Cultura

Liniers y Montt nos hablan del humor, la corrección política y la (¿falta de?) originalidad en el arte

Liniers y Montt, dos de los caricaturistas más importantes de América Latina, están en Bogotá presentando su Stand Up Ilustrado

Los Ilustres

Liniers y Montt, dos de los caricaturistas más importantes de América Latina, están en Bogotá presentando su Stand Up Ilustrado y hablaron con Publimetro sobre el humor, la corrección política y la (¿falta de?) originalidad en el arte:

¿Sienten que, en los últimos años, ha cambiado la forma de hacer humor?

Montt: Creo que no ha cambiado la forma de hacer humor, pero sí ha cambiado el ambiente en el cual uno se desenvuelve. O sea, la pandemia exacerbó ciertas tendencias de híper corrección que, a mi gusto, son absolutamente inconducentes y nefastas, pero el humor se sigue siendo como antes. Tiene una estructura que es la misma que se utiliza desde el principio de tiempos. Lo que ha cambiado es el espacio donde el humor se desarrolla, que ahora tiene un tufillo extraño.

Y en cuanto a la corrección política. ¿Qué es lo que sienten ustedes que está pasando?

Liniers Yo siento que siempre ha habido búsquedas para demarcar los espacios en donde la gente, los artistas o la gente con ideas más extrañas se mueve. Siempre ha habido un intento de “no hablo hasta acá”, “de esto no se puede hablar”, “de esto no se puede hacer chistes”. Lo que pasa es que históricamente eso venía desde la derecha, desde el conservadurismo. Y lo que me sorprende es que viene desde una especie de área progresista, bien intencionada seguramente… El asunto es que de repente tiene voz una cantidad de gente que todavía no ha generado cultura (porque mucho de esto arranca con Twitter y con “quilombos” que se hacen en las redes), chicos de 20 años, 25 años que están en la universidad, en el momento de la vida en el que tenés todas tus emociones al extremo. Increíblemente la sociedad global decidió darle bola a estos pibes de 20 años que todavía no generan la cultura y que no saben qué va adentro de la torta de la producción cultural. No entienden que una producción cultural se hace de partes de diferentes culturas. Por ejemplo, el tango es música judía, música africana, música italiana, todo mezclado. Ahora, estos pibitos dicen “no a la apropiación cultural” y la apropiación cultural no existe, eso es un oxímoron. La cultura es de la humanidad, o no es de nadie. Yo no creo que el tango es mío porque soy argentino o que la cueca es de Montt porque es chileno… la música es de todos.

Siento que estamos todos muy histéricos.

Montt Sí, además hay otra cosa…es algo como una búsqueda identitaria mal enfocada…y una superioridad moral que por ahí ayuda a un grupo de gente a sentirse mejor consigo mismo. ¿No será que te pones a defender a los más débiles solo por sentirte tú mismo más poderoso o en una posición de ventaja? Es un poco un desprecio también ¿No? Es un desprecio camuflado. A mí, honestamente, la corrección política me importa bastante poco. O sea, yo no creo que hayamos venido a la tierra a transitar sin que nos toquen nuestras sensibilidades individuales ¿por qué? ¡porque no hay límite! O sea, no hay límite en cuanto a lo que a las sensibilidades individuales se refiere. El día de mañana la gente que ama los pugs, no va a tolerar que nos riamos de los pugs ¿quién quiere vivir en un futuro así? (risas). ¿Quién quiere vivir en una humanidad en la que cada individualidad es intocable? Para mí, no tiene sentido.

¿Qué piensan sobre las redes sociales?

Montt Estamos viviendo una época de un individualismo enfermizo y las redes son un templo de ese individualismo. Es un onanismo (interrumpe Liniers)

Liniers Más que onanismo, solipsismo: es como que estás metido dentro de tu cabeza todo el tiempo. Es muy difícil conectar con otras personas desde las redes. Y eso tiene que ver con el encierro que estamos teniendo todos, de estar viviendo con la pantallita enfrente y sin conectar gente de carne y hueso. Por eso yo vengo al lado de Montt para conectar con gente de carne y hueso. Él está todo hecho de carne y hueso. (risas)

¿Cuál es su caricaturista preferido?

Montt Quino.

Liniers Quino.

¿Existe la originalidad o todo está inventado? ¿Cuán relevante es la originalidad o cuán importante es que todo sea original?

Liniers Es que la originalidad de lo que vas a decir, la originalidad del contenido, eso no existe. Hay 200.000 años de seres humanos y 5000 años de historia desde que se empezó a escribir lo que piensa la gente. No vas a decir nada nuevo ¿me entendés? Pero sí puede ser original en cómo lo decís ¿Viste Banksy? Las cosas que dice sobre la sociedad de consumo son obviedades, no hay nada que esté diciendo Banksy que no se haya dicho… desde el análisis de McLuhan para acá ya lo ha dicho todo el mundo. Pero el tema, lo original, es cómo lo dice, la manera en que lo dice.

Montt: Yo creo que es muy importante la originalidad en términos de que sea algo que responda a la sorpresa para ti mismo. Es decir, si yo tengo un mensaje que dar y lo entrego de una manera que a mí me sorprenda, ya es original…porque quiere decir que en mi cabeza se mezclaron formas que ya existían y dieron como resultado algo que en mí no estaba. Ahora, cabe la posibilidad de que ese mismo proceso lo haya tenido otra persona y que el resultado sea muy parecido o incluso idéntico. Y aun así fue original para ambos, porque es el resultado de los procesos individuales. Daniel Divinsky, que es nuestro editor en Argentina, nos contaba que una vez lo llamaron para ser juez en un concurso de humor para el Mundial de Francia y que llegaron 7000 dibujos. De los 7000 dibujos, 6500 era alguien tirándole una pelota al Arco del Triunfo. Esto quiere decir que mucha gente puede llegar a la misma idea. Por eso es importante que quienes produzcan algo, tengan más cosas en la cabeza… para que el resultado sea menos predecible. Esa es la originalidad hoy en día, la impredecibilidad.

¿Cómo y por qué empezaron a dibujar?

Liniers Cuando yo era chiquito, cuando vi “La Guerra de las Galaxias”, todavía no existía ir al videoclub a alquilar una película… Un compañero mío de clases llegó y había hecho unas historietas, y ahí descubrimos que podíamos dibujar lo que habíamos visto para poder seguir viéndolo, para tener la peli en casa. No era la versión exacta de George Lucas (risas) pero podía releerla, podía repasarla.

Montt: Yo vivía en una casa en el campo. No tenía ni luz eléctrica…mi viejo me traía revistas y yo las copiaba. Luego dejé de copiar y comenzaron a salir personajes propios y ahí yo recuerdo muy claramente que pensé: “lo que estoy creando yo es perfecto, porque antes no existía… si yo lo invento, si no hay referencias, así es como es… así es perfecto”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos