Enséñele a su hijo a usar el celular

Aunque no lo crea por este dispositivo también se puede hacer bullying, pues. Ayúdelos a entender y a evitar los riesgos vinculados a los mensajes por medio del celular.

Por PUBLIMETRO

Hablar de mensajes de texto en este tiempo ya suena de “abuelos”. Sin embargo, muchos jóvenes los usan para poderlos eliminar del celular y no quedar tan expuestos como podría ocurrir con WhatsApp, o por lo menos eso es lo que ellos creen. Sin embargo, si no se controla esta situación se pueden presentar situaciones como el ciber acoso o la dependencia al celular.

Por ejemplo, enviar SMS después de apagar las luces o de acostarse puede interferir con un sueño reparador, especialmente cuando los mensajes son estresantes o están cargados de emotividad.

Algunas investigaciones también plantean que pasar tiempo frente a una pantalla antes de ir a la cama interfiere con el sueño, y como resultado, los adolescentes pueden presentar dificultad para conciliarlo, mala calidad y somnolencia diurna, sin contar su desempeño escolar. Por eso es bueno que establezca conjuntamente con su hijo un horario razonable utilizar el celular y sáqueles el teléfono de la habitación en la noche.

Sea claro con el contenido sexual

Enviar mensajes de texto con contenido sexual, o “sexting”, se refiere a la transmisión de imágenes sexuales mediante teléfonos celulares u otros medios electrónicos. 

Explique las consecuencias emocionales de los mensajes con esta tipo de contenido ya que pueden resultar incómodos para quien los envía, especialmente si está bajo presión.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta la posible repercusión a largo plazo. Una foto o un mensaje dirigido a una persona, pueden reenviarse a toda una lista de contactos, y una vez que están en circulación, es imposible controlarlos.

A pesar de que las leyes y el grado en que se ejecutan varíen entre un lugar y otro, asegúrese que su hijo entienda que se considera un crimen poseer imágenes sexuales explícitas de un menor de edad. Las consecuencias de esto pueden ser graves e incluyen tener un expediente policial o enfrentar una suspensión escolar y/o acciones legales.

Hostigamiento cibernético

En los niños, el hostigamiento puede vincularse con problemas de salud mental, alteración en el rendimiento académico, drogadicción y violencia. Asegúrese que ellos entiendan que no es aceptable difundir rumores ni hostigar a nadie a través de mensajes o de ningún otro medio.

Recuérdele que todo mensaje puede ser guardado o reenviado a alguien más, de manera que es importante aplicar el buen juicio en cada uno de ellos. 

Además, motívelo a hablar con usted u otro adulto confiable en caso de recibir mensajes acosadores. Explíquele que no perderá sus privilegios electrónicos por confiar ese problema en usted.

Si su hijo no desea cumplir con las reglas, o si le preocupa que los mensajes de texto interfieran con su trabajo escolar u otras responsabilidades, entonces tome acción.

Recuérdele que tener un teléfono es un privilegio, no un derecho, y piense que prevenir cualquier posible consecuencia grave supera toda manifestación de ira que un adolescente sea capaz de expresar.

MÁS VIDA CON ESTILO  ACÁ 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo