Historia y debate

Según la legislación chilena se considera “pisco” únicamente a aquel destilado de uva que proviene de las regiones de Atacama y Coquimbo. Por esta terminación el pasado 2017 esto provocó una gran polémica ya que Perú no pudo participar en el Concurso Mundial de Bruselas (que premia a los mejores licores del mundo y que ese año se celebró en Chile) con su pisco, debido a que la legislación austral no lo reconoce como pisco si no como “aguardiente de uva”.

Muchos años antes un episodio parecido sucedió en territorio inca. Específicamente en 1991 los peruanos se adjudicaron el origen del pisco, estipulando que corresponde a los productos obtenidos por la destilación de vinos derivados de la fermentación de uvas frescas, en la costa de los departamentos de Lima, Ica, Arequipa, Moquegua y los valles de Locumba, Sama y Caplina en el departamento de Tacna.

¿Quién tiene la razón entonces?

Según un estudio realizado por Pablo Lacoste, un académico del Instituto de Estudios Avanzados de la Usach, de la mano con un grupo de colaboradores, el pisco procede de Chile.

El hallazgo cita que el pisco se registró por primera vez por parte de una hacienda que tenía como dueño a Marcelino González Guerrero, un político y empresario de la ciudad chilena de Coquimbo en 1722. La investigación afirma que eso corresponde al registro histórico más antiguo que jamás se haya encontrado sobre la palabra “pisco”. Aunque también hay otros datos, como por ejemplo, que entre el 1882 y el 1931, se detectaron alrededor de 130 etiquetas de pisco hecho en Chile.

Pisco

La uva pisquera nace principalmente de los valles de Copiapó, Huasco, Elqui, Limarí y Choapa. En ellos, las uvas maduran en condiciones bastante extremas: clima muy seco, mucha luminosidad, gran diferencia de temperatura entre día y noche, y bajas precipitaciones.

Una vez cosechadas, se llevan a las plantas de vinificación. ¿Qué pasa ahí? Se muelen y maceran para extraer un jugo limpio y aromático, que después se fermenta y origina el “vino pisquero”. Luego viene el segundo paso, la destilación.

El pisco puede beberse solo, con hielo o en preparaciones con frutas y amargos, así lo explicó Federico Cuco, eximio bartender y propietario de bar restaurante argentino Verne Club.

Tags

Lo Último


Te recomendamos