Familia unida: las ventajas de ser tía

Este rol le ayudará a pensar si se aventura a la maternidad o simplemente prefiere quedarse con sus sobrinos.

Por publimetro

“El ser tío también es transmitir esas experiencias, conocimientos y errores a otras generaciones con el fin de que maduren y crezcan bien”, Victoria Cabrera, psicóloga Universidad de La Sabana

Felicidad, aprendizaje y sobre todo responsabilidad, esas son algunas de las ventajas que trae consigo asumir un rol muy importante en la familia: ser tía.

Este papel va más allá, a veces ser tía es convertirse en la mano derecha de los padres, y los sobrinos tienden a confiar más por su cercanía y porque son más permisivos.

Sin embargo, esto suele ocurrir cuando los tíos no tienen hijos. Según Victoria Cabrera, Coordinadora de Investigación del Instituto de la Familia de la Universidad de La Sabana, cuidar a los niños sin ser responsable del todo es una ventaja porque se reflexiona si están dispuestos a asumir el rol de padres en “carne propia” o definitivamente se quedan sin hijos.

“Cuando no se tienen hijos, pero sí sobrinos, es una paternidad sin toda las responsabilidad que viene al caso. Por ejemplo hablamos de lo económico porque les dan un regalo, pero no les pagan la universidad. Sin embargo hay que educar, y aunque muchos se vuelven “alcahuetas” y facilitan la ruptura de normas que tienen los padres de los niños, no es del todo favorable”, agregó la experta.

Otra de las ventajas que se encuentra cuando se tienen sobrinos, es que se contribuye con la formación del pequeño pero no de manera constante, pues son los padres los que deben poner límites y normas.

“El tener sobrinos trae dos opciones: se aventura a la paternidad o definitivamente no se tienen hijos porque es una responsabilidad muy grande y es querer entregarse y ser generoso. Pero a pesar de la tendencia natural hay quienes deciden que no quieren contribuir con las nuevas generaciones, sino de a pocos y esos son los tíos”, añadió Cabrera.

Tía cuando tengo hijos

En este caso el papel cambia y la perspectiva también. Cuando se tienen hijos propios, la tía es más madura y asume el rol de la crianza como propia. “Muchos de estos casos crían a los sobrinos como los hijos debido a esa responsabilidad que se adquiere”, agregó la psicóloga.

Es acá donde aparece la otra ventaja de   tener sobrinos: aprender a envejecer. Cabrera asegura que este es un buen “ejercicio”   porque el hecho de considerar personas en formación crea conciencia de que se está envejeciendo.

“Esta es una ventaja porque aprender a ser consciente de que se está envejeciendo es sinónimo de madurez y para mí como psicóloga es algo beneficioso porque contribuye en ese aspecto”, enfatizó Cabrera.

El ser tío también es transmitir esas experiencias, conocimientos y errores a otras generaciones con el fin de que maduren y crezcan bien. La idea es que el papel se asuma de la forma más sensata en todas las dimensiones.

Desventajas

Por supuesto, todo no es color de rosa, o así lo comenta Victoria Cabrera al afirmar que cuando se es tío no se es papá y no se está formando   a esas personas de manera constante, estable y comprometida. “Es esporádica y casual, de tal manera que usted madura más cuando es papá y es una relación estable. Cuando se es tío es ocasional”, añadió.

MÁS VIDA CON ESTILO ACÁ 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo