¡Pilas! La falta de apetito en su perro puede ser anorexia

Aprenda a “leer” esas alarmas que le indican que su mascota está perdiendo el apetito y evite enfermedades.

Por publimetro
Recomendaciones para que su perro no pierda el apetito

  • Establecer horarios de alimentación que no coincidan con los de las personas
  • Antes de ofrecer alimento puede realizar con la mascota un paseo corto.
  • Crearle un ambiente agradable a la hora de la comida, puede ser con música zen, aromaterapia y sobre todo un lugar tranquilo
  • Limitar los premios comestibles antes de ofrecer el concentrado, ya que pueden generar una sensación de saciedad temporal.
  • Tener en cuenta que el plato debe estar completamente limpio y libre de olores al servir el concentrado.
  • Evitar la exposición del alimento al calor y humedad. Deséchalo si dura más de 24 horas servido.

 

Su perro, en cualquier etapa de la vida se puede enfrentar a que no quiere comer o tiene un apetito inadecuado y muchas veces, observamos comportamientos atípicos que deben ser monitoreados permanentemente para evitar que se descompensen.

De hecho, esta situación es todo un reto para descifrar, pues la causa por la cual el perro deja de comer puede ser cualquier: el tipo de comida, el entorno o tal vez un problema físico, lo cual influye en sus ganas de alimentarse.

De acuerdo con Carlos Cifuentes, veterinario de Pet Food Institute, “el principal signo que podemos observar es la pérdida de peso; se empieza a notar una disminución de la masa muscular en el   área de las costillas y la cadera; el abdomen puede tornarse un poco ‘metido’ y los músculos de la cara pueden disminuir de tamaño. Así mismo,   los huesos se pueden palpar con facilidad”.

Es así como la mascota pierde más de un 10% de peso al cabo de una semana y es necesario que el caso sea evaluado por un médico veterinario, ya que es muy probable que su origen sea por una enfermedad.

No obstante, la anorexia en perros es la pérdida de deseo por el alimento antes de haber satisfecho las necesidades calóricas, esta es secundaria a una enfermedad primaria que se deberá diagnosticar lo más rápido posible, de acuerdo con el especialista.

Cifuentes también añade que al tomar el alimento, se estimulan las papilas gustativas y las terminales nerviosas libres de la nariz, boca y garganta. Cuando existen alteraciones del gusto o del olfato, se puede afectar el apetito y estas alteraciones pueden deberse a:

La edad avanzada del perro: El número de papilas gustativas disminuyen con la edad. El olfato es el primer sistema sensorial que se afecta con la edad.

A traumas en la cabeza: Un trauma puede generar daños en terminales nerviosas que afectan directamente el olfato o la capacidad para deglutir, saborear, masticar o lubricar el alimento a la hora de comer.

A enfermedades renales, hepáticas, quimioterapia, deficiencia de vitaminas del complejo B, enfermedades endocrinas, virales, cáncer y demás que impidan la renovación de las papilas gustativas y del epitelio olfatorio. Estas alteran la función gustativa y olfatoria del alimento y por lo tanto generan una pérdida en el interés por comer.

A los medicamentos: Algunos antibióticos, analgésicos, antihistamínicos y desparasitantes pueden causar pérdida de apetito por modificación de células que colaboran en la producción de saliva, en el funcionamiento olfatorio y gustativo. Es por esto que no debemos automedicar a nuestra mascota, pues agravaríamos un estado de enfermedad o induciríamos al mismo.

A un dolor y miedo crónico: Cualquier causa de estrés emocional persistente puede generar pérdida del interés por comer. Estas emociones inhiben la función de   neurotransmisores   encargados de generar apetito en la mascota.   Se debe tener en cuenta el medio ambiente en que vive la mascota, las emociones de las personas de su entorno y el carácter del animal para establecer la causa de estrés y pérdida de apetito.

O porque no le gusta el alimento actual : La falta de gusto por el alimento concentrado actual es otro punto a tener en cuenta. Afortunadamente en el mercado existen muchas marcas que son palatales y agradables para el gusto de su mascota.   Lo que tiene que hacer es ofrecerle un concentrado con garantía de sabor y todo se solucionará. Es importante que no ofrezca alimentos caseros a su mascota en este proceso, ya que puede generar alteraciones en la salud y en los hábitos alimenticios.

Otros signos de alarma pueden ser que duren   más de 48 horas sin comer, que coma   menos de la mitad de la ración por más de tres días, y vómito o diarrea.

MÁS VIDA CON ESTILO ACÁ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo