10 ventajas de estar con una morronga

Por PUBLIMETRO

¿Una morronga? Sí, una morronga es la que queremos proponerle para que le de un giro de 180º a su vida sentimental. No vaya a creer que por esta nota somos morrongos, todo lo contario, pero sí ellas tienen sus ventajas y más cuando usted es hombre.

Lea también: 10 razones que indican que la fiesta ya no es lo suyo

Hablamos con Nicolás Bahamón, coach de Vida Excepcional y experto en este tipo de temas, para que nos guiara hacía la luz y nos dijera esas ventajas de salir con una morronga. Eso sí, antes que nada, tenga en cuenta que morronga no es igual a mojigata, esa la dejamos para después, y aunque una línea delgada las divide, de la que vamos a hablar hoy es de esas mujeres que hacen de todo, pero nunca lo aceptan.

Así que prepárese, sabemos que los temas del corazón son difíciles, pero puede que en una de esas chicas pueda encontrar la felicidad:

1- Usted se siente como el macho alfa cuando está con una morronga: La morronga juega a hacerse la víctima, la desvalida y entre más usted esté ahí para ayudarla, ella más le va a hacer carita de cachorrito consentido. Eso sí, teniendo en cuenta que esto siempre será en la etapa de “calentarle los huevos”, todavía falta mucho para que le suelten alguito

2- Se vuelve un maestro zen del autocontrol: Con una morronga usted no sabe a lo que se atiene, a veces lo van a hacer sentir como un vil pervertido que solo piensa en sexo y hasta lo regañarán en frente de sus amigas. La ventaja de esto es que aprende a bajar sus expectativas con respecto al deseo de si va a haber o no sexo y de paso encuentra la iluminación búdica en el intento.  

Lea también: Siete cosas que solo entienden las chicas con pelo rizado …

3- La confusión enamora: Uno se puede estar volviendo loco si no diferencia cuando la mujer que tiene al frente le está haciendo una insinuación sexual o simplemente tiene un mugrecito en el ojo y por eso fue que se lo guiñó.

4- Si es necesario puede presentarla en la familia: Si en su familia ya están sospechando de su posible homosexualidad o de repente lo ven a usted muy mujeriego y sin rumbo y le toca aparentar seriedad, puede llevar a la casa a esa mujer morronga y la hace pasar por novia culta. Claro, corre el riesgo de que su mamá se dé cuenta, pues ellas tienen un “morronguimetro” natural que percibe la morrongueria a kilómetros.

5- Con las morrongas uno empieza a creer en el baloto: Esa mujer que al principio se proyectaba como la más santa y virginal, la que no le soltaba ni el saludo y termina siendo una bandida en la cama, le hace creer que las cosas imposibles pueden llegar a pasar como la lotería.

6- Mentalidad de inversionista: Con la morronga hay que invertir mucho tiempo y dinero. Pero hay que verlo por el lado amable uno desarrolla las cualidades de la paciencia, la tolerancia y la visión a largo plazo, así esa inversión al final de pérdidas.

Lea también: Señales que indican que debe terminar con esa amistad

7- El ingrediente de la sorpresa: Con una morronga nunca se sabe si la dulce velada terminará en un mísero beso en la mejilla o en un revolcón apasionado. Cuando se anda con una morronga, uno siempre se puede llegar a sorprender, el problema es que depende del psicótico estado de ánimo de la morronga.

8- El aguardiente es su criptonita: Si usted quiere que la morronga empiece a ceder, tiene que involucrar en la ecuación, la variable del aguardiente. Eso hará que usted se sienta un poco confundido al principio, pues aquella mujer santa que conoció al principio cambia completamente su personalidad y termina siendo una “loba reguetonera” y desinhibida.

9- Se desarrolla la mayéutica farrera: La morronga quiere que la escuchen, que le endulcen el oído y sobre todo que le den la razón en todo. Usted se tendrá que volver un maestro de la labia y tendrá que convencerla de lo que usted quiera, despues de haber encantado a una morronga usted podrá poner en su hoja de vida la competencia de encantar cobras o algo así.    

10- Aprende que es lo que no quiere en la vida: Esta si va en serio, probablemente a muchos les ha pasado que cuando se meten con una morronga empiezan a perderlo todo: la tranquilidad, la dignidad y hasta la billetera.

Y llega el momento en el que esta morronga se va porque encontró un mejor postor y lo deja a uno viendo un chispero, solo, entusado y en la quiebra. Despues de esta desgracia uno llega a entender que el tema de estar con alguien no es una competencia. Bueno si es inteligente, porque si no, termina siendo un resentido con las mujeres.

Lea también: 6 situaciones que solo las chicas con curvas entenderán

*Para seguir a Nicolás búsquelo en Twitter como @NicoBahamon.Y no se tome esta nota personal, nos queremos reír.

MÁS DE VIDA CON ESTILO ACÁ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo